Desde hace años tengo la desagradable costumbre de comprar libros que dilectos críticos ponen  a caldo en sus medios respectivos. El último libro que compré a partir de esta premisa era uno que un crítico censuraba por manejar mal el pretérito imperfecto del subjuntivo, todo la crítica al libro estaba basada en este uso gramatical, y repetido en más de siete ocasiones a lo largo del texto de la reseña, no se hacía ninguna referencia al contenido. Cuento esto a raíz  de la reciente concesión del Premio Biblioteca Breve de Seix Barral a la novela “Días sin ti”, de la poeta Elvira Sastre. En mi opinión, una decisión excelente.

Veamos algunas perlas con las que se han despachado algunos críticos:

  • La literatura se ‘uberiza’.
  • El último premio Biblioteca Breve refleja la consolidación del modelo de escritor cuya reputación despega gracias a la autogestión en redes.
  • La aberración de Seix Barral: la editorial se rinde a la poeta de Instagram Elvira Sastre.
  • La elección de 2019 ha resultado chocante dentro del sector literario porque rompe la tónica de la editorial -apostar por la calidad- para rendirse al rodillo económico y a las potenciales ventas, amén de a la captación de un público adolescente y mitómano.
  • El perfil de la autora resulta sospechoso: justo al lado de su presentación se alude siempre a su repercusión en redes sociales, como si ese dato fuese influyente a la hora de estimar su valor literario. 130.000 seguidores en Twitter, 334.000 en Facebook y 280.000 en Instagram.
  • Elvira Sastre es el exponente máximo de la literatura ‘follow’: su poesía escueta y vacua arrasa en redes sociales.
  • No hay mucha enjundia en sus versos, pero sí gran efectismo.

La lectura de este tipo de comentarios me causaron un gran estupor. ¿Cuál es el problema? ¿Pero se han leído el libro? ¿Es bueno o no? Las criticas me parecieron de una frivolidad espantosa y de un nivel de reflexión lamentable. No había un juicio sobre el libro premiado, sino sobre su trayectoria y obra poética. Pues que quieren que les diga, a mi su trayectoria literaria me parece impecable.

Dicho esto debo decir que de su obra publicada he leído “Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo” y  “Baluarte”, y ambos textos me  gustaron muchísimo.  He tenido la oportunidad de saludar a la chica tanto en la pasada edición de la “Feria Internacional del Libro de Buenos Aires” como en la “Feria del Libro de Madrid“, y en ambos encuentros le he transmitido mi satisfacción con sus libros. Alguien juzgará que no tengo criterio, está bien, me han gustado mucho y punto. ¿Qué su obra se aleja de cánones literarios fijados arbitrariamente? Puede ser, pero es que hoy no se escribe ni se lee como en tiempos de Lope de Vega o Góngora, ni tampoco los hábitos de consumo son similares. Cada tiempo y época tiene sus referentes.

Lo que resulta además esperpéntico es que se le ponga la pega del enorme número de sus seguidores en las redes, ¿todos sus followers están equivocados?, ¿Carecen de criterio? No digamos tonterías. Esta argumentación parece desconocer el cambio de paradigma de la lectura y del libro en tiempos de Internet y de las Redes Sociales. Si hasta los años 70 un escritor podía construir su reputación presentando libros a los premios de juegos florales de ciudades de provincias, en la era del “homo digitalis” y de las pantallas ubicuas, es posible y frecuente construir marca y reputación literaria desde la comprensión de este nuevo ecosistema. Es desconocer que hoy se puede pasar de las redes sociales a la portada del New York Times directamente, como por ejemplo de Rupi Kaur, otro caso paradigmático, y salvando las distancias, relativamente similar.

A mi modo de ver, aunque alguien pueda pensar que estoy equivocado, este premio viene a visibilizar un fenómeno literario que Elvira Sastre comparte con Irene G Punto, Teresa Mateo, Irene X, Loreto Sesma, Defreds, Marwan, y muchos otros, que están llevando la poesía a públicos masivos, como así atestiguan los datos de ventas de muchos de sus libros, en muchos casos muy masivas. Las largas colas que forman todos ellos en la Feria del Libro de Madrid para firmar sus libros a los visitantes, revelan que nos encontramos ante un fenómeno literario que hace mucho por extender el hábito de leer y sobre todo, de leer poesía. Las redes sociales están contribuyendo muy directamente a que la lectura de poesía crezca, y no sólo en España, sino también en muchos países de mundo. Los datos de Estados Unidos muestran esto mismo que afirmo.

En resumen, esperaré la llegada a las librerías a primeros de marzo de “Días sin ti”, y lo leeré con avidez. Hay críticas y comentarios que estimulan la compra, al menos a mí. Enhorabuena Elvira y a seguir escribiendo, y como no puede ser de otro modo, me acercare a saludarte para que me firmes el libro en la próxima Feria del Libro de Madrid.

P.D. La foto de arranque del post (colas de firmas en la FLM) es propiedad de wmagazin.com

 

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

4 Comentarios

  1. Pues a mi me parece que decir que un texto es “buenísimo” sin explicar, es idéntico a decir lo que se dijo del texto. Se excluye, en ambos casos el contenido y se basan las opiniones en nombres y títulos del opinante. Nada estimula a leerlo, ni esta nota ni lo que se dijo de ella.
    En todo caso, hay también inexperiencia y aceptación de nuevos formatos, que no por fáciles de acceso deben dejar la calidad de lado. Desconozco la obra de la autora, pero tanto los elogios como la descalificación desestimulan.
    Manuel Gil: su opinión es tan superficial como las que critica. A ver si le ponen un poco de seriedad y habla de algún valor del texto en vez de utilizar sus títulos para sostenerlo, más bien parece opinión de refutación que deja afuera al texto, del mismo modo que advierte sobre las otras opiniones.

    Responder

  2. […] tiene sus referentes. Entonces ¿qué define lo que es o no una buena literatura en el año 2019? (@ntinomiaslibro, 3 […]

    Responder

  3. […] mi atención un artículo publicado hace unos días en el blog Antinomias Libro, llamado “Críticas frívolas”. Es un breve artículo sobre una joven autora, Elvira Sastre. Una de las cosas que más […]

    Responder

  4. La verdad es que a veces la crítica obedece a razones que son difíciles de descifrar, y que no son precisamente razones literarias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s