Decía Woody Allen que “le interesaba el futuro porque era el sitio donde iba a pasar el resto de su vida”. Pues bien, como muchos de los lectores de este blog recordarán, la evolución del mercado del libro a futuro ha sido una constante de mis preocupaciones. Observar las proyecciones posibles del mercado del libro me ha interesado mucho desde hace años.

futuro-2

En este sentido, hace unas semanas el INE publicó sus proyecciones de “Movimiento Natural de la Población” ( con datos de 2015), y los datos que ofrece son manifiestamente preocupantes a nivel general: el envejecimiento de la población española  manifiesta una tendencia que parece imparable: España es cada vez un país más envejecido, donde el índice de longevidad no para de crecer. En 2016 ha alcanzado un nuevo máximo histórico, del 116% o, lo que es lo mismo, ya se contabilizan 116 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16. España lleva dos décadas envejeciendo gracias a una excelente esperanza de vida y al progresivo retraso de la maternidad (hoy ya en los 31,7 años colocándonos en este ratio como líderes de la UE), este elemento probablemente incentivado por la crisis. Todos los efectos beneficiosos que la inmigración tuvo en la década 2000-2010 se han ido difuminando. La tasa bruta de natalidad ha caído a menos de la mitad en los últimos cuarenta años, del 18,7% de 1976 a un 9% en 2015. En 2015 hubo ya más muertes que nacimientos (422.276 vs 419.109 respectivamente).

post1

De manera que, si se mantuvieran estas tendencias demográficas, España perdería algo más de medio millón de habitantes en los 15 próximos años y 5,4 millones hasta 2066, con un porcentaje de población de 65 años y más, que pasaría del 18,7% actual a un 25,6% en 2031 y al 34,6% en 2066. Se reduciría la población a 45 millones en 2031 y a 41 en 2066.

post2

¿Y todo esto que significa para el sector retail y del libro? Pues muy sencillo, que avanzamos a un estrechamiento de volumen comercial y del tamaño del mercado. Con la imperiosa necesidad de un rediseño de los canales de retail, desde la necesidad de tiendas de proximidad, pasillos más anchos, estanterías más bajas, etiquetado más grande en tipografía y legibilidad, amortiguación del consumo masivo, packaging más pequeños, outlets, hogares de un solo habitante, familias poco numerosas, menor número de coches, crecimiento del comercio online, rentas de consumo muy bajas y muy probablemente un aumento marginal de precios al consumidor. Y muy importante, más ancianos que niños y jóvenes. El libro puede llegar a ver reducido sus caladeros.

En paralelo a esta lectura me he sumergido en el informe anual de proyecciones de Price Waterhouse Coopers sobre ocio y entretenimiento titulado “Entertainment & Media Outlook 2016-2020. España“. Este informe aborda casi todas las áreas del ocio y el entretenimiento, en mi caso me interesa particularmente lo referido al libro, mostrando unos datos de evolución bastante desalentadores.

En primer lugar apunta que el sector editorial ira retrocediendo levemente hasta 2020 y que los ingresos del mundo editorial en España caerán un 0,3 por ciento hasta 2020, con un decrecimiento a las pérdidas del libro impreso y a la lenta progresión del libro electrónico. Los ingresos del sector editorial español pasarán de los 2.260 millones de euros del pasado año hasta los 2.228 millones de euros al terminar la década. Para los libros digitales plantea que las ventas crecerán lentamente hasta representar el 10% del volumen total, con la piratería como un factor de ralentización de su crecimiento. El decrecimiento del libro en los próximos cinco años lo hará a tasas moderadas del -0,3% CAGR (Compound Annual Growth Rate, en inglés, tasa de crecimiento anual compuesto), mientras el libro electrónico de consumo crecerá en torno a un 17,1% CAGR.

post4

El estudio incide en que el sector editorial deberá desarrollar productos más innovadores para ofrecer una experiencia personalizada que aúne lectura y entretenimiento en formato digital.

