Cuando las cifras confunden

Un sector sin cifras es algo inusual en el mundo del consumo (salvo el sector del libro, que vive retirado en sus «cuarteles de invierno»), pero un sector con numerosas y poco cautas cifras es un problema y una mentira, es hacer trampas haciendo un solitario. Digo esto porque en los últimos días están apareciendo cifras sobre eReders, Tabletas, descargas de libros electrónicos, piratería, que me preocupan. Estimaciones, proyecciones, estudios de consultoras, informes, análisis técnicos de empresas de asesoría, compañías de investigación de mercados, lobbys, etc… Muchas de estas cifras con una finalidad última: demostrar que aquí se piratea (vaya palabreja) mucho, tapando los problemas de un sector que ha atravesado un año que sólo se puede calificar de horribilis. Todos y todas se han lanzado a una loca carrera por ofrecer cifras. ¿Contrastadas? ¿Reales? ¿Rigurosas? A mi modo de ver no. Veamos algunos datos aparecidos estos días: Leer más de esta entrada

La mercadonarización del libro: dos teorías sobre la hecatombe editorial

Los meses de enero y febrero de 2011 han sido desastrosos para la industria editorial y me imagino que también para las librerías. Independientemente del tsunami de devoluciones que nos han traído la cuesta de enero y el repunte de febrero, que más que cuesta este año ha sido como subir el Tourmalet (puerto hors categorie), lo preocupante, a medio plazo, es por un lado, el descenso brutal del fondo de muchos editores en las librerías (estoy convencido de que muchos editores han visto reducido su fondo de libros en las librerias en porcentajes del 30%); y por otro, la mínima presencia de gente en las librerías y el bajo consumo de libros, lo que denota que el libro es un bien altamente prescindible. Ni bien refugio, ni bien flotador, producto de ocio y punto. Leer más de esta entrada

La situación de las librerías

Cegal presentó en Liber el informe de situación cerrado a 2009 que mostraba unas tendencias estables en volúmenes de ventas en casi todos los segmentos de librerías, en el informe no se incluyen las cadenas, los datos en que se incluyen las cadenas están extraídos de los datos generales del sector, no así en el estudio de Cegal que esta enfocado a las librerías independientes. El informe estaba en sintonía con los datos de los editores (Informe de Comercio Interior del Libro 2009) y el informe de los distribuidores (XV Informe de Fande). Los datos hasta el 31 de diciembre no mostraban la hecatombe apocalíptica que han descrito algunos artículos de prensa escritos posteriormente acerca de la situación en 2010. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 282 seguidores