Liber_2013

El anuncio público por parte de la Federación de Gremio de Editores del cambio de ubicación y concepto de Liber (una empresa privada de eventos inmobiliarios, principalmente, pasa a organizar la feria y se combina feria profesional con público –en estudio–) ha levantado una enorme polémica entre los editores. Una lectura pausada del comunicado me hace ver que estamos ante un despropósito mayúsculo.

Antes de entrar en reflexiones concretas quiero hacer una valoración general. A mi modo de ver Liber no interesa desde hace varios años a las grandes editoriales (las que controlan la FGEE), estas tienen sus filiales en América y me imagino que ven Liber como un gasto prescindible. Pero estratégicamente Liber interesa y mucho a un perfil de editores mucho más pequeños, que deberían comenzar a pensar en una organización nacional propia y una estructuración mucho más transversal de la edición. Por otro lado no se observa la conceptualización de un proyecto de feria profesional de carácter hispano. Una feria que nunca ha tenido un director profesional ni una página web ya revela la cortedad del proyecto. Que yo sepa, existía una comisión Liber que analizaba y hacia balance cada año del desarrollo de la misma y hacia propuestas de mejora, pues bien, esta comisión parece que no se reúne desde los tiempos de Viriato, por lo que me cuenta un editor muy metido en las pomadas gremiales. ¿Quién ha tomado la decisión del cambio entonces? ¿Qué documentos se han barajado para propiciar el cambio? ¿Qué costaba Liber antes y que costará ahora? ¿Qué ofrece la empresa adjudicataria frente a Ifema? ¿Qué criterios se han seguido para contratar a esta empresa? ¿Qué otras empresas fueron contactadas? ¿Qué criterios han determinado la adjudicación final a Barcelona Meeting Point? Son muchos los interrogantes que se podían analizar, demasiados para que todo el asunto no parezca precipitado y fuera de lugar. Una decisión de este calado es razonable que levante ampollas y susceptibilidades.

Año tras año, Liber ha experimentado deterioro importante, y comenzaba ya a presentar síntomas de rigor mortis. Pues bien, en vez de abrir un debate transparente, sosegado, profundo y buscando consensos, nos encontramos con este despropósito. Y como ocurre con las novelas policiacas hay que preguntarse dos cosas: a quién beneficia y a quien perjudica.

Relaciono este tema con otro importante: la inexistente presencia de España en las principales ferias de Iberoamérica. Otro tema sangrante. Cito aquí el correo que me envía un conocido e intrépido editor (digo lo de intrépido porque es habitual de los viajes a América con su mochila al hombro cargada de catálogos y buscando mercados) a propósito de un comentario que le hice sobre haber visto en Bogotá un stand de Francia y no de España y que tiene relación con o que estaba diciendo:

Podríamos competir a ver en que feria hemos hecho más el ridículo (como «Pais»). En Buenos Aires, COREA tenía un pequeño pero precioso y elegante stand. Y todos los países que te imaginas (Francia, Italia, USA, etc.) tenían stand decentes y muy vistosos. Me crucé con no menos de 10 distribuidores de América Latina buscando el “stand de España” (la gente no se lee los emails, ya sabes) y no se podían creer que no hubiese. Mi empresa fue a Buenos Aires junto a otros 4 pequeños editores- con un pequeño stand compartido, digno, y espero tener pronto la confirmación de si las ventas finalmente han compensado el gasto de una manera «algo» significativa.

Sigamos. Para completar el cuadro, los editores reciben al día siguiente del comunicado de la FGEE otro del Ifema, cito textual:

Estimado amigo,

Hemos sido informados por la Federación de Gremios de Editores de España de la designación de un nuevo organizador para LIBER. Ante esta inesperada decisión, que lamentamos profundamente, nos gustaría trasladarles nuestro agradecimiento por la confianza que han venido depositando durante todos estos años en IFEMA, y señalarles nuestros deseos de que el futuro nos permita seguir colaborando en cuantos proyectos así lo hagan posible.

Mientras tanto, reciba un cordial saludo.

Pues ya no entiendo nada, me imaginaba que en algún momento se habría establecido alguna negociación con Ifema para intentar bajar algo los costes y sondear posibilidades.

