Viene mi hija del colegio (14 años, instituto muy grande de Madrid) y me enseña una comunicación que le han enviado sus amigas a través de Tuenti, es la siguiente:

Compruebo que está en otras páginas web (incluida la de mi antiguo profesor Enrique Dans). Al margen de la conversación con mi hija (ella tiene su propia opinión), me acabo haciendo unas preguntas a partir del mensaje «No compres ni un libro o revista»:

  • ¿No se está equivocando en algo la edición?
  • ¿Está la edición contrarrestando estas iniciativas a través de campañas educativas?
  • ¿Le conviene a la edición aparecer junto a entidades de pésima imagen?
Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, Master en Dirección Comercial y Marketing por el Instituto de Empresa y miembro de la primera promoción del Programa Avanzado de Dirección de Empresas Editoriales del Instituto de Empresa. Tras más de 35 años de experiencia profesional en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Marcial Pons, Ediciones Siruela, Odilo TID– en la actualidad compagina con su labor como profesor de diversos Masters en España y América con tareas de consultoría en el sector del libro.

8 Comentarios

  1. Juan Pablo Kutianski 26/01/2012 en 5:34

    Concuerdo con David. Con el cierre de Napster solo murió Napster, pero no lo que hacia.
    ¿Alguno de Uds. realmente piensa que SOPA, PIPA, TOMATELA y FUMATELA funcionaran? El hacking en USA es delito federal desde hace muchos años pero igual siguen existiendo hackers ¿Realmente creen que eso va a cambiar el hecho de que los libros, CDs y películas no dejen las regalías de hace 10 años atrás? Lo dudo mucho ¿Realmente alguien piensa que estas leyes van a actuar mágicamente sobre la moral de las personas? Lo que esta arraigado en la cultura difícilmente desaparezca de un día para otro. Es una opinión personal pero creo que solo retrasaran lo que ya estaba sucediendo. Por lo que recuerdo de historia todos los imperios, tarde o temprano, cayeron.

    Responder

  2. No es que los editores se estén equivocando. Es que se confunden y nos confunden: ¡hay que aclarar ya que los derechos del editor y los derechos del autor no son lo mismo! (como creen los editores y algunas madres)

    Responder

  3. Maestro querido,

    Usted sabe cuántos años –sí, años ya…– llevamos muchos de los que le leemos trabajando por abrir debates serenos, ofrecer experiencias innovadoras asumibles, perspectivas distintas a las tradicionales… buscando definir miradas nuevas desde los que observar nuevos horizontes relacionados con los nuevos escenarios digitales. Por supuesto que nos hemos equivocado: ese no es el problema: sólo se equivoca el que lo intenta. El problema tiene que ver con todos los que no se han equivocado, ora enroscados en posiciones tradicionales, ora protegiendo sus miedos de la lluvia de los nuevos tiempos bajo el paraguas de instituciones reaccionarias.

    ¿No se está equivocando en algo la edición?… Ojalá empezara a equivocarse.

    ¿Está la edición contrarrestando estas iniciativas a través de campañas educativas? Ojalá contrarrestara… Pero… ¿No debería primero educarse ella misma? Digo, porque educar sobre lo que se desconoce, educar sobre lo que se rechaza, no sé yo sí…

    ¿Le conviene a la edición aparecer junto a entidades de pésima imagen? No me queda clara la pregunta… Aclare por favor qué entendemos por “entidad de pésima imagen”: se me ocurren unas cuantas y no sé a cuáles se refiere.

    Lo que sí tenemos claro es que la luna de la edición 21 es más interesante que el dedo que nos mete en el ojo la suciedad de la rabiosa actualidad, sin la huella dactilar del conocimiento, ni la uña biencortada por el rigor y el análisis, sin el lacado coqueto y colorido de la innovación.

    Marzo será un mes oscuro… pero por muchos otros motivos.

    Afectuoso siempre.

