FLIC_2013

La FLIC parece ciertamente consolidada. El balance que hago de la feria es altamente positivo, y algunos datos de la misma así parecen corroborarlo. Veamos algunos:

  • 162 Editoriales inscritas.
  • 28 sellos representados por La Vorágine.
  • 11 empresas editoriales cántabras.
  • 5 editoriales exclusivamente digitales.
  • En total 201 sellos de editores de libros.
  • 79 editores de revistas representadas por ARCE.
  • El sumatorio final de marcas allí presentes fue de 280.
  • 11.000 visitantes.
  • 2.000 ejemplares vendidos.
  • Stands gestionados directamente por editores: 5.
  • Libreros locales con stands: 7.
  • Libreros de otras provincias 1.
  • Stands ocupados por el Gremio de Editores de Cantabria, 2.

Resalto y me detengo en una cuestión que me pareció más que importante de esta edición. El encuentro a puerta cerrada de 18 editores (uno de ellos representando a la edición independiente de Colombia) titulado «Construir juntos el libro independiente del futuro: Asociacionismo en el sector de la edición independiente». El debate fue apasionante y se dieron pasos sustanciales para construir una asociación profesional que, lejos de pequeños agrupaciones para «comer cocido los jueves» o «sacar una revista de novedades editoriales» avance de manera decidida en arrancar una estructura profesional de la edición independiente, ahora mismo es difícil no ver que se dan todas las condiciones objetivas y sociopolíticas para lanzar la iniciativa, la idea sería la de una organización ultraprofesionalizada, con objetivos comerciales y mercantiles muy rigurosos, usando las mismas reglas que tanto el mercado como los grandes grupos multimediáticos imponen, el objetivo de esta Red-Asociación debe ser la de hacer política editorial y cultural y convertirla auténticamente en una empresa de servicios de alto valor añadido, con unas fuentes de financiación y un programa de acción muy concreto. En resumen, conformar un lobby con unas herramientas comunicativas y de presión muy bien diseñadas. El análisis previo partía de cinco líneas de análisis:

  • Agotamiento del modelo de representación. En este punto enlazo el comentario de Joaquín Rodríguez en su blog de hace unos días: «Es obvio para muchos de los profesionales de la edición que los mecanismos tradicionales de representación han agotado su papel: bien porque sigan siendo deudores en sus planteamientos de la compartimentación medieval, de la pura incomunicación y enfrentamiento gremial; bien porque hayan acabado representando los intereses de aquellos que más intereses tienen en esa forma de asociación. No repasaré en detalle las razones por las que muchos aceptarían la consigna del “no nos representan”, pero entre ellas se encuentran una clara tendencia a comparecer allí donde los más grandes tienen más intereses comerciales, no allí donde el resto pudiera fortalecer su mercado; a no proporcionar formación relevante alguna que ayude a pensar y realizar el gigantesco cambio digital».
    Estoy completamente de acuerdo con el comentario anterior, el rigor mortis que presentan algunas estructuras es evidente, alguna de ellas convertida hoy en una oficina recaudatoria pura y dura. Frente a esto hay que levantar poderosas estructuras alternativas de representación y servicios.
  • Falta de proyección externa. La carencia de cobertura institucional conlleva una presencia nacional e internacional que casi condena a este tipo de editores a la indigencia en visibilidad. El consolidar una presencia internacional con planes de presencia en ferias internacionales parece una prioridad.
  • Problemas e identidad. Por encima de etiquetas, siempre opinables y discutibles, es imprescindible un ideario que les defina y propicie la renovación del discurso. El saber cómo se deben reconocer entre ellos parece un tema capital a la hora de desarrollar un asociacionismo que siempre implica alguna renuncia a título individual. La idea de usar una etiqueta que una independencia y cultural parece un reclamo importante para desarrollar una «marca paraguas» de amplio impacto.
  • Necesidad y posibilidad de enormes sinergias y economías de escala. Parece obvio que una asociación que tenga muy presente su connotación de empresa de servicios puede ayudar enormemente a consolidar una alternativa asociativa.
  • Visibilidad y tamaño. Competir en un entorno altamente globalizado implica una dinámica asociativa de alta proyección mediática, institucional, en ferias internacionales y en la propia Red. La marca Asociación de la Edición Independiente ya está en muchos países del mundo, el buscar una integración y apoyo de estructuras internacionales parece un camino a transitar con urgencia.

