soninversion

La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monitores y miembros de clubes de lectura, gestores culturales y profesorado y alumnado del ámbito educativo extremeño, así como a todo aquel que estuviese interesado en el ámbito de la lectura, el libro y las bibliotecas, y estaban organizadas por la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura en colaboración con la Institución Cultural El Brocense de la Diputación de Cáceres.

Intervenía con una ponencia sobre «edición digital y modelos de negocio». Una de las primeras sorpresas que me llevé fue el número de asistentes, por encima de 500, la segunda fue comprobar el excelente nivel de organización y la calidad de las ponencias. En resumen, volví encantado.

Una de las cuestiones más sobresalientes de este tipo de eventos es el de poder conversar con multitud de bibliotecarios/as sobre multitud de temas, y en especial sobre uno que me preocupa enormemente: el préstamo digital. Resumo aquí, a partir de las conversaciones mantenidas y con algunos datos de mi propia ponencia un planteamiento sobre el tema.

Comencé mi ponencia con una propuesta:

Los modelos de negocio que proponen los editores a las bibliotecas están en una etapa de concreción, especialmente en España, donde aún no se ha definido de manera clara un modelo de negocio que se pueda aplicar por parte de las editoriales para el préstamo de libros electrónicos a las bibliotecas. Y hay que analizar el encaje imprescindible de las librerías en el modelo.

El objetivo: disponer en 2014 de un acuerdo nacional por el préstamo digital. Para ello, voy a proponer el tema de organizar una mesa de trabajo a dos instituciones que podrían «apadrinar» el trabajo.

Algunas ideas para entender la biblioteca desde la edición:

  • Las bibliotecas son un servicio público esencial que permite que la gente lea.
  • Las bibliotecas crean lectores.
  • Las bibliotecas guardan los libros.
  • Las bibliotecas son un aliado natural de la edición.
  • Las bibliotecas también forman parte de la cadena de valor del libro.
  • Hacen publicidad del libro. Animación, clubes y redes de lectura.
  • Colaboran con políticas antipirateria.
  • Los usuarios de bibliotecas son compradores de libros.

Los editores no tienen un modelo definido pero tampoco las bibliotecas. Los editores no acaban de dar luz verde al préstamo de libros electrónicos en las bibliotecas públicas porque intuyen un fuerte desequilibrio del sector y entienden que repercutiría disminuyendo sus ventas en papel, todavía el sostenedor fundamental de las ventas y márgenes editoriales. Hay un miedo atroz a que la facilidad de acceder al libro digital haga la compra de papel innecesaria. Asistimos a un tenso debate entre bibliotecarios/as y grupos editoriales sobre las limitaciones comerciales al préstamo de libros en formato digital desde las bibliotecas. Ciertas posturas maximalistas de la edición chocan inevitablemente con la necesidad de mantener un servicio público esencial. La fisicidad del libro impreso impone unas restricciones inevitables que limitan el uso del libro impreso a un usuario a la vez y lo someten a un desgaste que obliga a su reemplazo al cabo de cierto uso, pero esto no ocurre (sobre el papel) con el libro digital.

La disruptividad de lo digital está abriendo nuevas modalidades de hacer las cosas. En las universidades, la llegada de las revistas digitales a finales del siglo pasado supuso una modalidad nueva de compra (las adquisiciones cooperativas) y la aparición de nuevos agentes (los consorcios de bibliotecas).

La tecnología digital ha llevado al libro a la distribución bajo licencia, un modelo de negocio que implica límites más severos al uso y préstamo.

Para muchos editores el préstamo de libro digital debe emular, tanto como sea posible, el del préstamo impreso. En este punto a mi me surgen serias dudas sobre este tema:

  • El préstamo se debe ofrecer de forma gratuita al usuario.
  • El usuario debe poder solicitar el préstamo de forma remota.
  • Cada copia de un libro digital debería prestarse sólo a un lector, emulando también el préstamo físico.
  • Atender las leyes de los derechos de autor del préstamo digital o extender las que imperan en el mundo físico también al libro digital, los audio y e-audiobooks.

