Plan_rescate

Hace un par de días entré en una librería de barrio a comprar el libro de Podemos, Conversaciones con Pablo Iglesias, editorial Turpial. Al verlo en el escaparate me lancé a comprarlo. La chica que atendía en la tienda resultó ser una antigua alumna mía, por lo que me entretuve conversando un ratito con ella. Eran las 19:45 de la tarde. La chica me confesó que era el segundo libro que vendía en toda la tarde.

En paralelo he estado viendo algunas hojas del Nielsen de estas últimas semanas. Da vértigo mirar las ventas. Desgraciadamente cuando hace ya varios meses aventuré que el sector seguiría cayendo no me equivocaba. ¿Hasta dónde puede caer esto? Con las cifras de 2013 el sector ha retrocedido al año 1995 en su volumen comercial. Con ser muy grave el asunto hay una cosa mucho peor. La inacción del sector en cuanto a políticas de choque, a planes alternativos. Hace unos días leí la presentación y aprobación de una proposición en la Comisión de Cultura del Congreso para establecer un plan de rescate de las librerías. Fue aprobada por unanimidad pero las enmiendas del PP dejaron fuera la dotación económica. La propuesta además estuvo gafada, pues se votó el día 1 de junio, día en el que se debatía la abdicación del Rey. La situación actual es que se está a expensas de que el Secretario de Estado de Cultura reciba a Cegal y les proponga algo. Me sorprendería que apoye con efusividad el tema. Apostaría doble contra sencillo a que esto se queda en «agua de borrajas», pues el poder de lobby de los gremios de libreros es más que limitado.

Me dicen que con motivo de la nueva articulación en la Cámara del Libro de todos los gremios a nivel estructural y organizativo, sobreentiendo que se intenta dotar a la Cámara de un mayor nivel de atribuciones y competencias, se puede impulsar el proyecto desde la Cámara con el apoyo de la edición y de la distribución. También me señalan que se está estudiando un cambio estatutario de la Cámara. A los numerosos editores que he preguntado por el tema desconocen totalmente el asunto, me imagino que sólo se conocerá el tema en las alturas del establishment gremial. ¿No sería conveniente una trabajo de análisis y reflexión sobre el tema de abajo a arriba? A mi juicio parece razonable. Las cámaras tenían un papel relevante como aglutinador del sector durante el siglo XIX y comienzos del XX, pero desde mediados los años 70 su papel quedó en un control de la actividad esencialmente exportadora y de control estadístico. La migración hacia la venta digital supone que ya no hay DUAs ni INTRASTAT, de aquí que la función estadística que asumían se vea ciertamente desdibujada en la actualidad. El volumen de comercio exterior que se escapa a su control es hoy muy grande y será muchísimo más en el futuro. Es por ello que parece razonable estudiar y reflexionar sobre qué papel se le quiere atribuir ahora.

En cualquier caso, soy de la opinión de que el plan de rescate de las librerías debería ser un documento que estuviese colgado en numerosas webs, incluyendo obviamente la de Cegal, doy por sentado que está redactado y articulado, y con la posibilidad de adherirse al mismo por editores y distribuidores, pienso lo mismo del Código de Buenas Prácticas, del que vengo hablando desde 2008. ¿Está redactado? ¿No se debería colgar y difundir masivamente?

Las librerías señalan que desde 2008 han perdido un 40% de sus ventas, los indicadores que me hacen llegar algunos editores sobre sus ventas a través de la distribución confirman este ratio y en numerosos casos lo superan, en este tema las alarmas hace ya tiempo que se dispararon. Las librerías, en general, están abiertamente en situación de quiebra técnica. Y en este punto me surge una duda: si los hábitos de compra se están desplazando hacia la compra a través de librerías online (todos sabemos que conseguir títulos que no sean de rabiosa actualidad es un suplicio), ¿Qué parque de librerías sería el óptimo para sostener la industria? Soy de la opinión de que en España no faltan librerías, lo que sí es perentorio tener son librerías de fondo, obviamente el espacio y numero de lineales es finito, y cuando se lanzan al mercado 80.000 títulos al año no hay espacio para sostener esta avalancha, por lo que una concentración de la distribución en un par de hubs de distribución posibilitaría a las librerías físicas competir vía servicio entregando al cliente libros en 24 horas, como esto no ocurre es normal que el cliente acabe por eludir «costes de transacción» a la hora de buscar libros y desplace el consumo hacia pedidos a través de Internet.

Se puede observar este comportamiento en Estados Unidos y Reino Unido, aunque aquí el desplazamiento del consumo podría tener una explicación quizá diferente.