En definitiva, las ideas que se pusieron sobre la mesa en el amplio debate giraron en torno a las siguiente líneas:

  1. Hacer público el nacimiento de la Asociación y un llamamiento a integrarse en la misma. Se arrancaría con unos estatutos y un plan de trabajo y servicios.
  2. Diseñar una hoja de ruta de la Edición Independiente.
  3. A partir de una mesa de trabajo redactar un plan estratégico de la Edición Independiente.
  4. Organización de unas jornadas sobre los retos de la Edición Independiente (EI), a nivel nacional, que defina los problemas principales de la EI y reflexione sobre el plan estratégico.
    1. Creación de la marca paraguas «Edición Independiente» (u otro nombre que se considere oportuno) como «Red-Comunidad EI».
    2. Elaboración de un Decálogo de Buenas Prácticas de la Comunidad EI.
    3. Puesta en marcha de un plan de marketing y de comunicación, de alto impacto en medios, bajo el marchamo de Edición Independiente.
    4. Convocatoria de un encuentro anual itinerante de la Comunidad EI.
    5. Buscar el apoyo institucional (público y privado) adecuado en cuanto a la financiación de las iniciativas a poner en marcha.
  5. Acciones de la Red-Comunidad Edición Independiente:
    1. Desde dentro:
      • Apoyar fusiones editoriales en cuanto a integración en plataformas para ganar tamaño, competitividad y sinergias en diversas áreas: Compras conjuntas (papel, cartonajes, palets); contratación de profesionales freelance; roducción (imprentas, encuadernadoras, maquetación); proyecto conjunto de digitalización de fondos; integración en plataformas de distribución digital de manera conjunta; marketing, comercialización, plv, merchandising, ferias…
      • Creación de un datawarehouse de bases de datos ultrasegmentados para uso conjunto de la Comunidad EI.
    2. Hacia afuera:
      • Plan de visibilidad y acción para propiciar la presencia activa de la Comunidad EI en: encuentros culturales, inauguración de librerías, premios nacionales de la cultura, ferias del libro nacionales e internacionales, congresos nacionales e internacionales de libreros, encuentros y congresos de bibliotecarios, etc.
      • Elaboración de un Mapa de distribución selectiva de la Edición Independiente.
      • Creación de la Certificación «Librería amiga de la Comunidad EI», y elaboración de un mapa de librerías que cumplan nuestros requisitos.
      • Desarrollo de un Protocolo de acuerdo con librerías que promocionen la Comunidad EI (espacios, visibilidad, márgenes comerciales, campañas, condiciones comerciales en general).
  6. Creando la Red-Comunidad Edición Independiente:
    1. En la Red:
      • Desarrollar una plataforma Web 2.0 de la Comunidad EI, con conexión en línea a los fondos vivos de todos los catálogos de los diferentes sellos que la conforman y enlace con las librerías que se adhieran al acuerdo.
      • Creación de blogs temáticos liderados por representantes de los distintos grupos de la Comunidad EI: ensayo, libro científico-técnico, ficción, otras literaturas, literatura infantil y juvenil, todos ellos bajo el paraguas Comunidad EI, y en conexión con la plataforma Web 2.0, de carácter divulgativo, no comercial: contenidos, entrevistas con los autores, noticias de interés, foros, etc.
      • Creación de una Comunidad EI en Facebook y Twtter, buscando enlazar con blogs de prescriptores y clubes de lectura: intercambio de información, noticias del sector en el muro, mesas redondas online, encuentros temáticos mensuales o quincenales.
    2. Sectoriales:
      • Preparar un encuentro bianual con bibliotecas y bibliotecarios.
      • Creación del Premio Red-Comunidad EI al bibliotecario y/o biblioteca del año.
      • Desarrollo de campañas conjuntas de marketing, promoción y comercialización entre editores agrupados temáticamente (gestión por categorías), bajo el lema, por ejemplo, «El ensayo de la EI», «La divulgación científica de la EI», etc.
      • Desarrollar conjuntamente un acuerdo de digitalización de los fondos editoriales.
      • Posibles acuerdos conjuntos con diferentes plataformas de contenidos digitales.
      • Sindicar en gran medida la venta de los fondos vivos de los catálogos en red a las librerías.com adscritas al acuerdo.
      • Poner en marcha los acuerdos necesarios para ofertar comercialmente en impresión bajo demanda todos los fondos agotados.
      • Plan de formación intensivo sobe las nuevas habilidades que el entorno digital exige y gestión digital de toda la cadena de valor de la edición.
      • Plan de acuerdos con blogueros nacionales e internacionales para difundir internacionalmente la asociación.

Termino. FLIC ha colaborado a reunir y sentar en torno a una mesa diferentes sensibilidades de la edición y esto es importante, ahora la última palabra la tienen los propios editores. La idea no debe ser la de buscar productos sino audiencias. La edición independiente y cultural debe abrirse camino a corto plazo o de lo contrario entrara en un aquelarre editorial de tipo marginal y clandestino. Y este no es el camino, asociarse implica ganar pero también implica algunas renuncias, y esto es lo que me preocupa. Hay ADNs que son difíciles de cambiar, superar opacidades y secretismo no es fácil, veremos en que queda todo esto, pero la idea es buena, muy buena. Insisto en una cuestión, son pequeños pero muchos, y su importancia cultural incuestionable. Y con esta fortaleza se puede avanzar.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

Un comentario

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La FLIC parece ciertamente consolidada. El balance que hago de la feria es altamente positivo, y algunos datos de la misma así parecen corroborarlo. Veamos algunos: 162 Editoriales inscritas. 28 sellos representados por La Vo..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s