Modelos de negocio de libros electrónicos: ¿acceso frente a propiedad?

La incertidumbre sobre la propiedad de los libros electrónicos plantea problemas en el préstamo de libros electrónicos diferentes a los del préstamo de libros impresos. La gestión de la propiedad intelectual de las obras digitales es más compleja que la de los libros impresos. La distribución de contenidos a través de las redes informáticas no son actos de distribución para la gestión de los derechos de autor, sino actos de comunicación pública, concretamente actos de puesta a disposición, que se consideran como un servicio y se regulan de manera diferente a los de distribución. En este punto también me surge una duda. Entiendo que más pronto que tarde la UE acabará por igualar el tipo impositivo del digital respecto del papel, ¿luego tendríamos que apoyar la venta o licenciamiento del contenido sobre la base de la actual Ley del Libro?

Veamos someramente las formas de adquirir que se plantean:

  • La selección por paquetes. La compra por paquetes evita la tarea de selección por parte del bibliotecario, pero ello supone una descompensación en la selección de títulos, ya que existirían algunos realmente de interés y demandados por los usuarios junto a otros de menor interés o que la propia biblioteca no hubiera deseado adquirir. Desde el punto de vista económico, la selección por paquetes es más barata que la selección título a título.
  • Compra título a título (Pick & Chose). La selección título a título resulta más cara que la compra por paquetes pero, a cambio, la biblioteca se asegura que los títulos seleccionados son más pertinentes y se ajustan a las líneas marcadas en las pautas para su colección. En general, ésta es la opción por la que se inclinan las bibliotecas públicas para incorporar los libros electrónicos.
  • Licencias de acceso y compra a perpetuidad. Los editores ofrecen la posibilidad de comprar el libro a perpetuidad, o bien comprar una licencia de acceso que se renueva anualmente. Cada opción presenta sus ventajas e inconvenientes: la compra permanente es más cara, con esta opción no se hace necesario cada año comprar de nuevo el documento; la opción mediante licencia permite renovar la colección según las necesidades que se van detectando en las demandas de los usuarios, aunque el coste es mayor.
  • Modelo de adquisición impulsada por el usuario (Patron Driven Acquisition-PDA). Esta opción, muy utilizada en las bibliotecas norteamericanas, consiste en que las bibliotecas ofrecen a sus usuarios el acceso a una amplia colección de libros electrónicos que todavía no han comprado formalmente, las obras se muestran a los usuarios y posteriormente realizan la adquisición a partir de los gustos y necesidades de sus usuarios.
  • Compra por descargas. Algunas editoriales estudian el establecimiento de una «bolsa de descargas» sobre el total de las obras en catálogo o para la compra individual de títulos. En la opción de la bolsa de descargas, la adquisición se realiza sobre el total de títulos del catálogo; se establece un precio estimado por descarga y un número estimado mínimo de descargas sobre la totalidad del catálogo.

Muchas ideas de este post están extraídas de un magnifico artículo titulado «Los libros electrónicos en las colecciones de las bibliotecas públicas» de Remedios de Vicente, de la Unidad de Coordinación Técnica de la Subdirección General del Libro de la Comunidad de Madrid. El artículo completo puede verse en este enlace: http://bid.ub.edu/es/30/devicente.htm

Diapo de la arquitectura de comercialización digital que propuse:

distribución_bibliotecas

Y el posible modelo a consensuar y analizar con las bibliotecas:

Compra a perpetuidad:

    • La compra a perpetuidad podría basarse en el PVP base del ebook X 3. Por ejemplo, si un ebook cuesta a un cliente particular 6 euros, a la biblioteca, comprado a perpetuidad costaría 18.
    • En Overdrive, precio medio digital a bibliotecas 24,25$, y 31,50$ en novedades.
    • En Overdrive, precio medio libro físico 12,10$.

Mi impresión después de hablar con multitud de bibliotecarios es que es mayoritaria la intención de avanzar en compra a perpetuidad y título a título.

Reproduzco aquí una diapo sobre la diversidad de precios a bibliotecas en EE. UU. entre papel y digital y en función de los agregadores de contenido.