    Responder

  4. Antonio Castillo 25/01/2012 en 11:54

    Estimado Manuel, tu pregunta es muy pertinente porque es reflejo del estado de perplejidad en el que nos encontramos. Estamos perplejos ante la arrogante suficiencia de los que llaman al boicot, tan fuera de toda duda, tan arbitraria e indiscriminada, pero que a su vez es la demostración de las mentiras y falsas certezas que encierran sus argumentos.
    Es posible que en la industria del libro no estemos sabiendo interpretar los indicios de lo que nos depara el futuro. Pero, ¿qué permite pensar que los otros sí? Simplemente que defienden su argumentos sin complejos y con descaro.
    No conozco a nadie en el sector del libro que no esté intentando adaptarse a las nuevas circunstancias o que no esté investigando sobre qué va a exigir el futuro cercano. Al contrario de lo que se dice con mucha ignorancia y prepotencia, basta echar un vistazo a los últimos 30 años y comprobar cómo el sector del libro lleva readaptándose, actualizándose y reinventándose permanentemente.
    Las proclamas “libertarias” respecto a Internet y la industria del libro, si tienen éxito, nos tienen que inquietar porque las consecuencias inmediatas las van a sufrir antes que nadie los trabajadores de la industria en forma de despidos y reestructuraciones; pero no debemos caer en la trampa de sentir complejo por defender el derecho a la remuneración de nuestro trabajo y nuestra libertad de decidir cuál es nuestro modelo de negocio. Nos podremos equivocar si nuestro modelo de negocio no consigue vender el fruto de nuestro trabajo, pero no deberemos aceptar que nuestro producto sea consumido pero no quiera ser pagado por los que sí lo consumen.

    Responder

  5. Esa gente invita a otra gente a ejercer un gesto individual, legítimo, por algo que no les parece que se esté haciendo bien. ¿Y?. No he visto a nadie, ni siquiera a la federación de estanqueros o a filismorris, quejarse por el día mundial sin tabaco, un suponer. Ni los colmados se quejaban por aquellas campañas de antaño del “día del ayuno voluntario”.
    Wikipedia cerró hace unos días hace 24h para protestar por la SOPA… ¿y? Lo grande es que esa decisión no se tomó en ningún despacho, (creo que) se abrió un debate entre los usuarios y así lo decidieron.
    La historia de internet está preñaíta de “un día sin internet”, a ver si vamos a pensar que esto es nuevo.
    No me preocupa si esto será un éxito o un fracaso. No me preocupa de quien arranca la iniciativa.
    Me preocupa que como dice David cada vez se definen más los dos bandos. Y nosotros, nuestros representantes, los de los autores y editores, están comodísimos curiosamente en ese enfrentamiento, que nos arruinará. No nos representan. Al menos a este #editordemierda. La cultura no puede ser de parquímetro o multa. Porque no podemos permitirnos que la gente venda el coche y vaya en bicicleta. Y ya lo están haciendo…

    Responder

  6. Querido Manuel,
    ¿Y si fuera al revés? ¿De verdad, de verdad debemos asumir que esa gente que anima a no comprar libros o revistas buscan el bien de nadie?
    Lo siento, esa gente no tendría huevos de llamar a nadie a no usar el móvil o internet durante un solo día, por mucho que todos sospechen que las compañias de telefonía son cómplices en este desaguisado. Y no lo harían porque la gente pasaría de ellos. Si se meten con los libros y las revistas es porque no les dan valor.
    http://inigogarciaureta.blogspot.com/2012/01/errores-costosos.html

    Responder

  7. La verdad es que la cosa se está descontrolando bastante. El otro día comentaba en Penso21 que no sé si iba a servir de algo lo de Megaupload, mi opinión es que no pero puedo estar equivocado, pero de lo que estaba seguro es que esto se estaba convirtiendo en una guerra en la que al final habrá bajas por ambos bandos. Y lo fuerte es que ya vivimos algo, a menor intensidad, en el 2000 con Napster y se acabó justo donde había empezado, y perdieron la propia Napster, que desapareció y la industria de la música que está como está y encima se gastó una millonada en abogados. Los únicos que ganaron los abogados.
    No aprendemos.

    Responder

  8. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Viene mi hija del colegio (14 años, instituto muy grande de Madrid) y me enseña una comunicación que le han enviado sus amigas a través de Tuenti, es la siguiente: Compruebo que está en otras páginas web (incluida la de mi an…..

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s