Foto de Fergus Ray Murray

Leer la prensa a diario comienza a parecer un ejercicio masoquista, todo son malas noticias, y no me refiero a las económicas, que son pésimas, me refiero a que no hay día que no leas en todos los periódicos alguna noticia relacionada con «lo digital»: ebooks, tabletas, plataformas, dispositivos, etcétera, la verdad es que esto ya resulta cansino. Ojeas los blogs y los comentarios de twitter de blogueros y gurús especializados en la conversación, y observas que los comentarios y tuits tienen como tema central el libro electrónico y «lo digital». Todo esto me lleva a hacerme una pregunta: ¿quién se ocupa de los problemas del libro en papel y de sus editores? ¿Qué le preocupa ahora al editor independiente cultural? Pues a mi modo de ver no le preocupan las tabletas, ni las plataformas, ni el ePub, ni por supuesto lo que los gurús digan en twitter, les preocupan temas más materiales y concretos, por ejemplo:

  • ¿Qué hacer para incentivar la demanda?
  • ¿Cómo activar el consumo de libros en las librerías?
  • ¿Por qué están cerrando librerías en los últimos dos meses?
  • ¿Cómo frenar las macrodevoluciones?
  • ¿Qué políticas de adquisiciones se plantearán para las bibliotecas públicas?
  • ¿Por qué están quebrando distribuidoras?
  • ¿Por qué no vamos a Argentina este año?
  • ¿Por qué no se asiste a las ferias de Colombia, Chile, Perú, Brasil, de manera regular?
  • ¿Se están desarrollando políticas activas sobre estos temas en las instituciones ministeriales?

Decir que el sector está en la UCI con respiración asistida y pronóstico reservado es ya no decir nada, decir que sufre una cornada con tres trayectorias es quedarse corto en la descripción de la situación. El cierre de 2011 ha sido un desastre, con descensos en torno al 15% y devoluciones cercanas al 45%. Aunque me dicen que los datos «oficiales» dejarán la caída en la mitad. La orgía de ventas que el sector había mantenido hasta 2009 se ha esfumado, y ante un problema tan grave de demanda y una sobreproducción desmesurada de títulos hay que definir estrategias, y en este punto no se observa que las instituciones gremiales estén aportando demasiado valor. Y con este tsunami de libros, las librerías, materialmente finitas en sus metros cuadrados y superficie de exposición, son incapaces de asumir la visibilidad de esta desmesura. No pido un plan B, me vale un plan A, el problema es que aparentemente no hay ninguno. Todos los sectores del consumo están, en mayor o menor medida, definiendo estrategias anticrisis y de reactivación de la demanda. Esto mismo no se observa en nuestro sector, que se parece mucho más a un campo de minas.

Y en este punto es donde observo una cierta miopía de algunos blogueros y consultores del sector, me da la sensación de que no están leyendo bien el partido. El sector ha perdido referentes y carece de liderazgos de editores comprometidos con su tiempo y con el libro, estamos ante un «sálvese el que pueda», y esto es muy malo para el futuro del libro. Y sugiero tres temas que creo que podrían dar mucho juego.

  1. Por un lado, la necesidad de montar una plataforma de libreros y editores para vender digital a bibliotecas públicas;
  2. por otro una campaña (bien diseñada por favor, sin demagogia ni cifras sacadas de un sueño freudiano) de explicación de la propiedad intelectual con presencia de editores y libreros en los colegios e institutos, y hablando sobre los diferentes modelos de existen, incluida la licencia Creative Commons;
  3. y, finalmente, el tema del canon digital, hasta ayer a muchos gurús les parecía injusto (a mí también) que lo pagase el comprador de un dispositivo y lo recaudaran las multinacionales, ¿y ahora es más justo que se pague vía presupuestos generales del estado? A mi al menos me genera más que dudas.

Con todo lo anterior en ningún momento quiero de decir que debamos olvidarnos de «lo digital». De ninguna manera, el problema es que hoy por hoy tenemos una demanda principal de la que nos estamos olvidando, y la necesidad de oxigenar el sector pasa por atender esta demanda y no tanto la secundaria o emergente. Es por esto que cada vez veo las redes y los tuits como un cine mudo. Alguien puede decir que soy un paleto digital, es posible y probable que lleve razón; y cada vez sigo menos blogs, me he quedado con los considerados clásicos, que aunque alguna vez se repitan, cosa que también me ocurre a mí (hace unos días un buen amigo me decía que me repito en mis post más que el ajo de Pedroñeras, con todos mis respetos a esta localidad manchega que tiene el mejor ajo del mundo), al menos hablan de lo que a mí me interesa. No olvidemos que hay blogs que generan menos contenido original que un periódico gratuito. Y todo concentrado en lo digital. No me llamo a engaño. Es por ello que menos vender conversación en la estratosfera y más bajar a la arena de lo material.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

11 Comentarios

  1. […] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } antinomiaslibro.wordpress.com – Today, 1:03 […]

    Responder

  2. […] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } antinomiaslibro.wordpress.com (via @libreros) – Today, 5:41 […]

    Responder

  3. […] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } antinomiaslibro.wordpress.com – Today, 11:56 […]

    Responder

  4. Más razón que un santo.
    Pero es que los gurús son eso, eso, charlatanes con twitter.
    Lo primero es fijarse objetivos, y luego buscar la manera de cumplirlos lo más completamente posible. La burbuja e-book está ahí y no tardará en explotar.
    Los profesionales con cosas que perder deberían preocuparse por lo que ya está aqui, no lo por lo que podría llegar a acontecer.

