ebook_lanceEn los últimos tiempos varios amigos han puesto a la venta de segunda mano numerosos libros en papel en algunas de las librerías de Internet que ofrecen este servicio, mucho más bajo el prisma de comprobar el funcionamiento del servicio y la elasticidad al precio, que por generar una fuente de ingresos. Pero la semana pasada uno de estos colegas me llamo para comentarme que tiene un proyecto en estudio para lanzar una librería en Internet solamente de venta de ebooks de segunda mano.

¿Es posible comercializar ebooks de segunda mano? ¿Es legal? ¿No hay un conflicto de derechos? Es obvio que cuando uno compra un ebook viene protegido por DRM (de Adobe) en el 98% de los casos, es todavía algo heterodoxo las editoriales que comercializan sin el protector, que por cierto solo perjudica al que paga por el contenido y a mi juicio debería ser abandonado de manera inmediata por los editores. Una vez que un usuario ha adquirido un libro electrónico tiene hasta seis veces para ser alojado en seis dispositivos diversos. Si un usuario tiene cubierto este cupo el ebook no podría ser traspasado o vendido a otro usuario. La solución que mi colega me planteaba a este problema es que el fichero sería desprotegido por la librería que los oferta. Al preguntarle si este asunto se lo había planteado a alguna editorial me señalo que no era necesario. Sus explicaciones me parecieron meditadas pero no me convencieron demasiado. Entendí que si lanzaba la librería mucha gente vendería sus ebooks y que efectivamente podía existir un mercado, pero no sé cómo encajarían eso muchas editoriales, y mucho menos las entidades de gestión de derechos (voraces cajas registradoras, para entendernos). ¿No se abriría un problema de derechos?

Mis dudas surgen al considerar el libro electrónico como software y por tanto como venta de un servicio, ajeno al objeto físico que es el libro en papel. Otra duda es la de pensar que si el fichero pasa del ordenador del que vende a través de la librería al dispositivo del que compra, solo puede hacerse una vez, ¿Cómo controlar que el usuario vendedor no vende el mismo contenido varias veces? Esto sería ilegal, ya que estaría haciendo reproducción del contenido con fines de lucro….Me señala mi colega que tecnológicamente esto lo tiene resuelto y me explica el mecanismo pero me pide que no revele su hallazgo técnico. La idea sería algo parecida a un club de usuarios del libro digital de segunda mano controlado por la librería que actúa de intermediaria.

Hago un esfuerzo mental para ver la dimensión de este mercado secundario en tamaño y comparo las cifras diarias de producción y venta de libros en papel con las descargas digitales. El cuadro, con datos de 2013, es elocuente en cuanto a la dimensión que podría tener un mercado de segunda mano de ebooks ahora mismo. A mi juicio habría que esperar a una maduración del mercado digital del retail, ahora mismo ganar dinero en ese mercado parece una quimera.

cifras_ebooks

Cuando pregunto por los márgenes me señala que el precio lo pondría el que vende, la librería cobraría un porcentaje del 25%, de este porcentaje y según su plan de explotación podría llegar a trasladar hasta un 10% a las editoriales. Un tema que ha contemplado y no ha resuelto es el de colocar una marca de agua al pasar el fichero a través del motor de la librería, es decir, anotar el flujo entre vendedor y comprador, el problema es que el software para hacer esto con el que ha probado es caro cuando se compara con el coste unitario de la transacción del producto.

Es razonable pensar que con un mercado más desarrollado esta posibilidad de comercialización será más que real, pongo como ejemplo mi caso, he comprado muchísimos libros digitales de numerosas editoriales, pero no para leerlos, yo sigo leyendo en papel, sino para ver cómo están producidos, maquetados, etc, es decir, la calidad técnica del fichero. ¿Para que los quiero en mi ordenador? Obviamente para nada. También podría donarlos a una biblioteca, ¿no?

