camello_slacot

Hace unos días leí una noticia que me dejó estupefacto. Resulta que no hay un duro, ni en el país, ni en la edición ni en ninguna parte. Las expediciones a algunas ferias de América no existen. No se va a Colombia, no se va a Argentina, a México este año han ido la mitad de las editoriales que iban en años anteriores, conté 22, y de éstas, 10, con dos balditas de producto, hasta el punto de tener España un nanostand en la FIL que resultaba cuando menos inaudito. Sin embargo hay dinero para ir a El Cairo y Estambul, dos plazas prioritarias. ¿Para quién?

Reproduzco aquí un trozo de la nota de prensa:

El sector editorial para el aprendizaje del español presenta sus novedades en Turquía y Egipto. ICEX y la FGEE organizan unas jornadas técnicas en la sede del Instituto de Cervantes de Estambul y El Cairo los días 15 y 17 de noviembre.

13/11/2012

ICEX España, Exportación e Inversiones, en colaboración con la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), organiza unas Jornadas Técnicas para las empresas editoriales de español como lengua extranjera que tendrá lugar en Estambul y El Cairo los días 15 y 17 de noviembre respectivamente.

Participarán 9 editoriales que presentarán en ambas ciudades el nuevo material editado para el aprendizaje del español. Las jornadas se organizarán en las sedes del Instituto Cervantes de Estambul y El Cairo y consistirán en una presentación de cada una de las editoriales participantes, incluyendo reuniones bilaterales con profesores de español de universidades, centros de negocio, academias, colegios privados y públicos, así como representantes del Instituto Cervantes.

Asimismo, entrarán en contacto con distribuidores y libreros locales. Aproximadamente asistirán 50 profesores, 5 distribuidores y 2 libreros en Estambul y 25 profesores, 1 distribuidor y 4 libreros en El Cairo. Esta última ciudad, supone para las editoriales participantes, la prospección de un nuevo mercado.

Con motivo de estas jornadas, la FGEE ha elaborado un directorio de las empresas participantes cuya difusión se realiza un mes antes de la celebración de las jornadas.

Estas jornadas se enmarcan en el plan de actividades de apoyo a las empresas del sector del español como lengua extranjera, ya que el aprendizaje de nuestra lengua está en alza, con un número creciente de alumnos y en algunos países ya forma parte del sistema educativo.

Ni que decir tiene que son los editores de libros de enseñanza del español (ELE) que, por cierto, algunas de ellas son editoriales con un importante músculo económico-financiero. En paralelo, y como ya he reseñado en algún post anterior, estamos abandonando los «caladeros naturales», que son donde la edición independiente intenta hacer caja, es decir, vender a «cuchillo». No tengo nada en contra de la idea de abrir nuevos mercados, pero sin abandonar nuestro mercado natural. El problema es que América está cambiando, el aumento de oferta nacional propia de cada país es un hecho evidente, la carestía del euro frente al dólar, y la dificultad de entrar para nuevos y pequeños editores es una evidencia palpable. Digo esto porque son muchos editores pequeños los que me preguntan por el camino más corto para abrir su comercio con América, y el problema de acercarse a un distribuidor serio y montar una pequeña red comercial es un asunto muy duro, no es nada fácil, es por eso que considero que las ferias principales de América deberían tener prioridad absoluta en las ayudas. ¿No habría que reconducir estos viajecitos algo extravagantes y expediciones pseudonapoleónicas? ¿Quién decide adonde se va? ¿No deberían ser aprobados por una comisión de editores, sobre todo pequeños e independientes? Entiendo que el ICEX apoya pero no decide, luego el asunto viene «aguas arriba». Hay dinero para ciertas cosas pero ni un duro para otras. Me cuentan la teoría de los «mercados emergentes» (se supone que a 10 o 15 años) y se quedan tan anchos, cuando la prioridad absoluta de la edición independiente es vender en la América hispana, como así resaltan muchos editores, de hecho viajamos a las feria con el taxímetro puesto casi desde Barajas. Reproduzco aquí un titular de un periódico mexicano en el que dan sus opiniones varios editores independientes:

America_salvacion

Hace unos meses se intentó montar un stand de editores independientes en Argentina, pero al final me comentan que no ha podido ser, que al no existir subvenciones, a los nanoeditores les resultaba caro, a pesar de que la FIL de Buenos Aires les dejaba el stand a precio de saldo. Una lástima ya que abría un espacio a la colaboración ciertamente interesante y sentaba las bases de algunos proyectos colectivos a futuro. Resulta más que evidente que el sector es menos homogéneo de lo que nos intentan hacer creer, y que los conflictos de intereses y sensibilidades no parecen tener acogida en los organismos gremiales. Lo que tengo muy claro es que la pequeña edición independiente esta huérfana en estas estructuras, y si no es capaz de organizarse a corto plazo lo va a pasar muy mal. Conozco editores que venden ahora más en América que con sus distribuidores zonales españoles, si hace un tiempo se consideraba un buen ratio el tener un 20% o 25% en exportaciones, en estos momentos ese ratio se ha disparado hasta el 35% y 40% en muchos casos. En este sentido algunos editores hispanoamericanos me comentaban en la FIL que no entendían que en España no existiese una potente Alianza de Editores Independientes de España, como ya existe en otros países, sobre todo de América, y estructurar planteamientos más proactivos y transversales. El problema que observo es: ¿quién se pone al frente y lidera este cambio?

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

7 Comentarios

  1. Margarita Valencia 20/12/2012 en 13:11

    Me acabo de encontrar este maravilloso artículo de Tim Parks que me parece que viene al caso: “America imports very little… and what it does import it tends to transform as far as possible into its own formulas and notations… This situation is a measure of American power, but brings with it the danger of mental closure and inflexibility.”
    http://www.nybooks.com/blogs/nyrblog/2012/dec/14/learning-speak-american/

    Responder

  2. Margarita Valencia 20/12/2012 en 12:45

    Al juicioso comentario de Bernat hay que añadir la fantasía de que el hueco que dejaron los libros lo van a llenar vendiendo el español —a los turcos, pero también a los latinoamericanos, que lo hemos estado usando de gorra todos estos años.

    Responder

  3. Nadie, maestro.

    Nadie va a ponerse al frente ni va a liderar nada. Los reyes, son los padres. ¿Qué quiere decir cuando habla de liderar éste cambio? Porque el cambio, el cambio en el sector editorial en España, viene sucediendo hace años (a pesar de los innumerables intentos de frenarlo). ¿Liderazgo? ¿Es posible que los que lo necesiten sean los mismos que han venido dando la espada a ese cambio? Porque si no, no se explica. ¿Corresponde señalar quiénes sí, se dedicaron a liderar el no-cambio? ¿Usted necesita seguir a un líder? Nosotros no: necesitamos vender mejor. Se lo comenté el otro día y lo repito: «vivimos en una sociedad en red y los nuevos escenarios digitales para la edición, serán en red: las audiencias se relacionan en red… Red. Y una red no necesita liderazgos sino nodos robustos: hubs, interconectores potentes. Por ejemplo, la FIL (no ejemplo: Liber)».

    Usted sabe, no le descubro nada, en España la peña sólo se pone el frente (de lo que sea) cuando se trata de proteger algo, a la contra. Para que alguien asuma posturas representativas es fundamental el abrigo de una etiqueta excluyente, mejor cuanto más difusa (por ejemplo cultural, o independiente); que recorte, de forma arbitraria por supuesto, razones y afinidades subjetivas. Sólo de éste modo es posible plantear líneas de acción colectivas a partir de conceptos dispersos; por descontado –sobran ejemplos– para obtener prebendas particulares. Sólo es rentable dar la cara y hacer el líder si las políticas no son transparentes, de otro modo es imposible realizar valoraciones subjetivas y difusas.

