Vaya por delante mi enorme admiración por los Odell (Joan, Pablo y Henry), lo cual significa no ser del todo ecuánime al opinar sobre su nuevo proyecto. Aclaro antes de empezar que les admiro en su trabajo por tres cosas: porque aprenden, porque enseñan, y lo que es fundamental, porque se divierten. Vamos, el sueño de mi vida. Junto a esto, otra cuestión que me hace seguirles de cerca es cómo reinventan su negocio cada poco años, en un intento de adaptación al nuevo ecosistema, y como recrean sus propias ventajas competitivas como empresa, en cuanto atisban parámetros de cambio. Y una cosa fundamental que lanzo como aviso para navegantes, cuando intervienen como consultores editoriales no te cuentan la cantinela de que debes «conversar en las redes y hacer comunidad», van directos a la médula espinal del editor, cómo hacer dinero y estabilizar un modelo de negocio, en esto son francamente buenos.

El proyecto Pensodromo [21] es un proyecto largamente madurado y reflexionado durante dos años del que ni que decir tiene que espero lo mejor. ¿Es una editorial?, ¿es un modelo innovador de comercialización, marketing y distribución?, ¿es una página web?, ¿es un blog?, ¿son entradas en Facebook o en Twitter?, ¿es un evento?, ¿es una charla?, ¿es interacción, feedback y diálogo con una comunidad en formación?, ¿es consultoría editorial?, ¿es un renovado modelo de negocio? Pues si, es todo esto y algo más que quizá se me escapa. Por ello les doy la palabra en este espacio.

Preguntados sobre cómo se inició el replanteamiento de Pensódromo en Pensódromo [21], me derivan a una entrada que podemos leer en su web titulada Repensando la edición, título prestado a su vez de un artículo homónimo que el editor Federico Ibáñez publicó el 25 de mayo de 2009 en El País. «Porque no es posible, –me comenta Pablo Odell–, abordar una reflexión alrededor de la edición [21], sin una idea clara de lo que el sector editorial hizo caso omiso».

Y continúa: «desde nuestro punto de vista como proveedores de servicios a editoriales esto fue un aviso. Hubo muchos más durante esos días para quien quisiera leer de por dónde iban a ir las cosas. A nosotros, nos ayudó a precisar con más claridad una paradoja complicada de aceptar porque no tocaba en el centro de nuestro modelo de negocio: a más capacidad de servicio por nuestra parte y mayores retos y oportunidades para las editoriales, menos energía por parte de los editores para implementar cambios y transformaciones y, por tanto, menos energía para nosotros como empresa. Durante estos dos años, nos hemos afanado en transformarnos internamente cosa de poder asumir directamente esos retos y dar la cara a esas oportunidades, replanteando en local todo el servicio que como empresa podemos aportar a la edición, estableciendo acuerdos estratégicos con socios expertos en edición digital, cosa de poder situarnos directamente como editores.

»En algunos momentos excepcionales las empresas (los profesionales que la componen) hacen una pausa para reflexionar sobre su futuro. A veces, estos momentos coinciden con situaciones de crisis. Es el caso. ¿Las dificultades son oportunidades para el cambio? En nuestro caso, lo son: ponen a prueba nuestra habilidad y capacidad para cuestionar trayectorias, fortalece su núcleo ejecutivo, y empujan a la empresa a reiventarse. Coinciden en este proceso de reinvención tres factores: reconocimiento de que la actividad empresarial se encuentra en una situación de crisis; capacidad para hacer un diagnóstico crítico sobre las causas; y, por último, habilidad para lograr colaboración de toda la red de contactos generada durante los últimos años en aras de fijar dos prioridades esenciales: un reparto de costes a corto plazo para evitar un aumento de gastos y lograr acuerdos a largo plazo que fomenten la vitalidad, la innovación y la transformación del modelo productivo de la empresa para adaptarlo a los cambios económicos y tecnológicos que estamos viviendo, cuyas relaciones comerciales se están recomponiendo en presente continuo. Reconocer la crisis que atraviesa un proyecto no es ahondar en el pesimismo; bien al contrario, busca regenerar confianza al mostrar que se reconoce la realidad y que se la enfrenta. El reconocimiento es el primer paso para transformar ese riesgo en oportunidad; ya que el principal riesgo de una crisis, como sabemos, es negarla. La colaboración entre pares es hoy más necesaria que nunca ya que nos encontramos en disposición de nuevas herramientas tecnológicas, nuevos mercados, nuevos retos comerciales a los que hacer frente, nuevas problemáticas relacionadas y el clásico lema de que la unión hace la fuerza, tiene más validez que nunca. Porque la crisis, finalmente, no es el verdadero problema. El verdadero problema es el miedo a cambiar. Y afrontar estos cambios nos hace sentir más fuertes. Hacemos nuestra la idea de Jorge Wagensberg de que “el secreto del cambio está en la parte del cambio que no cambia”, así que necesitamos un enfoque renovado que nos permita llevar a la empresa a la asunción de nuevas responsabilidades y nuevos desafíos personales para los profesionales que la participan. El primer año nos dedicamos a repensar y estudiar a fondo nuestro mercado; a tratar de entender lo que estaba pasando más-allá-de-la-crisis y el segundo, a desarrollar, más que un plan editorial, un plan de edición… [21]».

