En el marco de los recortes que todos los servicios públicos han tenido en España desde 2008, son especialmente  significativos los recortes a las Universidades Públicas. Leo en el diario.es que los presupuestos han pasado de 10.140 millones de euros en 2008 a 8.594 en 2014, en el ranking de rebajas presupuestarias destaca Castilla La Mancha (23%) con el mayor de los porcentajes. Esta reducción de recursos públicos ha venido acompañada de unos aumentos de tasas para compensar la caída de los ingresos corrientes, de manera que si las tasas representaban el 15% en 2008, en 2014 se alcanza ya el 22%, como porcentaje de los ingresos. El aumento del precio de las tasas se sitúa entre el  20% y el 75% según fuente y región. De manera que nos encontramos que estudiar en España se ha puesto muy caro, este país está ya el noveno en cuanto al ranking de países donde es más caro estudiar. Entre recortes y encarecimiento de tasas lo que se observa es un descenso del población estudiantil en las Universidades Públicas de 127.000 alumnos desde el curso 2012/2013.

Estos datos me han llevado a consultar la página de Rebiun (Red de Bibliotecas Universitarias) para comprobar cómo ha evolucionado el gasto en monografías en papel. La página tiene un menú en el que pinchando el epígrafe INDICADORES A MEDIDA, se pueden obtener los datos de gasto de cualquier partida. Veamos la situación:

libro21

cuadro-compra-papel_pagina_1

 

De la búsqueda realizada se puede observar un dato demoledor, y manifiestamente involutivo. La compra de monografías en papel (Partida 9.1.1. de gasto) en 2007 era de 31,3 millones de euros, en 2015 fue de 12,4 millones. Una caída del 60%. El dato resulta espeluznante. Para una gran parte de la edición, y para multitud de librerías, las adquisiciones de las bibliotecas de las Universidades Públicas constituían un volumen de enormes proporciones. No son pocas las librerías que tenían incluso comerciales para atender la demanda de libros de las bibliotecas universitarias y públicas. Me consta que muchos de ellos han engrosado las cifras del paro.

¿Podría ser que se esté produciendo un desplazamiento hacia la compra de monografías electrónicas, ya sea por compra a perpetuidad o por licencias?  Pues no parece que esto sea exactamente así. Veamos los datos que se pueden extraer de este epígrafe de gasto (partida 9.1.4 de gasto):

libro22

cuadro-compra-mono-elect

La evolución de adquisiciones en este formato pasa de 1,4 millones de euros en 2007 a 3,3 en 2015, un aumento del 140%, y si se compara la cifra de 2015 con la de 2012 el aumento es del 21%. En cualquier caso se observa un crecimiento importante,  pese a constituir todavía una cifra bastante modesta, pero que obviamente no compensa la caída del papel. La revitalización de las adquisiciones, tanto en bibliotecas universitarias como públicas, debería ser objeto de una campaña de editores y libreros para situar en la agenda política y de manera crítica este problema. El daño que esta situación está causando es ya casi irreversible.

Me reafirmo por tanto en la necesidad de políticas públicas de largo recorrido no sólo en materia de adquisiciones, sino también en protección de las librerías y en general de todo el tejido cultural, absolutamente abandonado a su suerte en estos años. Los datos muestran lo que muestran, no son opinión.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

3 Comentarios

  1. Un dato fundamental al hablar de la compra de recursos electrónicos en las bibliotecas universitarias españolas: la inmensa parte de estos presupuestos van a recursos electrónicos EN INGLÉS, no en español. Las grandes empresas de producción y distribución de información científica en inglés, que siempre han impuesto fuertísimos incrementos anuales, no bajaron sus pretensiones con la crisis, ni mucho menos. Como son recursos casi “obligatorios” en las bibliotecas porque son los que les piden los investigadores, y por tanto puntúan en los rankins de calidad de la biblioteca y de la unversidad, al bibliotecario no le queda otra que renovar. Otra paradoja es que no son siempre los recursos electrónicos más usados, por ser tan especializados y ser en inglés.
    Entre los recortes en los presupuestos de adquisición y los incrementos en los recursos electrónicos en inglés, da la paradoja de que no queda mucho margen para recursos electrónicos en español, en e-Libro, con 90.000 ebooks en este idioma, conocemos muy bien esta situación.

    Responder

  2. […] La compra de monografías en papel (Partida 9.1.1. de gasto) en 2007 era de 31,3 millones de euros, en 2015 fue de 12,4 millones. Una caída del 60%. El dato resulta espeluznante. Para una gran parte de la edición, y para multitud de librerías, las adquisiciones de las bibliotecas de las Universidades Públicas constituían un volumen de enormes proporciones. No son pocas las librerías que tenían incluso comerciales para atender la demanda de libros de las bibliotecas universitarias y públicas.  […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s