    ¿Una potente Alianza de Editores Independientes… española? ¿En cuál está pensando: en la REIC colombiana, en la AEMI mexicana? ¿O se está refiriendo a http://www.alliance-editeurs.org?… La cual, como sabe, es una …red internacional compuesta por 85 editoriales y colectivos de editores provenientes de 45 países; de España también: los vascos de Txalaparta y los canarios de Baile del sol. Y que, por cierto también (se puede leer en su web http://www.alliance-editeurs.org/-la-alianza-) manejan dinero (y no poco): para llevar a cabo sus actividades (http://www.alliance-editeurs.org/-actividades-). Y manejan dinero, claro, porque son un proyecto ideológico: con comisiones, subcomisiones, asambleas de trabajo aquí y allí, con alegatos siempre en defensa de… Y que tienen muy claro quién sí es y quién no es. En mi anterior comentario, me referí a lo que conversamos en 2009 en aquella cena sobre OBIEI: y cómo se llegó a la conclusion de que si no se integraba de alguna manera en la FGEE, no iba a servir para nada y que sí se integraba… tampoco. Javi de Fórcola, entonces presidía a los pequeños editores madrileños creo recordar, y junto a usted, estaban por el cambio de paradigma, Manolo las revistas culturales, Javier López todavía se dedicaba sólo a la Feria de Sevilla y Martín, Margarita y yo, veníamos de hacer un estudio en profundidad sobre la REIC en Colombia. ¿Ha cambiado algo desde entonces? Usted conoció sobre la entrevista que mantuvimos entonces con Rogelio Blanco y su recomendación de que habláramos con Antonio María, quien por entonces andaba entretenido en que la comisión no-sé-qué sobre el libro electrónico, auspiciada por el Ministerio de Cultura, fuera lo más inoperante posible (varios millones de euros mediante). ¿Qué quedó de todo aquello? ¿Where have all todos esos dineros gone? ¡Qué tiempos aquellos! La SGAE pegaba duro; Tedy Bautista era un adalid de los derechos de autor…

    Los liderazgos, tal y como los hemos venido conociendo en éste país, sólo tienen lugar cuando hay dinero de por medio: ¿se puede liderar algo sin un chavo? No. Nadie es tan toto ni tan inocente. Porque, etiquetas culturales e independientes al margen, y esto sí es una constante a lo largo y ancho de la geografía iberoamericana, éste tipo de alianzas se organizan para manejos de dinero (normalmente el de otros). Por eso nadie va a dar un paso al frente y liderar nada… porque nadie tiene acceso hoy por hoy a ninguna caja. Eso, suponiendo resuelta la diatriba de si las editoriales de sudokus son culturales o las religiosas, independientes (algo que, como le decía, la Alianza tiene muy claro). La gente va a FIL porque le salen los números. Simple. La gente va a Buenos Aires o a Bogotá, por lo mismo. Click. Y a Liber venían porque a una nada despreciable cantidad, se les pagaba el viaje, el hotel, dietas, o todo junto. Ding dong. Y la presencia española en esos circos, por lo mismo (eran aquellos tiempos en que nuestros líderes llegaban a FIL en jet privado). Insert coin.

    La edición en los nuevos entornos digitales, ese jaque o gambito que llamamos edición 21, no necesita ese tipo de estructuras (de las que está huérfana, según su opinión… Gracias a Dios, pienso yo) sino ayudas, en todo caso, a la innovación, a la asunción del riesgo de internacionalizarse, al osado emprendimiento coeditorial. Las empresas editoriales que la están pasando mal no es por ausencia de esas estructuras sino por otros motivos tampoco nada homogéneos: o bien no innovaron a tiempo (recuerde lo que ha sido hablar con el sector desde 2005 sobre “estos cambios”), o bien editaron cosas que no le interesaban a nadie o bien, imprimieron más de la cuenta… Revise la lista, es pública, quiénes y por qué han venido recibiendo subvenciones del Ministerio de turno…

    Dicho lo anterior el tema, desde nuestro punto de vista, es que la edición en español ya no puede ser considerada en clave «Nación Española»: España ya no significa nada, no es grande ni libre pero sí, el español hablado por centenares de millones de personas; porque ninguna empresa del ramo puede ser independiente del mercado que representa toda esa gente (y si lo es, no cuenta) y porque ninguna puede permitirse el lujo de ser tan cultural a la manera en que se era cultural durante la Transición (ciertamente la edición cultural, contra Franco vivía mejor). Quizá se debería releer en profundidad el fugaz y ya guillotinado «Pasando página» de Sergio Vila-Sanjuán para reconsiderar qué fue editar cultural e independientemente entonces, y qué es serlo ahora. Por eso vuelvo a la idea de analizar casos de buenas prácticas ¡hoy! y que cada uno extrapole para sí lo que pueda. Y que ahí sigue el caso de Orsai, por ejemplo, abierto su plan en la red para que cualquier editor en español, pueda inspirarse o copiarlo si tiene arrestos: un proyecto capo en cuanto a creación de comunidad y público lector, un desarrollo empresarial de nuevo cuño en números negros… y en red (la clave de su éxito es que se sitúan completamente al margen de la edición tradicional y sus elefantes blancos, reconsiderando sin cortapisas la relación con los creadores, con los profesionales que colaboran y con su audiencia). Y no, no solicitan subvenciones sino ayuda o implicación de quienes valoran y premian su trabajo.