Esto me hace pensar que quizá si exista público que desearía poder deshacerse de muchos títulos digitales adquiridos. Y puede existir también una franja de clientes potenciales que busquen libros que no son novedad y poder adquirirlos a precios muy bajos, bajo el prisma de que a diferencia de un libro en papel, no se debe preocupar sobre si el libro está en buen estado o tiene la cubierta muy deteriorada. En el caso digital es como un libro nuevo a precio de lance.

Después de darle muchas vueltas al asunto mi opinión es que la adquisición de un producto, sea de naturaleza física (átomos) o de código binario (bits) implica propiedad para el que paga, por tanto sería perfectamente legal venderlo, regalarlo, tirarlo o destruirlo. Al igual que ciertos derechos de los consumidores son conculcados muchas veces por las marcas, y denunciados por las organizaciones de consumidores, al adquirir un ebook la editorial que vende el producto debería especificar el alcance y dimensión de los derechos que tiene el consumidor sobre el producto, es posible y probable que si te acercas a un producto para adquirirlo y te limita los derechos de propiedad, uso y disfrute, muy probablemente muchos usuarios no adquirirían el producto, es decir, dejarle al comprador muy claro si lo que está adquiriendo es de su absoluta propiedad o si es un usufructo o alquiler del producto bajo condiciones restrictivas.

Y termino, ni que decir tiene que le recomendé a mi colega que se fuese directo a visitar a algún abogado experto en propiedad intelectual, tipo Javier de la Cueva, antes de lanzar nada al mercado, con la susceptibilidad que hay sobre estos temas entre editoriales y entidades de derechos, se está metiendo en un jardín complicado. La idea es buena, incluso brillante, pero los flecos e interrogantes que abre son enormes, y con la brigada del copyright en modo vigilancia, algunas ideas nuevas de negocios digitales deben ser muy sopesadas buscando un respaldo legal muy amplio.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

6 Comentarios

  1. Yecid Rios 23/09/2014 en 17:03

    Muy probablemente la venta de ebooks de segunda mano requiere autorización de los titulares de derecho (editores y autores). La razón es que en el ámbito digital el derecho a controlar las subsecuentes reventas de las obras no se agota, como si sucede en el medio análogo. En Europa lo anterior se fundamenta en la Directiva Europea 2001/029 Considerando 29. En USA hubo un caso muy parecido al que se plantea en la columna, Redigi vs. Capitol Records, donde se concluyó que el derecho de distribución no se agota en las transmisiones digitales de obras. En Europa también hubo un caso parecido Usedsoft vs. Oracle, donde se señaló que estos mercados de segunda mano son posibles pero solo para el caso del software (no de las obras literarias o artísticas incluidas en el mismo) Un estudio mas completo sobre el tema lo pueden consultar en: http://www.cecolda.org.co/images/columnista/El_agotamiento_del_Derecho_de_Autor_y_los_Derechos_Conexos.pdf

    Responder

  2. […] Una colaboración de @ntinomias Libro […]

    Responder

  3. Cuando cuento un chiste que me han contado a mí, ¿estoy transmitiendo un bien de segunda mano?

    Responder

  4. Pedro García-Ramos 22/09/2014 en 12:04

    Estoy de acuerdo con la salvedad de que la realidad suele ir delante de la teoría. Los huecos del mercado actual se rellenan de inmediato y lo difícil es vaciarlos para llenarlos correctamente. En el día de hoy están a la venta (España, eBay) 344 libros electrónicos usados, desde 100 euros a 6,99 euros. No me he parado a ver los de Europa, Mundo pero el número debe ser increíble. Multiplíquese por los otros infinitos canales de venta. Me pasa por la cabeza que los sucesivos y legales derechos tendrán que adaptarse, o pasará como con los demás mercados: como nadie hacia nada hemos tenido que autoregularnos. Vamos a hacer lo que nos salga…

    Responder

  5. De acuerdo de inicio a fin. La labor de señalar los derechos del lector, junto con los del autor debe partir de las editoriales, lo he dicho un sin fin de veces.

    Responder

  6. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En los últimos tiempos varios amigos han puesto a la venta de segunda mano numerosos libros en papel en algunas de las librerías de Internet que ofrecen este servicio, mucho más bajo el prisma de comprobar el funcionamiento d..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s