¿Cuál es el primer proyecto que aborda Pensódromo [21]?

La izquierda reaccionaria, de Horacio Vázquez Rial.

En palabras de sus creadores:

«Con este título iniciamos un proyecto de nueva edición con la característica de ser un planteamiento multiformato. El desarrollo del tema que propone Horacio Vazquez-Rial, “la izquierda reaccionaria”, no sólo va a tener lugar en forma de libro ni, desde luego, únicamente en soporte papel. El libro es capital, es cierto, también en sus diferentes versiones electrónicas, pero como editores no vamos a quedarnos limitados al esquema tradicional de comercialización y venta del libro sino que vamos a trabajar un desarrollo radial de la propuesta: conferencias, video y audio conferencias, materiales audiovisuales (programas de entrevistas, debates, documentales, etc.), contenidos fragmentados para universidades, materiales para medios…»

«Van apareciendo ejemplos de obras que constituyen realidades mixtas: en papel, en la Web y en redes sociales; del autor y abiertas a la colaboración; textuales, gráficas y audiovisuales», así definía este proyecto hace unos días José Antonio Millán en una soberbia entrada de su blog titulada Libros multimodales.

Le pregunto a Pablo Odell sobre cuáles son la claves, y contesta:

«La izquierda reaccionaria, de Horacio Vázquez Rial, es un proyecto de edición 360º. Trabajamos sobre la idea de que lo que entendemos como sector editorial, ya no puede funcionar como un todo homogéneo alrededor del libro». Pablo relaciona dos entradas en Pensódromo [21] alrededor de esta cuestión: Edición [21], un contrato 360º y Edición [21] para nuevos públicos. Para más información nos invita a visitar el espacio en línea relacionado: Una experiencia editorial innovadora.

¿Qué entendéis por edición [21]?

«Llamamos edición [21] a una nueva manera de ser editor y de estar en el mercado de la edición», me responde Pablo Odell. «Venimos enfrentando la idea de “cadena de valor” con la idea de “redes de valor”… Cadenas vs. Redes… ¿Eslabones cerrados, engarzados, pesadas y carceleras cadenas?… Enfrentadas a los desgastes de la economía de mercado, al monopolio de los grandes grupos, a la extinción de los puntos de venta, al poco interés por los bienes culturales y a la falta de políticas públicas para desarrollarlos o redes de valor… Nodificadas, interrelacionadas, ligeras, flexibles, veloces y sinergéticas redes?

»La idea edición [21], surge como respuesta a la atomización de los mercados y a la fragmentación de las audiencias. El libro en papel (y en sus versiones electrónicas) deja de actuar como eje del negocio editorial (no significa que el libro no tenga importancia, todo lo contrario: pero se trata de una importancia más…) y pasamos a trabajar sobre temas: núcleos temáticos. No ya con la idea de poner títulos en el mercado sino de situar esos temas ante públicos interesados; desde los cuales articular diferentes vías comerciales según necesidades de la demanda. No trabajamos con la idea tradicional de un catálogo, sino de corpus temáticos dinámicos en continuo enriquecimiento. Resuelto el discurso y afrontado el retos tecnológico, estamos realmente ante un reto mercadotécnico. En lo relacionado con los mecanismos comerciales y su explotación: micropagos por pequeñas unidades de información; abonos que permiten el acceso a todos los contenidos digitales; contenidos freemium, acceso gratuito a casi todos los contenidos de una Web; contenidos Premium, abono extraordinario para contenidos de naturaleza extraordinaria; acceso libre a todos los contenidos online (que suele complementarse con la venta de productos complementarios o derivados, como la adquisición de un libro en formato papel generado mediante una orden digital).

