V_Congreso_Iberoamericano_Cultura

Un antiguo profesor mío insistía siempre en que si vas a un evento, charla, congreso o ponencia, y no sales con dos o tres ideas para aplicar y/o reflexionar, has perdido miserablemente el tiempo. No puedo decir, después de asistir al V Congreso Iberoamericano de Cultura que venga con dos o tres ideas, pues traigo una maleta de temas, ideas, reflexiones, dudas, de manera que digerir el volumen de información recopilado me llevará bastante tiempo. Desde mi punto de vista, el Congreso ha sido organizativamente impecable y académicamente extraordinario. Me imagino el trabajo de Javier Celaya para estructurar el evento, desde aquí mi más sincera felicitación por su inestimable trabajo.

El Congreso tenía una amplitud de miras que lo hacía casi inabarcable, cualquier manifestación cultural de cualquier país de Iberoamérica allí tenía un sitio para ser difundido y publicitado, la imposibilidad de asistir a todo lo que me podía interesar, pues había ponencias, charlas y mesas que coincidían en el tiempo, me generaban una intensa ansiedad. Casi todo te interesa pero estas obligado a elegir. Reseño aquí algunos datos del congreso:

  • 1.400 asistentes.
  • 174 ponentes.
  • 21 mesas redondas.
  • 20 experiencias digitales.
  • 21 proyectos de emprendedores.
  • 4.000 tweets en redes sociales.
  • 5.000 personas lo siguieron en streaming.
  • Se estima una audiencia total de 12 millones de personas.

En mi caso, tuve que moderar una mesa sobre «Redes de valor del libro en Internet», con unos ponentes de lujo: Carmen Ospina (Penguin Random House), Santos Palazzi (Grupo Planeta), Hugo Achugar (Director Nacional de Cultura de Uruguay) y Ricardo Cayuela (Conaculta, Mexico).

Reseño aquí algunas de las reflexiones que aparecieron en el debate:

  1. El algoritmo digital nos lleva a tener que analizar el sector del libro en termino de redes de valor (circularidad concéntrica y nodos) en vez de cadena de valor (lineal).
  2. Del producto al servicio, y más allá, del producto y el servicio al usuario y su experiencia.
  3. En la red de valor digital, los modelos actuales de comercialización digital, en vez de desintermediar, presentan una fuerte reintermediación. En el fondo y en la forma se parecen a la cadena de valor analógica, quizá la explicación de esto resida en la emergencia de un mercado en estructuración, donde todo el mundo explora.
  4. Ante el nuevo algoritmo de producción, distribución y consumo que representa lo digital, todos los agentes deben modificar algunos de sus roles.
  5. Las librerías y las bibliotecas tienen un papel a jugar en esas redes de valor. En el primer caso porque su ventaja competitiva reside en la relación física con el cliente y en la prescripción, y en el segundo porque se trata de un servicio público de indudable valor.
  6. La red de valor digital puede romper la asimetría del comercio del libro entre España y América, de manera que en los próximos años podemos ver de verdad la conformación de un mercado único del libro en castellano.
  7. La movilidad y las redes sociales serán estructuralmente decisivos en el consumo de contenidos.
  8. Con alianzas y consensos se puede frenar la conformación de oligopolios de distribución y comercialización del contenido.
  9. El papel de los estados y administraciones públicas es decisivo para regular los excesos del mercado.
  10. En muy poco tiempo veremos el surgimiento de plataformas de distribución digital desde muchos países de Iberoamérica.

Termino con dos reflexiones que quiero compartir. La primera, en todos los foros a los que asisto se insiste en que nadie tiene una receta sobre lo que funcionará y acerca de cómo será el mercado en el futuro. Pues claro que no. Y eso es lógico, ante la disruptividad de lo digital el cuestionamiento de nuestro know how es obvio, el problema es que al cambiarnos las preguntas nos hemos desconcertado; la segunda, se habla de una cierta desaceleración del mercado digital en los países anglosajones, puede ser cierto, pero para mí el problema radica en la «curva de adopción de tecnología», el mercado se frena cuando los entrantes son los que se denomina «pragmáticos», que es la gran masa de clientes que no tienen ningún sentido «explorador» y les pesa abiertamente los hábitos de consumo adquiridos por educación y por estado generacional, mientras entre grupo no participe del consumo, no se alcanzará un punto crítico que convierta el consumo digital en un estándar. Al menos para mí este es el problema. Estos ante un mercado en fase de despegue, y los nuevos entrantes al mercado tienen un ritmo de incorporación mucho más pausado.

En resumen, que la mercado le faltan al menos tres o cuatro años para alcanzar un punto de no retorno. Y en este punto las bibliotecas pueden jugar un rol decisivo.

Curva_adopcion

Aprovecho aquí para recordar las conversaciones y charlas con grandes amigos: Fernando Zapata, Bernardo Jaramillo, Manuel Dávila, Bernat Ruiz, Philippe Hunziker, Jaume Balmes, Martin Gómez, Paula Corroto, Ana Cristina Gonzalo, Enrique Pascual, Jorge Portland, Pablo Arrieta, Ana Santos, Arancha Mellado, Luis González, Juan Miguel Salvador, Roberto Igarza…. Y siento olvidarme de otros muchos… Les pido disculpas….

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

4 Comentarios

  1. […] Un antiguo profesor mío insistía siempre en que si vas a un evento, charla, congreso o ponencia, y no sales con dos o tres ideas para aplicar y/o reflexionar, has perdido miserablemente el tiempo. …  […]

    Responder

  2. […] El algoritmo digital nos lleva a tener que analizar el sector del libro en termino de redes de valor (circularidad concéntrica y nodos) en vez de cadena de valor (lineal).Del producto al servicio, y más allá, del producto y el servicio al usuario y su experiencia.En la red de valor digital, los modelos actuales de comercialización digital, en vez de desintermediar, presentan una fuerte reintermediación. En el fondo y en la forma se parecen a la cadena de valor analógica, quizá la explicación de esto resida en la emergencia de un mercado en estructuración, donde todo el mundo explora.Ante el nuevo algoritmo de producción, distribución y consumo que representa lo digital, todos los agentes deben modificar algunos de sus roles.Las librerías y las bibliotecas tienen un papel a jugar en esas redes de valor. En el primer caso porque su ventaja competitiva reside en la relación física con el cliente y en la prescripción, y en el segundo porque se trata de un servicio público de indudable valor.La red de valor digital puede romper la asimetría del comercio del libro entre España y América, de manera que en los próximos años podemos ver de verdad la conformación de un mercado único del libro en castellano.La movilidad y las redes sociales serán estructuralmente decisivos en el consumo de contenidos.Con alianzas y consensos se puede frenar la conformación de oligopolios de distribución y comercialización del contenido.El papel de los estados y administraciones públicas es decisivo para regular los excesos del mercado.En muy poco tiempo veremos el surgimiento de plataformas de distribución digital desde muchos países de Iberoamérica.  […]

    Responder

  3. […] Un antiguo profesor mío insistía siempre en que si vas a un evento, charla, congreso o ponencia, y no sales con dos o tres ideas para aplicar y/o reflexionar, has perdido miserablemente el tiempo. …  […]

    Responder

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Un antiguo profesor mío insistía siempre en que si vas a un evento, charla, congreso o ponencia, y no sales con dos o tres ideas para aplicar y/o reflexionar, has perdido miserablemente el tiempo. No puedo decir, después de a..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s