    Porque… ¿realmente que son planteamientos proactivos y transversales, maestro? En una economía de mercado (que no me gusta pero es lo que hay), usted lo sabe mejor que nadie: están los que venden y los que no venden… que al menos en estas latitudes, suelen echar la culpa siempre fuera de sí: a la coyuntura del momento que siempre es crítico, a la gente que no compra lo suficiente o piratea, al IVA que nunca es del gusto del consumidor, a la ley -Rey– del precio fijo. Hombre, una cosa es Guatemala o Bolivia que sí echan en falta algunas cosas del desarrollo (y por eso encontramos libreros tan potentes como Philippe Hunziker o Martínez Accini) y otra España… con la red comercial más poderosa ever. Sí, esa misma red que ha sido blindada a valores editoriales de ultramar durante añares.

    Termino como empecé: no sólo nadie va a liderar nada sino que, ¡por suerte nadie va a liderar nada! Porque a buen seguro se trataría de un liderazgo subvencionado, excelentísimamente bien remunerado el cargo por supuesto (ser líder es caro), claramente orientado a levantar defensas y profundamente reaccionario bajo la piel de una idea de cultura y progresía que tiene como mercado el dinero público, no el dinero del público. Esclavo del «Dónde pongo mis libros» en vez de ser competente con «Lo que quieren los lectores».

    Como siempre, abrazos.

    Responder

  4. Hola Manuel,

    Creo que el problema, o uno de los principales problemas, es de distinta percepción de los diversos mercados. Me temo que ciertos responsables políticos y gremiales siguen viendo América Latina como un mercado cautivo, casi colonial, del cual las grandes y algunas medianas editoriales sacan pingües beneficios. Para dichos responsables no es necesario gestionar nada allí, porque lo dan por descontado.

    En cambio, abrir mercado para la lengua castellana forma parte de una doble política: industrial porque abre a la exportación mercados no hispanohablantes, pero también responde a intereses geopolíticos y de influencia internacional que, una vez más, con Latinoamérica se dan, desgraciadamente, por ganados y descontados.

    Lo que no ven estos responsables políticos y gremiales (o lo ven y les da igual…) es que a medio plazo en América Latina nos van a pasar, como mínimo, dos cosas:
    – Que como muy bien apuntas nos van a crecer los enanos, en el sentido que los mercados e industrias interiores de cada país iran creciendo. Eso también abre la posibilidad a la formación de grandes grupos latinoamericanos.
    – Que el gigante anglosajón del norte no va a estar dormido para siempre. Ya está empezando a cubrir su demanda interna en castellano, poco más tardará en extenderse más al sur. Me gustará ver, entonces, con qué dinero -y qué cara- gestionan los grandes grupos españoles la compra de derechos. Porque el músculo financiero norteamericano es iressistible.

    Hasta pronto!

    Bernat

    Responder

    1. Estimado Bernat, apntas una cosa muy interesante que es que los “las grandes multinacionales” del libro van a comenzar a editar en castellano y en todos los idiomas que tengan “mercados” en breve. Y este es un fenómeno con el que la edición española no contaba. Cuando estos grupos compren los derechos de un libro serán ya universales y para todos los idiomas. Llevas mucha razón en la apreciación.

      Responder

      1. Bernat, Manuel,
        Me alegra que coincidais en algo que llevo diciendo varios años, y no porque tuviera una bola de cristal, sino porque es una tendencia que ya se empezó a poner en práctica por grupos editoriales de EE. UU. hace algún tiempo. Seguramente, se acentuará, sobre todo tras las concentraciones grupales que se están produciendo y se producirán.
        Un salud,

        Jorge

        Responder

  5. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días leí una noticia que me dejó estupefacto. Resulta que no hay un duro, ni en el país, ni en la edición ni en ninguna parte. Las expediciones a algunas ferias de América no existen. No se va a Colombia, no se va a…..

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s