Leyendo el avance del Barómetro del CIS de junio, que es un barómetro general de preguntas sobre multitud de temas, aparece la pregunta nº 30, en la que se pregunta por los libros que se han leído en los últimos doce meses, y el resultado es una evidencia, que los libros no se leen, pero me surge una reflexión que quiero compartir.
La pregunta se formula así a los entrevistados:

Barómetro CIS junio

La pregunta a hacerse es la siguiente: tiene sentido formular así esta pregunta? ¿No se induce abiertamente a considerar la lectura exclusivamente en relación al libro (físico y en papel), sin tener en cuenta que la gente puede estar leyendo en otros formatos y dispositivos? Para mí lo que pone de manifiesto el resultado de la pregunta es que no se compran libros, y obviamente no se leen, pero ¿descansa y se apoya hoy la lectura únicamente en la producción de libros en papel? Obviamente no. Preguntar cuanto leemos esta bien, incluyendo papel y digital, pero creo llegado el momento de preguntar qué leemos.

Que España no es país especialmente culto es una evidencia, digo esto por no decir que es abiertamente lerdo. Veamos el gasto por español y año en compra de libros que no sean de texto y en prensa y publicaciones periódicas (revistas):

Diapositiva2

Diapositiva3

Veamos otros datos culturales:

  • El 68,9% de los entrevistados no ha visitado ningún museo en lo últimos doce meses.
  • Un 49,7% dice no haber ido nunca al cine el último año.
  • Un 74,7% no ha acudido los últimos doce meses a una biblioteca
  • Un 57% no ha entrado en una librería.

Podría poner muchos ejemplos más, pero no vale la pena. El país esta como está y la debacle cultural de estos años, obviamente muy influida por la crisis y la merma brutal de las rentas, nos ha puesto ante una triste realidad. Culturalmente no somos los reyes del mambo.

Soy dela opinión que en la actualidad se está leyendo más que nunca, otro problema es la calidad de esa lectura, que probablemente sea mínima, por lo que a mi juicio lo que se impone es el diseño de un plan de calidad en lectura y una encuesta nacional sobre lectura (papel y digital) de carácter bienal.

Todos los datos nos muestran que España se encuentra a la cabeza en el consumo de dispositivos electrónicos. El 93% de la población entre 16 y 64 años tiene un smarthpon (3 de cada 4 españoles ha renovado su smartphon o tableta en el último año, es decir el 74%), y el 88% el ordenador. El 81% de los internautas en edades comprendidas entre los 18 y 55 años utilizan redes sociales, lo que representa más de 15 millones usuarios en nuestro país, Además, los españoles pasan casi dos horas al día consumiendo correo electrónico, redes sociales, wasap, etc… Facebook lo utiliza un 84%, Twitter el 48, Whatsapp el 82%), Google un 48% y YouTube el 89%. Un consumo de atención que impide leer libros en sentido tradicional. Lo que demuestra que la gente está “leyendo” en pantallas.

Sobre este tema acaba de aparecer un libro sumamente interesante que recomiendo vivamente. Se trata del libro “Leyendo entre pantallas”, de Raquel Gómez-Díaz, Araceli García-Rodríguez, José Antonio Cordón-García, y Julio Alonso-Arévalo, editado por Trea. Lo que ya es una evidencia es que existe una relación inversamente proporcional entre la lectura en pantallas (se lea lo que se lea) y el consumo y adquisición de libros. A este problema hay que darle más de una vuelta.

Leyendo_entre_pantallas
Creo que hay que aprovechar este caudal de acceso y conexión para diseñar planes de trabajo que mejoren la salubridad pública de la lectura y, si es posible, dinamizar el consumo de libros en papel y digital.

Es por ello que considero imprescindible, al igual que ha hecho la Generalitat de Valencia, lanzar un Plan de Lectura (y yo añadiría Calidad), pero recurriendo a técnicos y especialistas para su diseño, implementación y control, en España hay grandes especialistas en el tema que deben colaborar para diseñar un plan de trabajo sobre el tema, y en paralelo preparar una Encuesta Nacional de Lectura que permita discriminar lo que la gente está leyendo. Creo que los poderes públicos tienen mucho que aportar al asunto, mis recomendaciones y/o sugerencias van en esta línea:

  • Dinamizar el ritmo de crecimiento de inversión pública en promoción de la lectura y dotación de bibliotecas.
  • Impulsar una revisión de los principios y fundamentos que sustentan los planes de promoción de la lectura.
  • Explorar nuevas formas de comunicar los planes de lectura para desplegar su influencia en la ciudadanía.
  • Fomentar acciones de promoción de la lectura desde las bibliotecas, familia, escuela, colegios, institutos, etc. Construir una infraestructura sólida.
  • Incentivar las iniciativas privadas bajo diversas formas de responsabilidad social empresarial y mecenazgo, y ampliar la colaboración entre lo privado y lo público.
  • Incentivar la demanda mediante bonos y/o descuentos especiales a la adquisición de libros (papel o digital) subsidiando el consumo entre los jóvenes como forma de introducirlos en operaciones comerciales como ciudadanos consumidores.
  • Unificar metodologías de encuestas y planes con Cerlalc, para poder comparar posteriormente los logros con los de otros países de habla castellana.

Con una Encuesta de Lectura y un Plan de Calidad en Lectura lo siguiente sería abordar e impulsar un Congreso Nacional sobre Lectura. A mi juicio, la industria editorial tiene cosas que aportar, pero en lo fundamental deben ser los especialistas los que lideren el tema. En cualquiera de los casos se impone una reacción urgente ante estos problemas. Tanto los poderes públicos como los partidos políticos han abdicado de su responsabilidad en este tema, y no queda más remedio que ejercer presión desde la sociedad civil si queremos salir de este marasmo. Desgraciadamente “hoy no todo está en los libros”.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

3 Comentarios

  1. […] Leyendo el avance del Barómetro del CIS de junio, que es un barómetro general de preguntas sobre multitud de temas, aparece la pregunta nº 30, en la que se pregunta por los libros que se han leído en los últimos doce…  […]

    Responder

  2. […] Fuente original: ¿Cuánto leemos? – Antinomía libro. […]

    Responder

  3. […] Leyendo el avance del Barómetro del CIS de junio, que es un barómetro general de preguntas sobre multitud de temas, aparece la pregunta nº 30, en la que se pregunta por los libros que se han leído en los últimos doce meses, y el resultado es una evidencia, que los libros no se leen, pero…  […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s