desplome

Hace unas semanas mantuve una larga conversación con un ejecutivo de un grupo editorial grande, el chico se teme en cualquier momento un reajuste de plantilla en su grupo, es una persona a la que tengo en gran estima por su profesionalidad y cuyo nivel de información sobre el sector, tanto en España como fuera, es enorme. Obviamente maneja información no sólo de paneles e informes privados, sino también de los canales de distribución de manera directa. Le pregunté por su previsión de cierre de 2013, y para mi sorpresa, pues algunas de mis fuentes me hablaron a finales de diciembre de una caída del 10%, me la elevó al 13%. Alguien puede decir que tres puntitos son poca cosa, pero en los volúmenes tan raquíticos que se manejan ahora en comercio interior tres puntos son más de 100.000 euros. Otra pregunta que le plantee era buscar hasta donde había retrocedido el sector, y en esto fue concluyente: el sector tiene hoy el mismo volumen comercial que el que tenía en 1995. Finalmente le pregunté su opinión acerca de si la crisis había sido especialmente dura con empresas grandes mucho más que con las pequeñas. Efectivamente me lo confirmo.

Una vez en casa me puse a desarrollar un gráfico del volumen de Comercio Interior dese 1999 a 2013, y que reproduzco aquí:

facturacion_c_i

Es evidente que estamos hoy en el año 95, con todo lo que esto implica. Hay que valorar que la cifra de facturación de 2013 está tomada con una caída del 10%, lo que significa 2.200 millones de euros en 2013. Confío en que este año el avance de datos aparezca en mayo y no en octubre como lo ha hecho el año pasado. Esto significa que desde 2008 a 2013 el sector ha perdido en su volumen interior la brutal cifra de 985 millones de euros. La caída causa vértigo y escalofríos.

El otro dato que comprobé es la repercusión de la caída de la facturación en función del tamaño de la empresa. Y el gráfico también es concluyente, los datos son del Informe de Comercio Interior cerrados a 2012.

Evolucion_facturacion

Según esto, la perdida de volumen, tomando como el 100% la cifra del año 2008, en las empresas muy grandes sería del 30%, el 22% en las grandes, el 15,6% en las medianas y 7,7% en las pequeñas. Obviamente una caída tan enorme de las empresas muy grandes y grandes tiene una repercusión descomunal en el entramado. Tengamos en cuenta que las 7 empresas muy grandes (más de 60 millones de euros) junto a las 20 empresas grandes (de 18 a 60 millones de euros) representan el 62,7% de todo el negocio del libro, dejando el 37% restante a repartir entre muchos cientos de empresas pequeñas y medianas. Para estas pequeñas empresas, la atomización estructural que tienen es un serio problema, sobre todo cuando sería imprescindible agrupaciones de mayor tamaño buscando sinergias, economías de escala, eficiencia. En esta línea argumental en estos últimos días han aparecido dos magníficos post de Martin Gómez y Aharon Quincoces.

Y ya puestos a poner al día datos miro los de Fande, es decir, los dato de la distribución de libros en España. Como el año pasado no se publicó el habitual informe con los datos de 2012 (me imagino que con los recortes no debieron otorgarles la subvención o no la llegaron a solicitar), si quieres tener los datos actualizados hay que pedírselos, cosa que amablemente me han suministrado. Al menos la disposición a dejar las magnitudes básicas es algo a resaltar. Los muestro aquí:

Distribucion

No hace falta insistir también en la caída de la distribución, pero hay un par de datos que me llaman poderosamente la atención. Por un lado, proporcionalmente han ganado casi un punto de cuota sobre comercio interior; y por otro, y este dato es alarmante, si su facturación representa el 58% del Informe de Comercio Interior (de los editores), esto significa que un 42% del mercado del libro en España no pasa por la distribución ni por las librerías, y tiendo a pensar que en precio libre. Para defender el tejido librero no valen los discursos cínicos y fariseos.

Pese a que las devoluciones han aumentado un 24% desde 2007, y que el valor final (36,2%) está en cierta consonancia con el dato de devoluciones que muestran los editores (33,6%) soy de los que consideran este dato como poco creíble. Alguna vez he comentado este dato a editores y me ofrecen una metodología de cálculo que lo distorsiona totalmente, si un editor no desagrega la venta que realiza sin derecho a devolución, por ejemplo las exportaciones a América, el dato que introduce en el cuestionario tiene a reducir radicalmente el ratio. En fin, a mi juicio el ratio de devoluciones hace tiempo que supero holgadamente el 45%, pero no tengo una muestra lo suficientemente representativa para demostrarlo. La devolución es hoy una muestra palpable de la insostenibilidad absoluta de un modelo de edición.

Por otro lado, y en este punto no se está reflexionando lo suficiente, el masivo abandono de la compra para abrazar la «consignación» y/o el depósito, hace perder valor al ratio.

Tasa_devolucion

¿Cómo vamos a fortalecer las librerías con unos volúmenes tan exagerados de venta directa y por canales directos al cliente final? Sobre este tema he reflexionado en muchas ocasiones y mi divisa estratégica es muy clara: el editor debe editar, el distribuidor distribuir y el librero vender. O como insiste mi colega Joaquin Rodriguez: «El futuro de las librerías es indisociable de la política de preservación del patrimonio cultural de un país». Pues confiemos en que el sector, y las administraciones, se tomen esto en serio, igual que ocurre en Francia, Alemania e incluso en Estados Unidos.