Douglas

Compra por licencias no concurrentes

  • La compra limitada será con el PVP base del ebook. Dos modalidades:
    • Limitación por número de préstamos: hasta 17 préstamos.
    • Limitación por tiempo: hasta 2 años de uso de la licencia.
  • En el caso de renovación de todas las licencias completa el precio sería: PVP -15% de descuento.
  • En el caso de renovación limitada a unos pocos títulos el precio sería: PVP -5% de descuento.

¿Que ocurre con las licencias concurrentes? No hay mayor absurdo digital que decirle a un usuario de un fichero liquido que debe esperar 15 días a leer un libro digital porque está prestado a otro usuario. Es obvio que hay que pensar en ofrecer licencias concurrentes. Se puede pensar en que la biblioteca compre un título a perpetuidad y si tiene una gran demanda ofrecer una licencia concurrente que puede ser una horquilla en descenso del pvp base (precio al cliente final) con descuentos por tramos de concurrencia.

Todo este planteamiento que realizo ni que decir tiene que es opinable y discutible, pero permite echar a andar. Hay que montar una mesa de trabajo con bibliotecarios para establecer consensos, la sostenibilidad de los presupuestos de las bibliotecas también deben ser tenidas en cuenta por los editores. El modelo, como en toda negociación, debe ser win to win, yo gano tu ganas (como servicio público). La confluencia en una zona de acuerdo parece imprescindible.

Lo que no es razonable es convertir el prestamo digital en una operación kafkiana. Me planteaba un bibliotecario de una pequeña biblioteca lo siguiente: «cuando un usuario quiere leer un libro en papel se lo pide a una librería de proximidad, y en algunos casos en dos horas lo tiene». Para este chico hay que idear un sistema absolutamente simplificado de adquisición o licencia de uso digital. Parece necesesario respetar el hecho de comprar donde la biblioteca quierao. Una vez que se tiene una tecnología que permite prestar, respetando los derechos de uso y propiedad, el contenido tiene que estar disponible sin exclusividades de ningn tipo. No es aceptable el apalancar la tecnología con contenido para tener bibliotecas cautivas. Este punto debe ser innegociable.

Y dos reflexiones para terminar:

  • ¿Permite la vigente Ley del Libro tener un mismo contenido con diferentes precios sin solicitar ISBNs específicos? Posibles precios para un mismo contenido:
    • Precio descarga particular.
    • Precio perpetuidad para bibliotecas.
    • Precio licencia no concurrente.
    • Precio licencia concurrente.
  • ¿Deben las plataformas tecnológicas desligar totalmente tecnología de contenido?

Termino, estoy convencido del fuerte impulso que la venta de digital a bibliotecas puede conllevar sobre el comercio B2C de descargas digitales a particulares, la idea es ponerse en marcha sin prejuicios ni posturas maximalistas.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

10 Comentarios

  1. […] La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monito…  […]

    Responder

  2. […] La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monito…  […]

    Responder

  3. […] La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monito…  […]

    Responder

  4. […] La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monito…  […]

    Responder

  5. […] Los modelos de negocio que proponen los editores a las bibliotecas están en una etapa de concreción, especialmente en España, donde aún no se ha definido de manera clara un modelo de negocio que se pueda aplicar por parte de las editoriales para el préstamo de libros electrónicos a las bibliotecas. Y hay que analizar el encaje imprescindible de las librerías en el modeloEl objetivo: disponer en 2014 de un acuerdo nacional por el préstamo digital.  […]

    Responder

  6. […] La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monito…  […]

    Responder

  7. Añado un elemento a esta reflexión. Distinta política comercial en relación a la novedad y al fondo. La novedad entendida como aquel título editado en los dos últimos años y el fondo para aquellos títulos de más de dos años.

    Responder

  8. […] Venta digital a bibliotecas | Antinomias Libro. […]

    Responder

  9. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La semana pasada estuve en las II Jornadas de Bibliotecas de Extremadura. Las jornadas estaban dirigidas a profesionales de bibliotecas públicas, escolares, especializadas, universitarias; a monitores y miembros de clubes de ..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s