comienzo

Arrancamos el mes de septiembre después de unas intensas vacaciones de verano. Al margen de haber estado a “dieta digital” en cuanto a redes y teléfono, he leído mucho y trabajado bastante en temas del libro. Tenía dos temas importantes entre manos, por un lado un librito sobre “Marketing para Librerías”, que verá la luz en breve y estará colgado gratuito en el portal de una institución. Por otro, tenía en mente un análisis que entendía interesante. Echar un vistazo y analizar los libros que los analistas del sector de los años 70 consideraron imprescindibles y revisar la última edición de los “Usos y costumbres del comercio del libro”, en su edición de 1972. Este folleto era la regulación normativa del sector en aquellos años, y da pie a numerosas reflexiones que iré incluyendo en algún post venidero, pues tiene un par de cosas susceptibles de análisis y reflexión.

Libros_01

Libros_02

Por otro lado he aprovechado el verano para seguir visitando librerías y comentando la situación. Mi diagnóstico actual es que las tonalidades sombrías que el sector tiene se han agudizado mucho, la carencia brutal de consumo conlleva la imposibilidad de mantener abiertas muchas librerías y editoriales. Vamos a ver cierres muy seguidos. Y en este sentido me ha llamado poderosamente la atención cómo algunas librerías están incidiendo sobre la variable precio en sus mensajes comunicativos, tanto en online como en las tiendas físicas.

oportunidades

COOKIE2

oferta_CDL

La idea de comenzar a usar la variable precio como reclamo comercial es imprescindible, con todas las calles comerciales de España con carteles de rebajas, descuentos duros y promociones continuadas, las librerías no pueden quedar al margen. El problema es que considero que la Ley del Libro debe ser reformada para abrir esta vía de una manera razonable para que las librerías puedan usar esta variable. Y no me refiero a abrir el precio libre, sino a flexibilizar algunos artículos que posibiliten reclamos comerciales para entrar en las librerías. El 5% que autoriza la Ley es un descuento rácano y miserable que entiendo no mueve demasiado la elasticidad en el consumo. Y en la situación que estamos atravesando la elasticidad al precio es enorme en todo el consumo. No es casual que sean numerosas las librerías que están ya incluyendo saldo en sus mesas de exposición. Si un establecimiento comercial no ofrece parte de su oferta a precios bajos no genera consumo. Es la única manera de generar compra por impulso. Es por ello que cuando veo librerías y cadenas lanzando estos mensajes comunicativos pienso que aciertan.

Un verano intenso en lecturas y nuevas ideas para hacer frente a un otoño bastante sombrío.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

4 Comentarios

  1. ¡Bienvenido! Qué alegría volver a tenerte en línea 🙂

    Opino como Ana. Diversificar la oferta me parece una idea estupenda para cualquier negocio que tenga una bajada de ventas de su producto principal de cara al crecimiento o la supervivencia.

    Se deberían de explorar otras estrategias de captación de clientes o generación de ventas aparte de la bajada de precios o el servicio de cafés, que son las más habituales…

    Yo abogo por una integración más optimizada de las nuevas tecnologías. Bien programada esta integración (eliminando los palos de ciego iniciales) supone menos esfuerzo, menos gastos y más alcance para el negocio.

    El reto principal en este sentido es lograr superar las barreras mentales de la dicotomía papel-digital del librero (con todas sus variantes) y encontrar las herramientas y técnicas adecuadas a cada proyecto, para que el librero pueda manejarlas personalmente sin grandes esfuerzos.

    Mientras estabas de vacaciones Mike Shatzkin publicó la siguiente entrada en su blog en relación a este tema, que me parece bastante acertada…
    http://www.idealog.com/blog/losing-bookstores-is-a-much-bigger-problem-for-publishers-than-it-is-for-readers

    Espero que tengas un “inicio de curso” maravilloso. Gracias por haber vuelto 😉

    Responder

  2. El problema no es solo que el 5% sea un descuento rácano, es que la gente ya lo da por sentado, con lo que no es atractivo para el consumidor.

    Yo lo que observo en las librerías es que todas son iguales; me explico, todas tienen las últimas novedades, todas ponen esposas y antifaces para promocionar la literatura erótica que ahora tanto vende, etc… hay muy pocas excepciones, librerías de fondo en condiciones, con un espacio agradable para leer y ojear, etc.

    Estoy segura que los cafés y las magdalenas dejan más margen al librero que el papel… pero genera flujo y una vez que entra el cliente, muchos terminan picando… sé que es triste convertir las librerías en una cafetería con libros, pero, hoy por hoy, puede ser la solución para muchos.

    Gracias por tu blog!

    Responder

  3. Buenos días Manuel,

    Creo que para comprender las dinámica de algún tipo editoriales y el mercado en los finales de los 60 y principios de los 70 es necesario tener en cuenta documentos como los que te adjunto. En ellos se encuentran interesantes datos sobre la constitución de la edotoriales y otro tipo de leyes franquistas que condicionaban el mercado editorial:

    EDITORIALES CONFLICTIVAS Y DISIDENTES EN TIEMPOS DE DICTADURA (1966-1975): descarga de documento (poniendo el título en google se descarga automáticamente el docuemento)

    La represión cultural durante la Transición: los últimos libros «prohibidos» (1975-1979)
    http://www.represura.es/represura_3_mayo_2007_articulo6.html

    PODER, DISIDENCIA EDITORIAL Y CAMBIO CULTURAL EN ESPAÑA DURANTE LOS AÑOS 60
    http://www.represura.es/represura_4_octubre_2007_articulo8.html

    Una Editorial para los Nuevos Tiempos: Ciencia Nueva
    http://www.represura.es/represura_2_enero_2007_articulo2.html

    El libro y la censura durante el franquismo: Un estado de la cuestión y otras consideraciones: http://www.represura.es/represura_1_junio_2006_articulo1.html

    INTELECTUALES, REVISTAS Y EDITORIALES EN LA CRISIS DEL FRANQUISMO: EL CASO DE CUADERNOS PARA EL DIÁLOGO Y EDICUSA (1963-1975): http://revistas.uca.es/index.php/trocadero/article/view/663

    También está apunto de comercializarse una tesis, de la que solo he leído la introducción que me parece que puede resultar muy interesante:
    http://publicaciones.ua.es/publica/fichapro.aspx?fndCod=LI9788497172554

    Sin olvidar claro la serie de libros de la editorial Trea sobre la censura,

    Esperando de nuevo tus artículos,

    Abrazos

    Iñaki

    Responder

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Arrancamos el mes de septiembre después de unas intensas vacaciones de verano. Al margen de haber estado a “dieta digital” en cuanto a redes y teléfono, he leído mucho y trabajado bastante en temas del libro. Tenía dos temas ..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s