»Resumiendo: vías que sumen valor al libro y mecanismos comerciales concretos para explotar derechos editoriales en cualquier formato. Pensamos que a partir de estas cuestiones es posible implementar innovación: porque lo primero, significa ahorro de costes y reparto de riesgo y, lo segundo, valor nuevos radios comerciales y, por tanto, abaratamiento del coste de editar por optimización de valores».

«En cuanto a marketing», me comenta Pablo Odell, «una de las claves de este proyecto de edición [21] es poner en solfa todos lo valores del marketing editorial que durante estos años hemos estado comercializando con editores desde Pensódromo como empresa de servicios: parte de la crisis interna que hemos vivido durante estos dos últimos años, ha tenido que ver precisamente con la validación & preciación real de nuestros productos y servicios; insuficientes aplicados solo a la venta de libros. Nuestro valor se ha segmentado o fraccionado en paralelo a la demanda de nuestros clientes durante la experiencia de estos años (estamos en el negocio de los servicios editoriales desde el 2000) por la realidad económica y financiera de las empresas contratantes –lógico por otra parte desde la perspectiva del consumidor–. Una de las claves es que nosotros integramos en local un potencial y una experticia que nuestra coopetencia (porque nuestra competencia son los usuarios clientes) tienen que salir a comprar fuera. Dependerá por tanto de nuestra habilidad comercial ponderar el valor (y el precio) real de todo el marketing que conocemos: así que estamos en una situación privilegiada para ponderar con eficacia el impacto (medible y cuantificable en dinero) de la implementación de una estrategia integral».

¿Tenéis un plan de edición o líneas editoriales muy perfiladas?

«En línea con lo que le vengo expresando», me responde Pablo Odell, «no tenemos un plan editorial al uso, vertebrado en la verticalidad novedades – fondo, ni articulado a través de colecciones y catálogos de títulos, sino muchos planes para una oferta amplia de productos y servicios… y dentro de esos planes, varias producciones en curso: estamos trabajando en otro ensayo del autor, Hombres solos. No es exactamente una continuación de La izquierda reaccionaria, pero formará parte del mismo corpus relacionado que llamamos Pensamiento Independiente. Con Hombres solos haremos una operativa muy similar, aunque seguramente menor en tamaño. Básicamente será muy parejo ya que también se trata de un libro que ya sé publicó, que tuvo un desarrollo en el mercado, etc. Establecidos estos dos temas del corpus Pensamiento independiente, sacaremos a la luz una revista homónima en papel y digital (tres o cuatro números al año, 20 autores por numero, unas 200 páginas, etc.). Esto nos dejará un corpus bien interesante para explotar durante este año.

»Otro desarrollo previsto tiene que ver con una librería (de nicho). Usted sabe que el tema de las librerías y el papel que van a jugar en este nuevo paradigma nos interesa y nos preocupa mucho. En este caso vamos a reeditar un libro (el último que publicó mi padre cuando era editor tradicional a finales de los ochenta) con la característica de que nos asociaremos en ese desarrollo editorial con un librero. La idea en este caso será explotar todo el potencial edición [21] en sociedad con un librero, integrándolo no sólo como punto de venta preferente, sino como parte asociada en toda la explotación. Así es como pensamos que muchos libreros encontrarán la forma de salir adelante en este nuevo escenario: asociados y comprometiendo el valor de su red (prescripción, usuarios y lectores) en el negocio; de forma que todas las derivadas digitales y todos esos otros radios relacionados con la 360º, no sean elementos fuera de su interés sino todo lo contrario… al margen de que pasen o no por su establecimiento físico. Pensamos que es capital transformar la idea de que una librería es solo un canal físico (geolocalizado) de venta en otra que la implique entidad social esencialmente prescriptiva con presencia física (o no) y en la red.

»Otro desarrollo… Estamos en conversaciones con una bloguera que está desarrollando un tema muy potente en la red, con una gran cantidad de seguidores y bastante éxito pero enfrentada al desafío de monetizar su actividad. Esta producción será pionera no tanto por articular un desarrollo editorial desde contenidos blog, sino por hacerlo dentro de una estrategia 360º. Y, por último, tenemos sobre la mesa propuestas de autores que participarán del corpus Pensamiento Independiente, que han publicado libros muy potentes para un público muy determinado. Seguramente apostemos este año por uno o dos de ellos.

