Hace unos días termine de leer el libro Tomorrow’s Economy: A Guide to Creating Healthy Green Growth de Per Espen Stoknes que me recomendó un amigo editor, conocedor de mi interés por los temas de crecimiento/decrecimiento, desigualdad, y sobre todo sostenibilidad, tanto económica como medioambiental, y de salud de la ciudadanía. El autor aboga por lo que denomina “crecimiento saludable”, de tipo regenerativo y no derrochador, proponiendo equidad en lugar de exacerbar las desigualdades.

El libro es manifiestamente interesante. Estamos inmersos en la quinta ola y vamos hacia la sexta, que será la de la sostenibilidad y las tecnologías verdes, a partir del concepto de olas disruptivas de innovación y sus escalas.

En el libro se describe las olas de innovación disruptiva, bajo una secuencia histórica de tiempo, y afirmando dos cuestiones, que en estos momentos estamos en la quinta ola, denominada de tecnologías digitales e Internet, y que estamos entrando en la sexta, que es la de la sostenibilidad.

1. Mecanización (1760-1830)
2. Extensión del acero, el vapor y los ferrocarriles (1830-1900)
3. Desarrollo de la industrial (1900 – 1970)
4. Electrónica, televisión y la aviación (1945-1990)
5. Tecnologías digitales e Internet. 1990-2015
6. Sostenibilidad. Desde 2015

La teoría de los ciclos de innovación fue desarrollada por Joseph Schumpeter en 1942. El gráfico completo aquí cubre los últimos 250 años.

Con tres características fundamentales, cada ola tecnológica:

a) Se apoya en los logros de la ola anterior
b) Dura menos que su predecesora
c)  Su impacto es mayor tanto en la industria como en usuarios

En cada ola de innovación, no todas las empresas se han adaptado igual. A partir de velocidades desiguales, las que entendieron y explotaron las tecnologías de cada época alcanzaron resultados excelentes. En este marco, la edición de este siglo, y más después de la pandemia, se enfrenta a varios retos cruciales: digitalización y sostenibilidad.

Aplicado al mundo empresarial, el cambio climático y sus consecuencias abren la vía a una de las más grandes disrupciones de la historia, la descarbonización de las sociedades actuales suponen un reto a todas las industrias, incluida la nuestra. Hemos entrado en la era de la Ecoinnovación como ola disruptiva.

Más digital y sostenible. Así será el nuevo mundo que nos espera en la era poscovid. Al menos es lo que se ha dibujado en la hoja de ruta para España: una economía más conectada, a través del despliegue de diversas tecnologías, y mucho más amable con el medioambiente, gracias al impulso de las energías renovables. Para dar vida a ese cambio, la Unión Europea dota a España de un maná de recursos: 72.000 millones de euros, en subvenciones no reembolsables, y 68.000 millones más en créditos. En total, 140.000 millones en los próximos seis años, de los cuales un 33% irá a temas relacionados con la digitalización y 39% irá a la eficiencia energética y el cambio climático.

El viraje que dará la economía será profundo. Pero, ¿es posible avanzar la edición simultáneamente hacia un entorno más digital y más sostenible? ¿Cuáles son los retos a los que nuestro sector se enfrenta? ¿Qué implica para el sector del libro y su cultura incorporar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) en sus estrategias de transformación?

Una distinción importante que tenemos que realizar es si la sostenibilidad tiene elementos de disruptividad o si solamente es innovación de producto hacia un nuevo mercado. En mi opinión, no puede entenderse como una ola teconológica disruptiva, pues éstas implican una fuerte base en tecnologías de apoyo (Big Data, Realidad virtual, Realidad aumentada, Blockchain, Cloud, Metaverso, etc), pero si es cierto que abre una vía de innovación en nuevos atributos tangibles e intangibles hasta ahora poco conocidos (y demandados) por el propio mercado de lectores, lo que debe producir una relativa segmentación del mercado, los lectores más concienciados y sensibles con la preocupación medioambiental frente a los lectores tradicionales, introduciendo una innovación en el producto libro hacia un ACV (análisis del ciclo de vida) más largo bajo la perspectiva de una economía circular.

Es obvio que la asunción de la sostenibilidad en el sector supone revisar las estructuras de ingresos y gastos, y aunque pueda parecer que la ecoedición es financieramente poco atractiva, pues no es previsible un aumento de los ingresos potenciales, no es menos cierto que el retorno va a provenir de una mejora de la posición competitiva de toda la industria, apareciendo ante la sociedad como una industria verde, apoyándose en políticas públicas de adaptación.

HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR

Casi desde su origen, la industria editorial tradicional ha estado basada en un modelo de producción ligado, inevitablemente, a procesos cuyo impacto ambiental fueron en su momento tolerables, porque no existían opciones alternativas, pero que hoy pueden y deben ser repensados apostando por soluciones no solamente sostenibles, que sería lo más sencillo, sino reusables, por respuestas globales que comprendan toda la cadena de valor del mundo del libro como un flujo que debe comenzar y acabar en el mismo punto, en el de la reutilización de los materiales inicialmente empleados. Asumir la ecoedición tiene el potencial de superar el modo de producción de la edición tradicional y su forma de aparecer en el mercado.

Es imprescindible repensar la economía del libro desde principios de economía circular. Este modelo económico es la intersección de los aspectos ambientales, económicos y sociales. El sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) ha alcanzado sus límites. Se empieza a vislumbrar, en efecto, el agotamiento de una serie de recursos naturales y de los combustibles fósiles, y el libro debe incorporarse a lo que muchos consumidores demandan ya de las empresas, que sean sostenibles.

Hay que señalar, y esto es muy importante, que asumir de manera “integral” la sostenibilidad de una editorial tiene algunos costes, mucho menores de lo que habitualmente se piensa. Un plan general y auditoria de sostenibilidad de una editorial sería un coste fijo, mientras que el cálculo de huella de cada libro aparecería como un coste variable. La edición debe reflexionar acerca de que esta innovación es un catalizador de competitividad, y esta es la clave del retorno posible.

Llegados a este punto debemos hacernos una reflexión fundamental:

¿Pagaríamos más por libros “neutros” en emisiones de carbono?

Una encuesta encargada por el productor de papel Stora Enso, en marzo de 2022, entre 2400 lectores y oyentes de libros en el Reino Unido, Francia, Alemania y los EE UU, reveló que los consumidores están dispuestos a pagar una prima por libros neutros en carbono.

Datos importantes de la encuesta:

El 61% de todos los encuestados y el 70% de los jóvenes dijeron que pagarían más (en promedio, el 5.7% del precio minorista) por libros con neutralidad de carbono, es decir, que cuiden la ecología en el proceso de producción.
– El 42% de los lectores dijo que le gusta quedarse con los libros cuando terminan de leerlos, mientras que el 26% los presta o los dona. Otro 26% vende sus libros y el 5% restante los recicla o desecha.
La mayoría también compraría en un punto de venta que proporcionara libros neutros en carbono o con compensación de carbono.

Para surfear, por tanto, en la ola de la sostenibilidad es imprescindible un trabajo sectorial y gremial profundo, articulando una arquitectura global del sector, constituyendo una mesa de trabajo que fije estándares y certificaciones para el libros, procediendo a una revisión global de la problemática de cada eslabón de la cadena de valor.

Ha llegado el momento, por la emergencia del problema, de abordar decididamente el reto. Ser verde no puede ser un deseo, es una necesidad.


MG

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. De 2016 a 2021 fui Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica. En la actualidad, desempeño tareas de docencia en España y en América, y me dedico a la consultoría en el sector editorial y a la investigación de mercados en relación al mundo del libro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s