logoBNEpositivo

Hace unos días la Biblioteca nacional de España colgó en la página del Ministerio el borrador del Real Decreto que regulará el depósito Legal Digital

El objetivo es:

regular el procedimiento de gestión del depósito legal de las publicaciones electrónicas, con la finalidad de cumplir con el deber de preservar el patrimonio bibliográfico, sonoro, visual, audiovisual y digital de las culturas de España en cada momento histórico y permitir el acceso al mismo con fines culturales, de investigación o información, de conformidad con lo dispuesto en la Ley 23/2011, de 29 de julio, de depósito legal, así como en la legislación sobre protección de datos y propiedad intelectual.

La idea es abrir un plazo de reflexión (hasta el día 21 de diciembre) entre todas las industrias afectadas para recibir ideas, reflexiones y matizaciones para el procedimiento de registro de ese tipo de publicaciones. La BNE publicado un post explicativo y una dirección de correo electrónico para recoger las propuestas.

Debido a la enorme importancia que este documento tiene para el sector editorial, se va a celebrar el próximo día 20 de diciembre un encuentro en la BNE para explicar a todos los editores el procedimiento que se quiere implementar.

Desde que en 1996 Internet Archive se propuso crear la gran biblioteca de internet y empezó a guardar webs de todo el mundo, muchas instituciones –principalmente archivos y bibliotecas nacionales- la han seguido. La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, la Biblioteca Británica, las bibliotecas nacionales de Australia, Canadá, Francia, Suiza, Suecia, Dinamarca, Japón y muchas otras han estado rastreando y guardando la web.

La Biblioteca Nacional de España lleva rastreando y guardando el dominio .es desde el otoño de 2009, con la ayuda de Internet Archive. Desde entonces se han llevado a cabo ocho recolecciones masivas del dominio .es y dos recolecciones selectivas, una sobre las elecciones generales de 2011 y otra sobre sitios web de Humanidades. Todas ellas constituyen una colección web que alcanza los 100 TB de información comprimida y en la que la Biblioteca trabaja para poder dar acceso a ella lo antes posible.

Instituciones como la Biblioteca Británica o la Biblioteca Nacional de Francia han legislado para regular el depósito legal de las publicaciones electrónicas –la Biblioteca Británica, esta pasada primavera-, y son sus respectivos archivos web la base sobre la que construyen el depósito legal de las publicaciones en línea.

En este real decreto hay varios conceptos radicalmente distintos del depósito legal tal y como lo entendíamos hasta ahora. En primer lugar, se distingue entre documentos publicados en soporte tangible y no tangible. Este real decreto regula aquellas publicaciones electrónicas en soporte no tangible, es decir, las que están en línea. Para los documentos electrónicos en soporte tangible (DVD, CD…) rigen las mismas condiciones de depósito legal que para otros documentos en soporte tangible, lo que ya regula la Ley 23/2011, de depósito legal.

Por otra parte, hay un aspecto muy nuevo en este real Decreto: el sujeto depositante, el obligado al depósito legal, no tiene que depositar nada. Serán los centros conservadores (los designados como tales por las Comunidades Autónomas y la Biblioteca Nacional de España) los responsables de rastrear los sitios web y archivarlos. Los responsables de esos contenidos en línea sólo deberán dejarse rastrear. De esta manera, se trata de facilitar a todas las partes implicadas la constitución del depósito legal. Para aquellos sitios web a cuyos contenidos sólo se pueda acceder mediante usuario y contraseña, se establece que los titulares deberán facilitar a los centros conservadores las claves necesarias para poder acceder a los contenidos, rastrearlos y guardarlos, exclusivamente con el fin de preservar el patrimonio documental y dar acceso a él en las mismas condiciones en las que son accesibles hoy en los centros de conservación todos aquellos fondos –en soporte tangible- que han ingresado por depósito legal, es decir, tomando las medidas necesarias que hagan compatibles el acceso a la información y el respeto a la legislación en materia de propiedad intelectual y de protección de datos personales.

Señalo aquí algunas dudas que me surgen después de leer en varias ocasiones el borrador:

  1. ¿No habrá un registro único sino que puede haber varios incluso por comunidades autónomas?
  2. ¿Una empresa privada podría hacer el papel de conservador de los ficheros?
  3. ¿Los ficheros se depositarían con o sin DRM?
  4. ¿Las propias plataformas de distribución tipo Libranda u Odilo podrían ser conservadores del depósito digital?
  5.  ¿Afecta este depósito digital a los ficheros epub y a los pdf?
  6. ¿También guardaríais un fichero en formato mobi?
  7. ¿Qué ocurre cuando un pequeño editor vende directamente, sin pasar por plataformas, y no tiene ningún sistema de FTP para dejar los ficheros en otro sitio?
  8. ¿Qué queda excluido del registro?
  9. ¿La consulta de esos documentos será en sala o puede ser en remoto?

En resumen, un tema importante que requiere que el mundo editorial se lo tome en serio y ofrezca propuestas constructivas para ponerlo en marcha.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

5 Comentarios

  1. […] López, editora de Sin errata, y Manuel Gil, en su blog Antinomias Libro, se hacen preguntas que compartimos. La entrada en el blog de la Biblioteca Nacional de España […]

    Responder

  2. Manuel, yo creo que únicamente se refiere a los contenidos en línea. Una versión «spanish» del Internet Archive. No creo que afecte para nada a libros u otras publicaciones «cerradas».

    Responder

    1. En realidad, creo que sí hay intención de que también se preserven en este deposito las publicaciones electrónicos cerradas, los libros por ejemplo. Al menos creo que esa era la intención en un primer momento, con la Ley del Depósito Legal en la mano. Lo que tengo dudas es que con este reglamento del depósito digital que ahora está en consulta se haya seguido con esa idea inicial o se haya sabido construir el mecanismo adecuado para llevarlo a cabo. Veremos.

      Responder

  3. […] Hace unos días la Biblioteca nacional de España colgó en la página del Ministerio el borrador del Real Decreto que regulará el depósito Legal Digital. El objetivo es: regular el procedimiento de g…  […]

    Responder

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días la Biblioteca nacional de España colgó en la página del Ministerio el borrador del Real Decreto que regulará el depósito Legal Digital.  El objetivo es: regular el procedimiento de gestión del depósito legal de..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s