Seis falacias del libro digital

peligro_desprendimientos

En toda la literatura generada en estos últimos años por multitud de analistas de Internet y del mundo digital, aparecen una serie de aseveraciones que el tiempo y el mercado están contradiciendo a todas luces. Tengo muchos amigos consultores y analistas a los que he escuchado defender estos postulados, y en algún caso he discutido de manera apasionada y vehemente con ellos. Comparto en este post una serie de temas sobre los que mi experiencia personal en el interior del sector me llevan a pensar que una cosa es lo que Internet y la web 2.0 permiten (o posibilitarían), y otra muy distinta lo que ocurre en la realidad y en el corazón del mercado. En aras de la verdad debo también señalar que alguno de estos postulados también los he defendido yo en alguna ocasión. Veamos. Leer más de esta entrada

Nace Kiputeka en Perú

Kiputeca

Cuando hace algo ya más de un año me vino a ver la gente de PLibros y me comentaron su proyecto digital, decidí echarles una mano (desinteresada) y asesorarles en lo que me pidiesen, si es que el tema lo conocía. De manera que he seguido el desarrollo desde sus comienzos hasta su arranque. Las dos ideas motrices del proyecto eran: primero, «que sólo el libro digital conseguirá la democratización de la lectura en Perú»; y segundo, «las librerías no llegan y nunca llegarán a extenderse por todo el territorio peruano, pero Internet sí». Dos declaraciones de principios ciertamente importantes. Leer más de esta entrada

Más números y menos letras

2025

Cuando hace unos días al salir de una reunión me encontré en la calle con un viejo editor no madrileño curtido en cientos de batallas, me produjo una enorme alegría. Le suelo ver en la Feria del Libro de Madrid todos los años, viene a olfatear el sector y pulsar estados de ánimo, conversar con amigos y sacar conclusiones. Se trata de un perro viejo de la edición. Ni que decir tiene que le pregunté qué hacía por el foro en esta época. Me dijo que no podía esperar a la feria para hablar con editores amigos y ver como respira el sector, en conclusión, había decidido venir para comprobar la situación de otros editores amigos ya que quizá debería tomar decisiones cruciales en un plazo muy corto de tiempo.

Leer más de esta entrada

ZONAEBOOKS como lanzadera digital

Zonaebooks

Cuando hace unas semanas escribí un post sobre un posible servicio de «lanzaderas digitales» recibí varios correos de distintas empresas en los que me aseguraban que ese servicio lo tenían implementado, después de una cierta investigación he descubierto una que cumple con todos los requisitos para poder ser denominada así. Se trata de Zonaebooks, que tiene su sede en Barcelona.

Leer más de esta entrada

El escenario digital Iberoamericano

intercambio

En estos últimos años he viajado con asiduidad a diferentes países de Iberoamérica, y he percibido con nitidez el interés y la emergencia con que va a irrumpir el tema digital en ese continente. Hay una conjunción de causas que pueden conllevar una auténtica explosión del comercio digital en esos países. A mi modo de ver el libro digital es una oportunidad imprevista para la edición iberoamericana, un escenario global que puede conllevar que la oferta digital latinoamericana se visibilice de manera frontal en España y Europa.

Leer más de esta entrada

PDF, ePub y streaming

streaming

Hace unos días estuve comentando con una editora que tiene un catálogo muy grande (más de 500 títulos) las razones que la habían llevado a tener solamente unos 40 títulos en formato ePub, todo lo demás, hasta 500, eran ficheros PDF. La razón que me dio era obvia:

es una inversión que tal y como está el mercado no puedo afrontar, y como las ayudas a la digitalización de contenidos están paradas, y cuando las había recaían muy poco en editoriales, no me queda más remedio que poner a la venta PDF, hacer ePubs de todo mi fondo es un coste que no me puedo permitir, entre el ISBN a solicitar, la tarifa de Dilve, y el coste directo de digitalizar en ePub el fichero, la inversión se dispara, y ahora mismo no procede. Leer más de esta entrada

Modelos de suscripción digital: 13 problemas

desconocer

Cuando hace unos días me entrevistó Paula Corroto para un artículo que estaba escribiendo sobre los precios de los ebooks, al final del cuestionario incluía una pregunta sobre los modelos de suscripción. La respuesta tenía que ser breve, por lo que respondí lo que sigue:

Los modelos de venta basados en suscripción no creo que funcionen en España, esencialmente por motivos muy diversos: carencia de hábitos de consumo de lectura bajo esta modalidad, dificultades para que los editores cedan los derechos, un reparto de la venta basado en un algoritmo que es una locura, lo que choca en muchos casos con los derechos establecidos en los contratos con los autores y sus agentes; y, por último, la única modalidad de suscripción que puede tener aceptación son los especializados o los de nicho. Leer más de esta entrada

¿Hay vida más allá de Dilve?

DILVE

En estos días todos los editores que inscritos en Dilve están recibiendo de la FGEE una carta en la que les señala lo que adeudan por los registros que tienen en Dilve. Para cobrarles el importe de los libros que tienen en el sistema hacen una pirueta que lleva a reflexión, al menos eso me comentan varios editores. La tarifa que les cobran en 2014 se refiere a los libros «activos» que tenían en 2013, excluyendo los descatalogados, inactivos y agotados. Si no quieres pagar debes comunicarlo para que te den de baja del sistema. De la lectura de las comunicaciones que el gremio ha enviado a sus editores, y que amablemente un editor me remite, surgen varias reflexiones sobre el asunto. Leer más de esta entrada

Silencio, se edita

Somos_Cultura

Desde hace un tiempo a esta parte es frecuente leer en foros, eventos y blogs sobre el tema del nuevo rol del editor, tanto en papel como digital. El tema es que escucho muchas cosas acerca de la selección del contenido, de la conformación de un catálogo coherente y riguroso, de la calidad en la producción, de la potencialidad de la comercialización, del manejo de un marketing incisivo y de impacto en redes sociales, en realidad nada nuevo que no supiésemos ya. Y efectivamente hay pequeños matices en cuanto al nuevo rol digital del editor. Pero poca cosa. No es para escribir un tratado.

Pero hay un tema sobre el que no escucho hablar. ¿No existe una responsabilidad cultural, política e ideológica de la edición? ¿O es lo mismo editar libros que fabricar galletas? ¿O el mantra de industria mata y sepulta los valores tangibles e intangibles del editor cultural? Soy de los que piensan que en este punto la edición ha retrocedido alarmantemente. ¿Cómo explicar que en el marco de una crisis estructural de las proporciones en que estamos no se hayan significado los editores en una toma de posición sobre numerosos temas político-culturales? ¿Le es indiferente al mundo editorial la debacle de ciertos servicios públicos, como por ejemplo la situación de abandono de las bibliotecas, la educación o la sanidad? ¿O el IVA cultural desproporcionado y suicida a otras industrias culturales conexas? ¿La desaparición de las revistas culturales de las bibliotecas públicas? Por no hablar de los riesgos de exclusión, desahucios, el paro de los jóvenes, etc. Todos ellos temas altamente políticos, pero también culturales y de conformación democrática. Leer más de esta entrada

¿Ha tocado fondo la Galaxia Gutenberg?

desplome

Hace unas semanas mantuve una larga conversación con un ejecutivo de un grupo editorial grande, el chico se teme en cualquier momento un reajuste de plantilla en su grupo, es una persona a la que tengo en gran estima por su profesionalidad y cuyo nivel de información sobre el sector, tanto en España como fuera, es enorme. Obviamente maneja información no sólo de paneles e informes privados, sino también de los canales de distribución de manera directa. Le pregunté por su previsión de cierre de 2013, y para mi sorpresa, pues algunas de mis fuentes me hablaron a finales de diciembre de una caída del 10%, me la elevó al 13%. Alguien puede decir que tres puntitos son poca cosa, pero en los volúmenes tan raquíticos que se manejan ahora en comercio interior tres puntos son más de 100.000 euros. Otra pregunta que le plantee era buscar hasta donde había retrocedido el sector, y en esto fue concluyente: el sector tiene hoy el mismo volumen comercial que el que tenía en 1995. Finalmente le pregunté su opinión acerca de si la crisis había sido especialmente dura con empresas grandes mucho más que con las pequeñas. Efectivamente me lo confirmo. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 229 seguidores