Esta semana se celebra en Bilbao  en Azkuna Zentroa-Alhondiga la IV Jornada “El autor en el nuevo mundo de la edición”, organizada por la Asociación de Escritores de Euskadi. En un “programa” con más de “20 ponentes de Europa y América” se reflexionará  sobre la evolución del sector editorial y el ecosistema  actual y futuro del libro.  Un evento en el que ya estuve el año pasado y que tiene un excelente nivel y que comienza ya a estar en las agendas de numerosos editores.  Una buena selección de ponentes y una programación bien estructurada consiguen que el evento sea bastante interesante y que comience  ya a consolidarse.

La idea de este evento es mostrar a los autores de la Asociación cómo el sector editorial está en transformación constante, con unos cambios que vienen para quedarse. Y va a seguir evolucionando: ahí están los nuevos dispositivos de lectura, las nuevas plataformas de venta, lectura y distribución, las redes sociales, la medición de las decisiones de compra a partir de algoritmos, la autopublicación o el fenómenos de los booktubers. Al sector no le queda otra opción que adaptarse y aprovechar las oportunidades que ofrecen todos estos cambios.  De ahí la necesidad de organizar este evento que ya celebra su cuarta edición, para intentar acercar a los autores a los nuevos entornos, que conozcan a los nuevos intermediarios y puedan al menos intuir en qué nuevos mercados deberán competir.

Asisto a este evento como Director de la Feria del Libro de Madrid para intervenir en una mesa sobre los autores independientes y la autopubicación en las Ferias del Libro, junto a Marisol Schulz (Directora de la FIL de Guadalajara), Marifé Boix (Vicepresidenta de la Feria del Libro de Frankfurt), y Asier Muniategi (Director de la Feria del Libro del Bilbao), moderados por Arantxa Mellado.

Pero quiero resaltar aquí que la conferencia inaugural estará a cargo de Samantha  Missingham, una ex ejecutiva de marketing del grupo HarperCollins, y una gran experta británica en la forma en que las audiencias descubren los libros, ex fundadora de FutureBooks, en la actualidad dirige el  portal de recomendaciones, de libros y análisis de audiencias “Lounge Books” muy importante en lengua inglesa.

Pues bien, a mediados de mayo pasado Missingham publicó un extraordinario artículo en “The Bookseller” que me impresionó vivamente. Unos días después,  “José Antonio Vázquez (DosDoce)” analizó e interpretó el articulo con brillantez. El artículo ha movido a mucha gente a plantearse muchas preguntas sobre los caminos que está tomando el sector.

En el mismo la autora venía a decir que, con independencia de que fuese cierto o no que las ventas de libros en papel  estaban subiendo y las de digital bajando, -de hecho el artículo daba la impresión de tener alguna dudas sobre estos datos, hacía un llamamiento a la prudencia a toda la industria editorial ante lo que inevitablemente es una transformación muy profunda de todo el ecosistema editorial, desde producción,  distribución y, sobre todo, la forma y manera en que están cambiando los hábitos de consumo de los contenidos, y venía a señalar que estuviese vigilante ante los cambios que se estaban produciendo.

El llamamiento a la prudencia y a la cautela a la industria editorial creo que es compartido por muchos analistas del sector. Es evidente que con la lenta irrupción del libro digital en muchos países, la industria editorial ha ganado tiempo, el problema es ¿hasta cuándo?

A mi juicio, el uso torticero de numerosos datos puede llevar a error. Los datos se están convirtiendo en un arma de desinformación masiva. Y en este punto hay dos reflexiones que deben hacerse: la primera es conocer si los índices de lectura (de libros) están subiendo o  decreciendo, y la segunda sería la de cómo anticipar la nueva ola de disrupción que en un tiempo más o menos indefinido acabará llegando, y que de ser así cogerá con el paso cambiado a la industria, pues la nueva ola disruptiva sobre los contenidos (más allá del formato) es muy probable que no provenga de la industria sino de alguna startup ajena al sector o bien de alguno de los grandes players hoy convertidos en los primos del Zumosol, ¿qué pasará entonces?

El ejemplo español de surgimiento de proyectos a partir de pequeñas empresitas (casi todas ellas en los aledaños del sector), y startups de gente joven están teniendo poco eco en el interior del corazón de la industria, en muchos casos estas iniciativas acaban cerrando por carencia de apoyo, tanto de la industria como de los poderes públicos, el problema vendrá cuando la siguiente ola de disrupción (previsible) llegue desde algún macroplayer, entonces más de uno se acordará de Santa Bárbara.

 

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s