Leo con pesar el artículo de Julieta Lionetti, “Buenos Aires Book Fair Blooms, Despite Spain’s Absence” (en el boletín quincenal dedicado a edición española y latinoamericana de Publishing Perspectives) sobre la no presencia de España en Argentina. El artículo es agudo y contundente.

La reflexión que me hago es la de considerar la no presencia desde el punto de vista de a quién perjudica. Obviamente con Santillana, Planeta y Random en Argentina a estos megagrupos no les supone ningún trastorno, pero hay un damnificado, la edición cultural independiente, que no tiene voz ni voto en estos asuntos de alta política. Son numerosos los editores independientes que han viajado a Argentina por su cuenta, al margen de los órganos representativos, en un intento de seguir vendiendo y abriendo clientes, no olvidemos que a Buenos Aires van muchos compradores de otros países de América. A mi juicio una decisión errónea que hace que la imagen de la edición española lleve tiempo apareciendo como prepotente y colonialista para muchos compradores hispanoamericanos.

En este mismo sentido la edición española tampoco asiste a la Feria de Bogotá, otro caladero natural para la edición cultural independiente española, pero esto no es de ahora. A Bogotá creo que hace varios años que no se asiste. Sin embargo se han hecho expediciones a Seúl, Manila y Abu Dhabi, que deben ser los nuevos mantras para la edición independiente española, o mejor, para los grandes editores del libro de enseñanza del español. El tema resulta difícilmente comprensible para pequeños editores que tienen en América una fuente importante de ingresos anuales.

El problema que se aprecia es la deriva en la que se encuentra la edición y sus instituciones. Pleitos con la comunidad universitaria, presencia junto a entidades de gestión de derechos con mala imagen, cobro del ISBN, carencia de planes para enfrentar la crisis de ventas del libro, precios elevados por asistencia a ferias. No es casual que en las expediciones se comente ya de manera pública que un stand en algunas ferias cuesta el doble que las 5 baldas que el stand de España les ofrece, de forma que el año pasado varios editores asistieron a la FIL de Guadalajara con stand propio y venta, de manera que costeaban así sus billetes de avión y estancia.

Resumiendo, la edición cultural independiente debe ir pensando en nuevos tipos de asociacionismo. La disparidad de preocupaciones entre muchos editores independientes y sus órganos representativos es un hecho evidente.

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

6 Comentarios

  1. No creo que el “cerrar” fronteras a productos de ciertos territorios sea solución alguna, pues al final al mayor perjudicado es el que está cerrando sus fronteras.

    Responder

  2. Francisco 26/05/2012 en 2:13

    La respuesta al problema de la frontera: EBOOK

    Responder

  3. Querido Manuel,

    Si bien la no presencia en Bogotá es un error garrafal, pues es un mercado el colombiano (y adyacente) muy importante, en Buenos Aires responde a una medida de presión, pues la aduana argentina está cerrada a cualquier importación española. Nosotros estamos en Buenos Aires con un stand, y de 4 paquetes (de menos de 50 kgs por courrier) que hemos enviado, han pasado dos y de chiripa. Nos han dicho que no enviemos más por ahora, ni con certificados de ausencia de plomo en la tinta, ni con nada.
    Algo hay que hacer, Argentina es un mercado importantísimo para la edición dependiente e independiente y me parece que presionar tan sólo con la no presencia española en Buenos Aires no va a funcionar. ¿Qué podemos hacer para abrir de nuevo la frontera argentina?
    Me huele a mí que es un problema más de falta de divisas que de presencia de metales.
    Un abrazo

    Responder

  4. […] Manuel, acompañado de Julieta, plantean una reflexión sobre la no-presencia o ausencia institucional en Buenos Aires y Bogotá dejando entrever con sutileza a quién sirven o pueden servir por acción y dejación algunas representaciones institucionales y los espacios y lugares a los que se acude que alo largo del 2012 serán los siguientes: […]

    Responder

  5. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Leo con pesar el artículo de Julieta Lionetti, “Buenos Aires Book Fair Blooms, Despite Spain’s Absence” (en el boletín quincenal dedicado a edición española y latinoamericana de Publishing Perspectives) sobre la no presencia …..

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s