    Responder

  5. Creo que el consumo de best-seller en papel, la literatura de rotativa, tiene los años contados… por mucho que el sector trate de ralentizar en lo posible la implantación de “lo digital” (con las estrategias habituales: precios altos, formatos cerrados, etc., aunque en España estemos viendo algunos cambios a mejor). Pero ni mucho menos se acerca el final ni de las librerías, ni del libro en papel.

    Todas las preguntas al principio del post me parecen muy relevantes, pero no puedo evitar sacar punta al segundo tema de los tres comentados al final, el de las campañas de explicación del copyright a alumnos de colegios e institutos por parte de “libreros y editores”. Algunos pensamientos al respecto:

    – Antes de piratear un libro la mayoría de adolescentes pirateará una película o un disco. No sé las cifras actuales de lectores entre nuestros estudiantes preuniversitarios, pero las últimas estadísticas de comprensión lectora (creo recordar que a alumnos de ESO) eran devastadoras.

    – Explicar y concienciar sobre el copyright “sin demagogia ni cifras sacadas de un sueño freudiano” sería estupendo, tanto a los niños como a los adultos, pero siempre y cuando existan alternativas justas (para creadores, usuarios, productoras y distribuidoras) a la descarga ilegal de contenido con derechos de autor. Internet es global y no puede existir tal “alternativa justa” mientras esto no se reconozca y los derechos digitales se sigan distribuyendo por territorio. O lo que es lo mismo, es imposible desarrollar alternativas justas en lo digital para todos los implicados en la producción y consumo de cultura mientras se sigan replicando los modelos de negocio analógicos.

    Responder

  6. Por lealtades, ex trabajadora del sector y amante apasionada del olor de tinta y papel. Coincido en la preocupación, me preocupa la ausencia sectorial de diagnóstico adecuado, la cerrazón de quien se aferra a personajes, tipos, márgenes y paradigmas caducos, las antiparras lastimeras que percibo en textos y reflexiones sectoriales.
    Lo digital vino a quedarse y nos obliga a pensar, no sólo en el sector del libro… ¡en todos! Impone una transversalidad y una subversión en las cadenas de distribución y valor imposibles de ignorar.
    No estamos en época de cambios, sino en un cambio de época. El sector del libro o se aclimata o se aclimuere.
    Reflexionar sobre el Valor que se aporta y cómo aportarlo es crucial en este punto. Ampliar el foco, dejar a un lado perversiones onanistas o masocas y no mirarse el ombligo es también tarea recomendable. Sean ustedes conscientes de que en todas partes cuecen habas.

    Responder

  7. […] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } antinomiaslibro.wordpress.com – Today, 12:42 […]

    Responder

  8. Carlos Gazzera 05/03/2012 en 14:28

    Comparto las preocupaciones de esta nota sobre el impacto que tiene lo digital en periódicos, redes sociales y blogs especializados. Comparto las preguntas que cientos de libreros se hacen en España y el resto del mundo. Pero como Editor de una Editorial Argentina que está haciendo el esfuerzo de ingresar al mercado del libro de España y de Europa, me pregunto qué están haciendo los libreros por tomar la iniciativa.
    Veo que una buena parte de los problemas que hoy tienen los libreros frente a la transformación del mundo editorial descansa en algunos desmanejos que las propias librerías y libreros hicieron con los fondos de las Editoriales.
    El final de la librería está lejos como está lejos el final del libro en papel, pero sí creo que hay que modificar actitudes, modificar las perspectivas del negocio y modificar sobre todo esa arrogancia que muchos libreros construyeron frente a las pequeñas y medianas editoriales. La inversión debe volver como eje de un negocio que se presenta en transformación radical, pensar más en el lector, en la librería como agencia de cultura, como agencia de autores y libros.

    Responder

  9. Juan Miguel Salvador 05/03/2012 en 14:01

    Por alusiones, que mi madre es de Las Pedroñeras.

    Hace tiempo que mantengo que hemos entrado en la era del decrecimiento, que va a durar y durar. Por tanto, cualquier estrategia debe enmarcarse en ese parámetro, caracterizado por una contracción crónica en lo macroeconómico, y por tanto un tamaño menguante del pastel económico de la industria del libro.
    Cabe enfocar las estrategias desde dos objetivos distintos:

    -cómo mantener la máquina en funcionamiento a costa de lo que sea (huida hacia adelante, o más madera, esto es la guerra)
    -cómo aprovechar la coyuntura para sanear las ineficiencias, eliminar lo caduco y conservar lo valioso, cambiando el modelo en todo lo que sea necesario.

    Todos decimos que hay que estudiar qué aporta cada cuál a la cadena o red de valor. Creo que esa es una de las claves. Otra puede ser analizar qué costes hasta ahora asumibles pero ya cada vez menos acarrea la sobreproducción y su correlato de macrodevoluciones, y si esto tiene solución con el actual modelo o hay que adoptar otro. Las devoluciones no son el problema, son el síntoma, pero un síntoma muy gordo y cada vez más dañino. Y la factoría churrera sigue sin bajar el ritmo.

    En cuanto al onanismo digital, ellos a su rollo.

    Responder

  10. […] Los quebrantos del sector del libro « Antinomias Libro. […]

    Responder

  11. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Foto de Fergus Ray Murray Leer la prensa a diario comienza a parecer un ejercicio masoquista, todo son malas noticias, y no me refiero a las económicas, que son pésimas, me refiero a que no hay día que no leas en todos los pe…..

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s