No quiero terminar sin antes matizar seis reflexiones que me parece interesante compartir:

  1. Creo que no se ha tocado fondo, mi sensación es que en 2014 el sector seguirá bajando, aunque muy probablemente ya en un porcentaje mucho más pequeño.
  2. Vamos a un sector mucho más pequeño e hiperfragmentado en oferta y en demanda de lo que hemos conocido hasta ahora.
  3. No es bueno caer en la autoflagelación, pero si reconocer que no hemos sido capaces de lanzar planes de choque para detener el desastre.
  4. Una crisis estructural y coyuntural de estas proporciones debería hacer reflexionar al establishment del sector sobre qué cosas no se han hecho o se han hecho mal.
  5. Después de esta crisis nada volverá a ser lo que era. Los datos macroeconómicos así parecen plantearlo: desempleo, jóvenes expulsados del mercado laboral, baja tasa de natalidad, envejecimiento de la población, pobreza, bajas rentas, riesgo de exclusión, etc. Avanzamos a una industria de un menor tamaño que para sostenerse necesitará muchos menos puntos de venta, y la posibilidad de desarrollo de ecommerce y venta online se amplían.
  6. Como muchos de los imperativos sistémicos del sector están hoy manifiestamente cuestionados, y con ciertos mantras desaparecidos, como industria insertada dentro del ámbito del consumo, debe plantearse un horizonte a diez años y unos diseños de escenarios posibles, un serio ajuste de magnitudes y un relativo y controlado decrecimiento estructural buscando un procomún del sector. Llegados a este punto no vale el «sálvese el que pueda», se hace necesario encontrar soluciones colectivas, consensos, abrirse a ideas nuevas, y buscar liderazgos.
Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

8 Comentarios

  1. […] fatal para una editorial pequeña o mediana. La evolución de la distribución es fuente de numerosas reflexiones entre los profesionales del libro desde hace […]

    Responder

  2. […] Las hemos sacado de un extenso e interesantísimo artículo publicado en Antinomias Libro: ¿Ha tocado fondo la Galaxia Gutenberg? […]

    Responder

  3. Manuel: Soy excéptico ante las ‘soluciones colectivas’ más allá de la ‘normalización informacional’ que ya sería mucho porque las lógicas de mercado son muy distintas fruto precisamente de la fragmentación y de los nichos. Sigo pensando que un sector de cifras ‘macro’ que son suma de muchas ‘micro’ y donde los intereses, por tipo de contenidos y por estrategia de mercado son tan diversos es, por decirlo con una palabra un tanto provocadora, una MENTIRA.
    Ya sabes que hay matices, pero no toca aquí alargarse 😉

    Responder

  4. […] Creo que no se ha tocado fondo, mi sensación es que en 2014 el sector seguirá bajando, aunque muy probablemente ya en un porcentaje mucho más pequeño.Vamos a un sector mucho más pequeño e hiperfragmentado en oferta y en demanda de lo que hemos conocido hasta ahora.No es bueno caer en la autoflagelación, pero si reconocer que no hemos sido capaces de lanzar planes de choque para detener el desastre.Una crisis estructural y coyuntural de estas proporciones debería hacer reflexionar al establishment del sector sobre qué cosas no se han hecho o se han hecho mal.Después de esta crisis nada volverá a ser lo que era. Los datos macroeconómicos así parecen plantearlo: desempleo, jóvenes expulsados del mercado laboral, baja tasa de natalidad, envejecimiento de la población, pobreza, bajas rentas, riesgo de exclusión, etc. Avanzamos a una industria de un menor tamaño que para sostenerse necesitará muchos menos puntos de venta, y la posibilidad de desarrollo de ecommerce y venta online se amplían.Como muchos de los imperativos sistémicos del sector están hoy manifiestamente cuestionados, y con ciertos mantras desaparecidos, como industria insertada dentro del ámbito del consumo, debe plantearse un horizonte a diez años y unos diseños de escenarios posibles, un serio ajuste de magnitudes y un relativo y controlado decrecimiento estructural buscando un procomún del sector. Llegados a este punto no vale el «sálvese el que pueda», se hace necesario encontrar soluciones colectivas, consensos, abrirse a ideas nuevas, y buscar liderazgos.  […]

    Responder

  5. […] leyendo esta noticia ¿Ha tocado fondo la Galaia Gutenberg? en uno de los blogs que sigo @ntinomiaslibro, no he podido evitar compartirlo. Interesante para […]

    Responder

  6. […] ¿Ha tocado fondo la Galaxia Gutenberg? | Antinomias Libro. […]

    Responder

  7. Creo que estamos en un escenario de pirámide invertido. El mercado ha decrecido en estas magnitudes, pero ¿la capacidad industrial ha decrecido en la misma? ¿O ha decrecido en una proporción menor? Creo que estamos cercanos a tocar fondo (a lo largo de este 2014 vermos si se confirma la tendencia) pero temo que no ha concluido el proceso de reconversión industrial del sector.

    Responder

  8. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hace unas semanas mantuve una larga conversación con un ejecutivo de un grupo editorial grande, el chico se teme en cualquier momento un reajuste de plantilla en su grupo, es una persona a la que tengo en gran estima por su p..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s