Fisicas_a_online

En paralelo la venta de libros en librerías independientes y cadenas físicas sigue bajando:

descenso_ventas_librerias

En España muchas proyecciones hablan de que se ha pasado del 5% al 18% en la venta de las librerías online (papel y digital). ¿Qué está ocurriendo? Son numerosos los amigos que me señalan que ya no visitan librerías, que cualquier libro que quieren lo piden por Internet, creo que conviene realizar una reflexión más profunda sobre el tema, de ser exactamente así supone un cambio radical en cuanto a diseño de canales de comercializacion.

En cualquiera de los casos, considero imprescindible el Plan de Rescate de las Librerías, pero llegados a esta situación creo que habría que acompañarlo de un plan de rescate del sector. Me hace gracia leer que la industria del automóvil se está recuperando, pero nadie señala la avalancha de ayudas y de incentivación de la demanda que este sector industrial ha tenido desde el comienzo de la crisis. Ellos si han tenido un plan B, el sector del libro no. ¿De quién es la responsabilidad?

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

6 Comentarios

  1. […] Colaboración de:   https://antinomiaslibro.wordpress.com/2014/07/14/plan-de-rescate-urgente/ […]

    Responder

  2. […] editorial se encoge y el terreno cede bajo sus pies. Las muchas advertencias de personas como Manuel Gil Espin (luego podremos estar o no de acuerdo con sus receta para salir dl impás) , o en el mundo […]

    Responder

  3. Me he dejado de hacer el seguimiento. Si quiere replicar mi comentario.
    Disculpe.

    Responder

  4. Hola. Sr. M Gil.
    Me gustaría comentar su post sobre Plan de rescate urgente.

    Encuentro muy acertado el título que acompaña su reflexión, pero creo que no desarrolla lo más importante al respecto.
    Puedo entender que es necesario ayudas a un sector que requiere de un nuevo replanteamiento y eso no se puede hacer sin un cierto empujón y facilitadores económicos y de financiamiento a diferentes niveles, para un reajuste empresarial, replantear el modelo de negocio, abordar tecnologías y afrontar un desafío de esta magnitud. Para quien se le pasó el tren.

    Pero encuentro muy discutible que la primera propuesta que se hace desde el gobierno sea la de la pieza mas discutible del sector. Es decir las librerías. Ya que eso sería lo mismo que decir que hay que ayudar a los colmados por la llegada de los hipermercados, La de las pequeñas tiendas de ropa por la llegada de los grandes almacenes. Etc.
    No creo que aporte nada mas que subsidios intentar salvar un modelo de negocio que solo interesa ya a un pequeño grupo de aficionados suficientemente anquilosados, como yo, como para disfrutar de una visita a una librería.
    Dicho plan no va a cambiar nada. Cada vez se compra menos físicamente porque cada vez tiene menos sentido el concepto de librería física.

    Es innegable que el nuevo consumidor se mueve en un nuevo canal para el sector. Esto no es la muerte del sector sino un nuevo enfoque, Los que sólo pueden vivir en el ‘otro’ canal están
    expuestos a la extinción,( Hoy la música por Internet en venta legal superar la física…)

    Ya puestos salvemos a los Kioscos también porque la gente ya no compra casi revistas, Salvemos a las tiendas de muebles porque llegó IKEA , etc etc.

    Sin querer postular creo que la manera de hacer sobrevivir a una librería no es exponiendo un fondo enorme, o financiando reducir o sufragar el modelo de negocio a costa de todos. Sino puede que sea todo lo contrario. Donde se atiende a comprador por comprador con información sobre sus gustos, sus preferencias, sobre una compra dirigida tipo pull . Vayámonos olvidándonos del push. La evolución de una librería es añadir un coste de mejora en el tiempo y en la busqueda. Intentar superar a amazon o a librerías por Internet mediante el push , la exposición del libro social, el libro de moda es ir directo al precipicio por mucha ayuda que se de.

    Añadir servicios adicionales a las librerías que aporten marcos de diferencia, centros de lecturas, centros de atención, centros de calidad si hay 80.000 libros como bien decías. Lo importante es escoger. Y habrá gente que escogerá un servicio así. Pero también reconozco que eso no da para tantas librerías…

    Por tanto mi conclusión es que es imprescindible un rescate del sector a la vez que es totalmente innecesario y contraproducente el rescate del último eslabón que son cosas muy distintas a mi ver. (Contradiciendo su postura final de su artículo)

    Con toda mi atención a su magnífico blog del que soy fiel seguidor.
    Saludos Cordiales.

    Responder

  5. […] piden también planes urgentes de rescate, pero creo que las urgencias nunca nos sacarán del auténtico atolladero estructural en el que […]

    Responder

  6. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hace un par de días entré en una librería de barrio a comprar el libro de Podemos, Conversaciones con Pablo Iglesias, editorial Turpial. Al verlo en el escaparate me lancé a comprarlo. La chica que atendía en la tienda result..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s