»Relacionado con el plan anterior y no menos importante, hay toda una deriva que tiene que ver con el catálogo, aquí si, de Linkgua ediciones: un proyecto editorial (que pueden conocer en el post Sobre Radio Molina y Linkgua Ediciones) que, aunque muy innovador tecnológicamente, está anclado todavía al paradigma libro. Tenemos una tarea enorme en trasladar sus casi 2.000 títulos vivos a este replanteamiento. No se hará de golpe, ni de una, pero como los materiales están todos digitalizados como corresponde, paulatinamente iremos aislando unidades temáticas con sentido con el fin de poder expresarlos comercialmente al modo que venimos proponiendo».

¿Con quien o quienes pensáis establecer alianzas?

«¿Formas de colaboración?», responde Pablo Odell. «Ojalá dispusiéramos de más recursos… Porque al contrario de lo que se piensa, aliarse no es gratis ni fácil. Tiene más que ver con invertir que con verter; tiene más que ver con divertir que con convertir. Se alían y colaboran (como pares) proyectos vivos en el mercado: si un proyecto tiene que salvar a otro, no podemos hablar de colaboración. Estamos trabajando sobre posibilidades, gente importante del sector que quieren hacer cosas nuevas y explorar caminos de innovación; en muchos casos, de forma Wiki; porque de momento estamos tirando de recursos propios… Esa es nuestra mayor debilidad: estamos tratando de resolver algunas aportaciones de capital privado para no quedarnos sin nafta en la primera subida. En cualquiera de los casos, estamos siendo cautelosos, trabajando más las brasas que las llamas, cocinando a fuego lento, la carne en el asador».

¿Proyectáis lanzar textos relacionados con las industrias culturales (libros)?

«Nos encantaría», me contesta Pablo Odell… «Y aunque no tenemos nada definido en esa línea, estamos seguros que en algún momento iniciaremos alguna producción en ese sentido (no sólo en España). Nuestro proyecto de edición [21] es, sobre todo, un proyecto de coedición. Es decir, trabajaremos en generar sinergias para traernos a esta parte de la orilla, proyectos en curso –todavía articulados en torno al libro & ebook en el sentido tradicional–. Como usted sabe, hay proyectos como el de Trama Editorial (Tipos Móviles o la revista Trama y Texturas) que están trabajando en esta línea, podría ser bien interesante hacer algo con esos contenidos. Nos interesa mucho más re-coeditar con Trama, por ejemplo, algunas cosas, que coopetir directamente con ellos por un nicho. La transformación que tiene que resolver el sector de la edición pasa por restar división y multiplicar sumas. Solo así se salvarán matemáticamente algunos proyectos de bajar a segunda».

Entiendo que en una determinada área de valor (o en varias) sois muy buenos (o los mejores), pues bien, ¿por qué un editor os debe contratar a vosotros y no a otras empresas del mercado?

«No. No somos los mejores», contesta Pablo Odell. «En el mercado la excelencia nunca es cosa de uno. Intervienes varios factores. Es cierto que cuando se ha dado, que algo en que somos fuertes y se encuentra con un cliente poroso y recursivo, hemos hecho cosas quizá sí fuera de lo común; pero no es sólo mérito nuestro. Muchas veces no habremos sido todo lo buenos que se esperaba de nosotros u otras, habremos sentido que teníamos algunos clientes con los que no estábamos a gusto. Es muy difícil disponer de una buena nave, que la tripulación se encuentre en forma… (hasta ahí, la pelota puede estar en nuestro campo), pero luego que los vientos sean favorables y el mar esté en calma… eso ya no depende de nosotros. Pero si, somos buenos, muy buenos si quiere en algunas cosas; pero necesitamos del otro y sus cualidades para conseguir esa excelencia. Joan Odell, mi hermano menor, es muy bueno en lo relacionado con redes y sistemas (pero también necesita de otros); Henry Odell, mi padre, ha recorrido el mundo y toda la cadena de valor del libro y además posee un buen nivel de programación informática (pero también necesita de otros); y yo… ¿Qué soy yo sin mi red? Poca cosa. Es cierto que cuando un proyecto nos implica a los tres, y las condiciones de navegación son óptimas, podemos ofrecer un resultados extraordinarios; pero eso no siempre pasa. Por ejemplo ahora, Pensódromo [21]: casi todo es perfecto, pero estamos bastante lastrados por la falta de recursos financieros… Siempre hay alguna preposición rondando el sintagma.»