Veamos ahora algunas de las reflexiones que me surgen:

  1. Dice el comunicado que la nueva ubicación está muy bien situada. A mi juicio es al revés. El Madrid Arena, al que llevo asistiendo varios años a ver partidos de basket del equipo del colegio de mis hijos está muy mal comunicado. Además, la zona es inhóspita.
  2. Es un recinto que entiendo que ahora mismo, después de la tragedia sufrida y con una presencia continuada en los medios por motivos penales, debe estar muy baratito de alquilar, pero es muy probable que a muchos editores les ofrezca prejuicios éticos y morales el celebrar su querido Liber allí. Es más que comprensible.
  3. Se estudia el combinar feria profesional con público. Bien, se hace en otras partes del mundo, pero veamos una cosa: ¿qué programas culturales, de autores, libreros, Premios Nobel, conferencias, debates, charlas, mesas redondas, actividades para niños y jóvenes, etcétera, se tienen preparados para dar este paso y sustentar el giro? Pensar en vender allí al público un sábado a la tarde o un domingo a la mañana sólo se le ha podido ocurrir a alguien que visita poco la zona. Como no quiero ser políticamente incorrecto, no reflejo las características del personal que circunda la zona a la caída de la tarde, doy un consejo: vayan sin niños. En conclusión, no veo masas compradoras subiendo hasta el recinto a devorar nuestras novedades. Por cierto, vamos a imaginar que se pudiese vender, igual que ocurre por ejemplo en Frankfurt (donde los libros del stand se pueden vender a cualquier precio con tal de volver de vacío), pero ¿permitirían vender los libros a 5 euros, por ejemplo? Obviamente la Ley no lo permite. Una locura.
  4. No habrá Liber Digital sino Corner Digital. Huele a finiquitar el tema. ¿Ya no asistirán las empresas de servicios digitales que daban un enorme valor añadido al evento? En la página de Liber 2012 figuran 23 empresas de este tipo. Estas empresas de tecnología y servicios digitales, en muchos casos muy interesantes, probablemente dejaran de asistir. En vez de elevar a categoría kantiana el Liber Digital se deja en Corner, ¿esto qué significa, menos espacio? Este tema también requeriría una explicación más precisa.
  5. El comunicado sugiere a los editores el mostrar su oferta digital en el stand, ¿a quién? Los compradores de Iberoamérica son esencialmente compradores de papel, no plataformas de distribución digitales. Si acaso a algún prescriptor invitado que represente a bibliotecas o a organizaciones gubernamentales educativas.
  6. Concesión de la organización y gestión a una empresa privada. El que este en Barcelona o en el Tibet me es indiferente. De hecho hay ferias de temas de libros y edición en Europa gestionadas por empresas. Este no es el problema. En el caso concreto de esta concesión, al menos por lo que se ve en su página web, su core business es un salón inmobiliario que hacen en multitud de países. En fin, puede ser que estén diversificando sus operaciones, pero lo que está muy claro es que no gestionan Liber para perder dinero. ¿Qué tarifas pondrán? Y me resulta curioso ver en su página web que dos de sus sponsors son La Vanguardia (Grupo Godó) y La Razón (Grupo Planeta) El problema es que es una empresa privada que tendrá que obtener un retorno de la inversión y beneficios, luego pasaremos probablemente a tener tarifas de milla de oro.
  7. Otro tema que mueve a reflexión son los programas de compradores, parece lógico que con los recortes se hayan reducido, sin embargo mueve a reflexión un sesgo ciertamente curioso. Uno de los países que más empresas tenía en los programas de compradores era Argentina, lógico por tamaño de mercado, hasta 2011 figuraban entre 19 y 22 empresas, que pasan a 6 en 2012. En paralelo, se podría pensar en que países de mercados más pequeños tuviesen cifras mucho menores por los recortes, pues no, en 2012 en el programa de compradores Guatemala tiene 8, Costa Rica 10 y Perú 21. El tema se explica solo.

Para terminar, creo necesaria una reflexión colectiva sobre el tema, formar una comisión de trabajo para abordar un proyecto de amplio consenso sobre un nuevo Liber. Soy el primero en tener claro que Liber no debía continuar por la senda a la que se precipitaba, es obvio que necesita anclarse mucho más en una mayor proyección en Iberoamérica, pero rompiendo asimetrías, Iberoamérica viene a Liber y nosotros vamos allí. Y al menos por ahora dejarlo donde estaba, en el Ifema, si es que es posible y tiene marcha atrás.

