En el marco del 22º Congreso de Libreros, Cegal homenajeo a Don Antonio Rivero por su dilatada y fecunda dedicación de toda una vida al libro. A mi juicio un homenaje más que merecido. Durante unos minutos tuve el placer y el privilegio de saludarlo y charlar brevemente con él, me confirmó algo que ya su hijo me había señalado: cuando apareció el libro del «paradigma» fue un firme propagandista del mismo, lo que me lleva a estar en deuda con él.

Rivero tiene 85 años (nació en 1926), y ha dedicado al libro la friolera de 71 años. Miembro de una familia de 8 hermanos, la Guerra Civil le apartó del Colegio, aunque las enseñanzas que le dio la vida en aquellos momentos le han servido, entre otras muchas cosas, para ser una buena persona. Su padre tenía una huerta y su madre era costurera. A los 14 años entró a trabajar en la librería Paquita Mesa, posteriormente denominada librería Selecciones, este fue su comienzo al servicio del libro. En los años 40 debido a que casi no había producción editorial, tenía que rellenar el escaparate de la librería con los Episodios Nacionales.

Unos años después marcha a Venezuela y emprende la tarea de distribución, con un catálogo de tapas (portadas) y su bicicleta recorrió toda Venezuela, donde estuvo 25 años. Su idea era la de convertirse en el distribuidor de los incipientes catálogos de los editores españoles. Tal fue la importancia que adquirió en ese país que en 1964 formó parte de la representación que la Cámara Venezolana del libro envió a México al I Congreso Iberoamericano de Asociaciones y Cámaras del Libro.

A mediados de los 70 regresó a Las Palmas y fundó la librería Canaima, en la que en la actualidad trabajan 15 personas, y que tiene asegurada la continuidad profesional a través de sus hijos Laura y Antonio. Canaima empieza su andadura en Marzo de 1977, y su objetivo profesional es el de ofrecer un servicio inmejorable a una gran cantidad de clientes, objetivo que no ha variado desde su fundación.

Dispone de un fondo en librería de unos 35.000 títulos, de los más de 350.000 que figuran en su base de datos, clasificados por materias y submaterias, que facilitan el acceso a la búsqueda de información y su ubicación en la librería.

Tenemos la alegría de ver entrar en la librería ya jóvenes o adultos a aquellos que a lo largo de estos 33 años entraron por primera vez de la mano de sus padres, y a otros ya profesionales y entonces universitarios que en su primer año de carrera tenían su primer contacto con la librería, afortunadamente el ciclo se repite. Igualmente nos satisface ver que tras una primera visita casual, un cliente pasa a considerarnos su librería.

No podemos olvidar la colaboración de bibliotecarios, profesores y demás personas a la que nos sentimos unidos por un nexo común «el Libro» y por el interés en difundir el hábito de la lectura. Nuestro especial agradecimiento a los clientes/amigos, amigos/clientes que habitualmente acuden a la librería. Todo ellos conforman y dan vida a la librería, lo que nos lleva a agradecerles muy sinceramente la confianza y en muchos casos la amistad que nos ofrecen, que han sido fundamentales para la existencia de la Librería Canaima.

Web de Librería Canaima

En la conversación que mantuve con él tiene un regusto amargo por la situación que las librerías están atravesando en Canarias, donde los concursos públicos del Gobierno canario y de la ULPGC (Universidad de Las Palmas) están primando factores ajenos a la profesión librera (bandas magnéticas, catalogación, forrado de libros, etc…) que conllevan el que las dotaciones se adjudiquen a empresas de fuera de las islas, dejando en una situación de debilidad a los libreros insulares. Ofrece el dato que desde 2008 más de 3 millones de euros de compras institucionales han ido a parar a empresas suministradoras de fuera de las islas, lo que debilita enormemente el tejido librero de las islas.

En resumen, un librero ejemplar como profesional y como persona del que es posible aprender mucho solamente conversando con él. Veremos si en breve comienzan a aparecer memorias de libreros entre la vasta producción editorial de este país si las memorias de editores son importantes; las de libreros resultan imprescindibles.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

Un comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En el marco del 22º Congreso de Libreros, Cegal homenajeo a Don Antonio Rivero por su dilatada y fecunda dedicación de toda una vida al libro. A mi juicio un homenaje más que merecido. Durante unos minutos tuve el placer y el…..

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s