¿Cuál sería la propuesta de valor de Pensódromo [21]?

«Hoy, nuestra propuesta de valor se basa en que como consultores estamos empezando a manejar información avanzada y de valor real (de esa que cuesta mucho dinero conseguir y solo se encuentra en las relaciones comerciales reales, entre los ensayos y los errores) y no meramente marketing de tendencias; y por otro, que tenemos la capacidad de desarrollar en local instrumentos que nuestra competencia tienen que comprar a terceros. Esos serían nuestros puntos fuertes en este momento (como editores y como consultores): somos un núcleo duro ejecutivo rodeado de un citoplasma en red repleto de diversos órganos celulares de mucho valor: usted por ejemplo, yo le puedo hacer una consulta directa y sus consejos representan en mi mercado un valor económico … y así con un nutrido grupo, yo diría que de unos 50 muy elegidos repartidos en el mundo. ¡Ojalá dispusiéramos de recursos para poderlos implicar a todos!»

¿Tendrá sede o partner en Madrid Pensódromo [21]?

«Ojalá sí a las dos cosas. Aunque no tenemos ninguna oferta concreta ni a la vista, lo estudiaríamos con entusiasmo si apareciera: somos una perita en dulce :smile:. En lo tocante a Pensódromo S.L., ha sido un dolor de cabeza estos años tratar de sostener el crecimiento de la actividad para no perder el control ni el pulso de la mano ni en el latido del corazón… Y sí, algunas veces nos preguntamos si no habremos sostenido demasiado; pero, en este momento, la creación de esta rama Pensódromo [21], limitada y acotada empresarialmente, participada por dos empresas desde el principio (Pensódromo & Linkgua Ediciones) con un modelo productivo determinado y planes de negocio concretos, está abierta al estudio de propuestas de valor que permitan ampliar el alcance de la actividad.»

Termino ya esta entrada que es muy larga, pero el tema requería dar la palabra a Pensódromo [21] y dejar que explicasen con el detenimiento que considerasen la amplitud y envergadura de su proyecto. Mis mejores deseos a su proyecto y desde aquí reitero mi apoyo y mi disposición a una colaboración absolutamente desinteresada. Buenas noches y buena suerte.

Anuncios

Escrito por Manuel Gil

Nacido en Albacete, licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y Master en Dirección Comercial y Marketing por el IE Business School. En la actualidad soy Director de la Feria del Libro Madrid. Mi trayectoria y experiencia profesional se ha desarrollado en importantes empresas del sector del libro –Cadena de Librerías 4Caminos, Paradox Multimedia, Grupo Marcial Pons, Ediciones Siruela, OdiloTID–, asiduo visitante de todas las Ferias del libro de Latinoamérica, desempeño también numerosas actividades docentes en España y América.

3 Comentarios

  1. Hola “Editor que no entiende nada”,

    Te contesto por alusión directa.

    ¿Te parece todo magnífico? A nosotros también. O sea que partimos de un punto de acuerdo (lo que no es poco). Como parte de Pensódromo [21], un proyecto con un mes de vida aprox. no puedo hablarte en pretérito perfecto sino en presente continuo. Concretamente, estamos llevando a la práctica todo lo que venimos comentando con “La izquierda reaccionaria”, de Horacio Vázquez-Rial (puedes ver más información en http://www.izquierdareacionaria.com). Estamos llevando a la realidad esas estupendas ideas y, de momento, estamos muy contentos con los resultados parciales. Si sigues sin entender nada durante los meses siguientes, coincidiendo con LIBER aprox., haremos una anatomía del proyecto con el fin de compartir la datosfera real que haya generado: números, balances, cosa de poder discutir… sobre datos reales: en ese momento, y no antes, sabrás el dinero que hayamos ganado (o perdido, claro: porque si la cosa va mal, lo anatomizaremos también). Es la clave de este juego: bajar de la tribuna de la charla y el comentario fácil, a la arena comercial de la producción editorial (sí, esa que mide los resultados en dinero).

    Noto por tus palabras que has tenido algún desengaño con Rado: sólo se critica con esa acritud desde el resentimiento. Lo lamento. Nosotros todavía no nos hemos desencantado; bien al contrario, llevamos mucho tiempo trabajando con él sin ningún problema que no tenga solución dialogada. Advierto, de todos modos, que no conoces en profundidad el proyecto de Rado, porque referirse a Linkgua como un proyecto de autoedición… si que es el colmo.