Insisto, estamos ante un gran disparate, un desatino colosal, un dislate evitable que revela que no se tiene un proyecto ni un concepto de feria definido y preciso, y me preocupa que la Federación tenga este tipo de tics autoritarios. Me hacía dos preguntas al comienzo de este post:

  • ¿A quién beneficia? Obviamente a la empresa adjudicataria y a la Federación, que se quita un marrón de encima. Toda esta atomización editorial puede que sea un problema para ellos. La paradoja de esto es que la atomización agremiada a la Federación le interesa y mucho. No olvidemos que del presupuesto de ingresos por cuotas de la Asociación de Editores de Madrid una parte importante se va hacia el sostenimiento de la federación.
  • ¿A quién perjudica? A todos los pequeños editores de este país, que tendrán que comenzar a pensar en nuevas vertebraciones asociativas. La CPE (Comisión de Pequeños Editores de Madrid) ha convocado con carácter de máxima urgencia el día 21 de mayo a las 16:30 en la sede de la Asociación de Editores de Madrid una asamblea extraordinaria para discutir el tema. El malestar es grande. No me extraña que ya se esté planteando en una feria independiente de próxima celebración el abrir una mesa de debate sobre el nuevo asociacionismo editorial.
Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

8 Comentarios

  1. […] de Liber y su cambio de enfoque en cuanto a feria solo profesional, subí un post titulado Un gran despropósito. Desde entonces hasta hoy acepté no volver a escribir nada sobre el asunto. ¿Por qué? Muchos […]

    Responder

  2. […] de Liber y su cambio de enfoque en cuanto a feria solo profesional, subí un post titulado Un gran despropósito. Desde entonces hasta hoy acepté no volver a escribir nada sobre el asunto. ¿Por qué? Muchos […]

    Responder

  3. […] ¡Faltaría más! Gracias por no olvidarse de para qué montamos todo esto. Gracias por tener en cuenta algo obvio: LIBER es importante por su vertiente comercial. Para comer canapés, tomar copas y dedicarnos al cotilleo tenemos excusas mucho mejores, especialmente teniendo en cuenta que las majors del sector pasan olímpicamente del certamen. Siendo así: ¿estamos seguros que el viejo LIBER y el nuevo LIBER han servido, sirven y servirán a los medianos y pequeños editores? Manuel Gil lo tiene muy claro: no. […]

    Responder

  4. Excelente análisis y planteamiento de las preguntas pertinentes. Sin embargo, induce a confusión decir que el Liber nunca tuvo web (en cada edición la ha habido, y además más adelante sí se menciona) y tenía presencia en Linkedin y redes similares.

    Responder

  5. […] ¡Faltaría más! Gracias por no olvidarse de para qué montamos todo esto. Gracias por tener en cuenta algo obvio: LIBER es importante por su vertiente comercial. Para comer canapés, tomar copas y dedicarnos al cotilleo tenemos excusas mucho mejores, especialmente teniendo en cuenta que las majors del sector pasan olímpicamente del certamen. Siendo así: ¿estamos seguros que el viejo LIBER y el nuevo LIBER han servido, sirven y servirán a los medianos y pequeños editores? Manuel Gil lo tiene muy claro: no. […]

    Responder

  6. Liber necesitaba una organización propia, un equipo de trabajo con objetivos concretos, como ocurre en todas las ferias del mundo. Que la opción no sea la mejor de las posibles, no significa que la entidad esté equivocada en la orientación que se le quiere dar al evento.

    Responder

    1. Lucía, tienes razón en lo de la organización propia, en lo del equipo de trabajo y en lo de los objetivos. El problema es que la organización no es propia sino de un proveedor que, además, no conoce el sector, no hay un equipo permanente en la FGEE que se ocupe del asunto (y si lo hay, que se manifieste) y en cuanto a los objetivos, no he visto ningún documento en el que se expongan de forma seria, extensa y razonada, con un calendario a medio y largo plazo (de 2 a 5 años, como mínimo), y una estimación aproximada de costes.

      Más allá de las buenas palabras de la carta (el papel lo aguanta todo) no sé a qué orientación te refieres.

      Responder

  7. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El anuncio público por parte de la Federación de Gremio de Editores del cambio de ubicación y concepto de Liber (una empresa privada de eventos inmobiliarios, principalmente, pasa a organizar la feria y se combina feria profe..…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s