filboEl día 24 de este mes pasado el Gremio de Editores de Madrid comunicaba, mediante la circular 12/16, a sus asociados que la edición española no tendría stand en la Feria Internacional del libro de Bogotá. La lectura de la circular me causó una profunda desolación, por no decir indignación. Aunque a renglón seguido he decidido tomármelo a chufla y con humor. La FGEE intentó montar un stand colectivo pero no ha habido quórum de participación. Hasta aquí todo OK. Pero surge una seria, serena e indignada reflexión. ¿No hay editores dispuestos a ir a la FilBo? ¿Por qué? ¿No será porque los precios que se les exige son prohibitivos? ¿Es casual que los stands en Guadalajara de La Panoplia o el de ARCE tengan overbooking en cuanto a pequeños editores que quieren participar? Para nada, la diferencia es el precio (y el valor).

Es evidente que es un problema de dinero, o mejor dicho, de tarifa. La FGEE ha hecho de estas ferias (y de casi todo lo que toca) una caja registradora de entrada directa de efectivo, con unos precios que resultan desalentadores para la pequeña edición, y llegados a esta situación se impone, desde el eslogan de la marca España (en edición) que los poderes públicos tomen cartas en el asunto, desde el ICEX al Ministerio de Cultura. Vengo diciendo desde hace ya muchos años que observo cómo la edición española está ante una deriva muy peligrosa en LATAM. España, por tamaño de su industria editorial, debería tener el stand más grande en todas las ferias de ese continente, un stand permanente durante toda la fería, no de dos o tres días (los días profesionales). El camino elegido es la vía directa a la desaparición de la edición española en América.

Hace unos días publicaba en Facebook una diapo, que reproduzco aquí de nuevo, sobre la evolución de nuestras ventas en ese continente. Observen, queridos lectores, la evolución de las mismas.

Present

Una lectura detallada de la diapositiva debe llevar a una reflexión muy profunda. Si se tiene en cuenta el volumen de empresas editoriales que exportan de manera continuada y su naturaleza (pequeños editores independientes), y se pondera su cifra sobre lo que representan en comercio interior, la cifra resultante es escalofriante en el descenso. No ir a Bogotá no significa nada para los grandes grupos editoriales, los que tienen sus filiales en ese continente,  pero representa un mundo para la pequeña edición. Este es el problema.

Observemos que un 34% de las cuotas que las editoriales pagan a su gremio local se va de manera de manera automática y directa a sostener la estructura de la FGEE. La observación es clara, ¿no resulta una estructura muy costosa en función de la carencia de servicios que el editor recibe como contraprestación? ¿No explica todo esto que la agremiación este bajando año tras año?

Y pienso ahora en las preguntas del millón de dólares:

  • ¿Hasta cuándo va a admitir la pequeña edición esto?
  • ¿No ha llegado el momento de una organización independiente de los pequeños editores?
  • ¿No deberían intervenir los poderes públicos?

En el caso de FilBo, un feria que por su tamaño y organización en pabellones temáticos, es especialmente agradecida para con la pequeña edición independiente, resulta completamente desolador conocer que no se asiste, pues nada, a vivir que son dos días y sálvese el que pueda.

Pero contrastemos ahora las importaciones de libros que España compra a los editores de LATAM. la cifra resulta casi un insulto a la inteligencia.

IMPORT LATAM

Pero a partir de estas nanocifras observo una oportunidad de negocio, la digitalización y,  sobre todo, la impresión bajo demanda (POD). Este es el camino que se abre entre ambos lados del Atlántico.

Es obvio que se impone un plan de choque para recuperar espacio y complicidad de la edición española en ese continente, la duda que observo es quien debe liderar esto, la solución debe provenir de la edición independiente, pequeña y marginal, y no de los que forman parte del problema. En resumen, un esperpento, pero con daños colaterales.

 

 

 

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

Un comentario

  1. Verdades incontrastables, pero que ya hace unos años que unos y otros venís (o venimos) diciendo, con qué reflejo? Con qué reacción? Aquí lo dejo porque seguir es desalentador.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s