Dicen que los directores de ferias del libro nunca mueren porque no pueden pasar a mejor vida. Aun así, ”se nos ha muerto, como del rayo, Asensio Piqueras, a quien tanto queríamos”.

Conocí a Chencho allá por 2018, pues era un asiduo visitante de la Feria del Libro de Madrid, feria a la que quería y admiraba. Al margen de haber nacido el mismo año y en la misma ciudad, Albacete, rápidamente sintonizamos, pues compartíamos el amor por los libros y sus ferias, la pasión por la gastronomía y los vinos, y por encima de todo, el asociacionismo cultural. Cooperar para no perecer en tiempos convulsos era una divisa de su identidad.

En una de las primeras veces que nos vimos, le comenté que estaba montando una comisión de ferias del libro de España, la idea era comenzar a compartir información de costes de infraestructuras, programación y patrocinios, así como las vías de acceso a subvenciones públicas. Ni qué decir tiene que se mostró entusiasmado y se sumó sin reservas al proyecto. La idea de compartir sinergias y compartir complicidades estaba en su ADN.

Asensio hizo mucho por Murcia y su región, se sentía “murciano de elección”; y, desde la asociación Palin, apoyó a todo tipo de creadores: escritores, pintores, fotógrafos, diseñadores, ilustradores… Si algo debe decirse de Chencho es que fue un auténtico agente cultural.

Como curiosidad, hay que señalar que el nombre Palin proviene de la voz de origen griego «de nuevo», pero, además, a modo representativo y romántico de la asociación se refiere a las siglas «Plataforma de amigos de la libreta naranja», debido a que los fundadores apuntaron su nombre en una pequeña libreta naranja el día 27 de abril de 2016 en que surgió la idea.

Desde la asociación, recuperó brillantemente la Feria del Libro de Murcia, ediciones en 2018, 2019 y 2021, tras una década en el olvido. De hecho, me invitó para su inauguración en 2021, edición que se cerró con unas cifras ciertamente importantes: 120.000 visitantes, 60 sellos editoriales y 37 casetas, con una cifra de ventas de 32.000 ejemplaresVolví a Madrid con un par de proyectos a compartir, como, por ejemplo, la expansión hacia ferias del libro en Albacete, y la preparación de una programación sobre libros y gastronomía.

Chencho era editor, escritor, autor de varios poemarios y volúmenes de relatos, además de alguna publicación sobre gastronomía. De hecho, hace unas semanas me remitió dedicado su último libro sobre cocina. Una defensa de la cocina tradicional de mercado y fuertes influencia de la huerta murciana. Una maravilla.

Tenía previsto venir a Madrid la semana próxima, y la idea era encontrarnos junto con Literocio, sus colaboradores y amigos del alma en Madrid. No va a poder ser, pero su recuerdo, imborrable, lo llevaremos en la memoria. Se nos ha ido un auténtico chingón. Que la tierra le sea leve.

“Sé que cabalgarás sobre un valle de rosas buscando el cielo en el que has creído y en el viento buscando la risa perdida siguiendo la luz de las estrellas”

Yuri Buenaventura. Cantante colombiano.


M.G.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

3 Comentarios

  1. ideaspropiaseditorial 18/05/2022 en 11:31

    ¡Qué gran pérdida! DEP, Chencho.

    Responder

  2. Buenas, Manuel Gil:

    Cada vez que recibo un mensaje con actualizaciones de su Blog me resultan tan interesantes -sobre todo cuando tratan de revistas, como le comenté una vez- que deseo escribir o responder algo, aunque pocas veces pueda hacerlo.

    Mi sincero aprecio por sus recientes textos en antinomiaslibros, tanto por el contenido que transmite como por la forma en que lo hace, demostrando que los medios digitales no tienen que implicar necesariamente la mediocridad expresiva, editorial, en fin…

    Ahora tendré más tiempo para volver a intercambiar sobre publicaciones seriadas, pues recién tuvimos la Feria Internacional del Libro de La Habana, en cuyo desarrollo estuve muy ocupado, especialmente por las instituciones culturales en que trabajo (Fundación Fernando Ortiz y Sociedad Económica de Amigos del País).

    Por ejemplo, comparto un par de presentaciones que comenté en http://www.cubarte.cult.cu

    http://cubarte.cult.cu/blog-cubarte/alemania-y-cuba-ediciones-compartidas-en-la-xxx-feria-del-libro-de-la-habana/

    http://cubarte.cult.cu/blog-cubarte/la-jiribilla-del-angel/

    ————_

    Gracias nuevamente! Aurelio Francos.

    Responder

  3. Patxi Hinojosa Luján 17/05/2022 en 15:32

    Gracias, muchas gracias por este texto que, en lo que se refiere a la valoración de la gran persona que era Txentxo, todos los que le queríamos sin condiciones hacemos nuestras. Imagino la pasión que destilarían las conversaciones entre usted y él, pues los temas mencionados en este entrañable «In Memorian» siempre sacaban su mejor versión. Me alegro mucho de que ambos pudieran disfrutar de esas vivencias comunes tan especiales.
    Txentxo y yo nos conocimos en Falsaria, la red en la que compartíamos nuestros relatos a la espera de encontrar algún lector sin siquiera imaginar que lo más importante que encontraríamos sería un pequeño aunque selecto grupo de amigos; alguno, como él, «del alma». Lo cierto es que conectamos enseguida y que desde entonces siempre ha estado ahí. Puedo decir en honor a su lealtad que casi ninguno de mis humildes textos se ha quedado sin un «Me importa», un «Me encanta» o un «Me gusta» en esa red que aúna en su nombre, no entiendo muy bien por qué, «cara y libro». Él era más de dar que de recibir, todos lo sabemos, pero si alguna vez me necesitó, no dudó en pedirme ayuda o consejo ni yo perdí un segundo en dárselo; y esto no lo digo por mí, sino por enfatizar su figura, porque Txentxo se lo merecía. Esto y mucho más.
    Aunque en persona sólo nos vimos un par de veces con ocasión de la presentación en Murcia de su «50 Pensamientos – poemas íntimos», fue un encuentro de lo más emotivo y reconfortante pues me traje conmigo la dedicatoria sorpresa que figura impresa en la página 62 del poemario; porque ese Patxi soy yo y lo señalo con orgullo por venir de quien viene, y no puedo estar más agradecido por ello. Es todo un honor para mí.
    Txentxo nos ha dejado, a la tercera fue la vencida, pero de que miró siempre de frente a la vida y a su amiga inexorable muerte nunca cupo ninguna duda. Aún recuerdo su entereza cuando pudimos hablar justo después del fallecimiento de su hijo: su gestión de la pena y el dolor, enormes en ambos casos, fue digna de admiración, todo un ejemplo.
    Su partida nos ha roto el corazón y yo, además, me quedo con la amarga tristeza de no haber podido cumplir una petición que me hizo en numerosas ocasiones con todo su fe y cariño. Quizá no llegue a ver la luz, pero si alguna vez lo hace, lo que si es seguro es que estará dedicada a él, por su ánimo y confianza, por su fe innegociable.
    A usted le envío, junto con un abrazo, mi agradecimiento de nuevo por permitirme expresar mi admiración por el gran hombre que fue Txentxo.
    Y acabaré como lo hizo usted al despedirse de él: Que la tierra le sea leve.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s