En el análisis sobre el mercado de las Revistas,  confirma un descenso de ingresos en los próximos cinco años, pasando de 848 millones en 2015 a 837 en 2020, con una tasa de caída del -0,3% CAGR. Mientras que las revistas de consumo reducirán ligeramente sus ingresos al pasar de 779 millones de euros en 2015 a 769 millones en 2020, las revistas profesionales decrecerán sus ingresos con una tasa del -0,5% CAGR en este mismo periodo. En este segmento aprecian que la evolución a consumir formatos digitales será una tendencia al alza, los ingresos generados por este formato, que hoy son de 4 millones de euros, alcanzarán los siete millones en 2020. El reto para este tipo de editores parece ser el ser capaces de trasladar contenidos de calidad y mejorar la experiencia del cliente en la lectura.

revistas

Comparto aquí algunas reflexiones personales sobre estas proyecciones, algunas de las cuales se cumplirán y otras no, pero que reflejan tendencias bastante nítidas.

  • Se vislumbra un nuevo sistema estructural y un ecosistema muy distinto al que conocíamos.
  • Se observa la irrupción masiva de un mercado hiperfragmentado y cambiante, donde lo importante es analizar que dentro de un mercado hay muchos mercados.
  • Que los segmentos y nichos tienden a 1 y avanzan a distintas velocidades.
  • Minimización enorme de los fenómenos “mainstream” y generalización de los fenómenos “low cost”.
  • Desarrollo intensivo de ecommerce y de los canales online.
  • La masificación y estandarización de tecnologías incide directamente sobre los mercados de ocio y específicamente sobe el libro.
  • La incorporación y adaptación a la tecnología es hoy un factor crítico, no por lo que hacen, sino por cómo cambian nuestra perspectiva sobre todo lo que nos rodea
  • Si Internet es un fenómeno social, la digitalización es un fenómeno mediático.
  • En las industrias de contenidos la digitalización conlleva necesariamente la búsqueda de nuevos modelos de negocio y formas de explotación.
  • La penetración de Internet y el uso masivo de smartphones, hoy convertidos en el centro gravitatorio del universo, llevan al sector de los contenidos y a la industria del libro a una reingeniería de choque.

Como colofón creo necesario insistir en dos temas, por un lado parece necesario que la industria en su conjunto comience a abordar estudios de proyecciones a futuro, de hecho me llegan noticias de que se está programando un importante encuentro intersectorial (editores, distribuidores y libreros) para comienzos del año próximo, lo cual me parece perfecto y más que necesario, por otro, resulta imprescindible la presión constante del sector a los poderes públicos, quizá apoyándose en la sociedad civil, para generar políticas públicas de largo recorrido, no sólo para el libro, también para la cultura en general. Reubicar el libro en el imaginario público es el mayor reto al que se enfrenta este sector, si España es algo en el mundo es gracias al español y a su patrimonio cultural, y el libro es la primera (y el paradigma) de las industrias culturales.

Al escribir estas líneas recordé una encuesta de la Feria del Libro de Frankfuth, creo que de 2008, realizada a más de 1.000 editores de 86 países, el 50% afirmó que el principal problema del libro en dos generaciones serían las nuevas formas de entretenimiento y ocio, y un  23% señaló que las librerías, tal y como las conocemos hoy, desaparecerían en dos generaciones. Al día de hoy estas predicciones no se han cumplido, pero no nos descuidemos. Se impone pues abordar el futuro y diseñar planes de defensa de nuestro patrimonio cultural, aquí incluyo por igual a librerías y bibliotecas. El futuro no está escrito, pero cuando el futuro nos alcance estemos preparados.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

6 Comentarios

  1. […] Decía Woody Allen que “le interesaba el futuro porque era el sitio donde iba a pasar el resto de su vida".  […]

    Responder

  2. […] Fuente original: Pensar el futuro – Antinomía libro. […]

    Responder

  3. […] Decía Woody Allen que “le interesaba el futuro porque era el sitio donde iba a pasar el resto de su vida".  […]

    Responder

  4. Muy interesante y esclarecedor. Comparto completamente la idea del necesario cambio…

    Responder

  5. Qué gran post, Manuel!

    Abrazo,

    Von meinem iPhone gesendet

    >

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s