    En cuanto al libro, supongo que te refieres al que hemos coeditado: “La izquierda reaccionaria”, de Horacio Vázquez-Rial. Efectivamente, se trata de una producción incipiente que todavía, ni siquiera le ha vendido ejemplares a la familia del autor; pero estamos en ello: cuando suceda, te podrás enterar por la web. Tenemos previsto acorralar en el súpermercado a su hija menor: no tendrá escapatoria.

    ¿Visionarios de la industria? Te agradecemos el piropo pero no. No he encontrado ninguna referencia en la entrada de Manolo en ese sentido ni, estoy casi seguro, la encontrarás en nuestra web http://www.pensodromo.com/21. En mi facebook personal no te digo que no… porque a veces mi madre me escribe unas baboseadas tremendas. ¿Qué somos? Somos profesionales con proyectos en el sector editorial, con una cartera de clientes importante (para nosotros) de empresas editoriales con las que llevamos bastantes años trabajando. ¿Visionarios? Tampoco… O si cabe, visionarios de nuestras visiones: pensamos que hay que renovar cosas en la edición, y nos hemos afanado a ello; pero de buen rollo…

    ¿El futuro? Será por eso que no entiendes nada: esta entrada está escrita en clave “presente continuo”. Ya estamos en ello. Precisamente, como te decía antes, hemos dejado el palco de la futurología (donde nunca nos sentimos demasiado cómodos) y hemos bajado al mercado con una serie de propuestas. ¿Que te interesan? Adelante. ¿Que no? Pues tranquilo, no pasa nada. No me cabe la menor duda de que tu andarás en proyectos mucho más chéveres.

    Tampoco llamamos tonto a ningún editor. Criticamos a muchos, pero siempre desde la educación y la decencia. Quizá en alguna ocasión se hayan soliviantado los ánimos, no te digo que no, pero nada grave. Tampoco he encontrado referencias insultantes a los editores en esta entrada.

    ¿Tienes tu cientos de nóminas que pagar a final de mes? Lo lamento de veras. No es nuestro caso, y no es nuestro problema: nosotros somos una microempresa que trabaja con sus equipos en red y que afronta una propuesta según sus características. Y que también trabaja en red con sus relaciones… hecho que explica que Manuel nos haya dado voz en esta su casa de la que somos seguidores participativos. ¿Algo de esta propuesta pueda ser extrapolado a una gran gran editorial? Lo dudo, pero si se da el caso, perfecto.

    Y sí, Manolo es nuestro amigo y no tiene por qué hacer de correveidile de nadie. Ni es tema nuestro los líos del pasado de nadie. Por nuestra parte, está todo bien con el amigo cubano: la relación es buena, aprendemos mucho y todo va suave.

    Habrás visto “editor que no se entera de nada” que me he tomado mi tiempo para responder a tu comentario. Y es más, lo hago con nombre y apellidos: Pablo Odell, Pensódromo 21… porque lo que si es fácil, fácil pero fácil, es ir de cañero escondido en un a.k.a

    Cualquier cosa que sea de tu interés discutir, estamos a tu disposición.

    Saludos.

    Responder

  2. Editor que no entiende nada 23/02/2011 en 11:43

    Es magnífico todo esto. Por favor ¿alguien me puede decir un proyecto en el que este Pensódromo haya llevado a la realidad estas estupendas ideas y sobre todo que se haya traducido en negocio? me refiero a dinero. La asociación con Rado Molina de Linkgua ya es el colmo . ¿Un proyecto de autoedición con un libro en el que apenas habrán vendido una docena de ejemplares a los familiares del autor?.¿Estos son los nuevos visionarios de la industria? Qué facil es decir “este es el futuro” o “estos grandes editores son tontos no se dan cuenta de nada” y ” qué divertido es nuestro trabajo” cuando no se tienen cientos de nóminas que pagar a final de mes. Así cualquiera se divierte reinventando su negocio y probando proyectos bizantinos que no llevan a ningún lado pero que por lo visto entretienen.
    Por favor si de verdad eres amigo de los Odell diles que pregunten a los antiguos socios de Rado sobre cómo se las gasta el amigo cubano!

    Responder

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No hay resumen disponible para esta anotación…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s