¿Hay vida más allá de Dilve?

DILVE

En estos días todos los editores que inscritos en Dilve están recibiendo de la FGEE una carta en la que les señala lo que adeudan por los registros que tienen en Dilve. Para cobrarles el importe de los libros que tienen en el sistema hacen una pirueta que lleva a reflexión, al menos eso me comentan varios editores. La tarifa que les cobran en 2014 se refiere a los libros «activos» que tenían en 2013, excluyendo los descatalogados, inactivos y agotados. Si no quieres pagar debes comunicarlo para que te den de baja del sistema. De la lectura de las comunicaciones que el gremio ha enviado a sus editores, y que amablemente un editor me remite, surgen varias reflexiones sobre el asunto. Leer más de esta entrada

Responsabilidad

fil

Ha comenzado la FIL de Guadalajara, esa maravillosa feria a la que estoy ligado desde hace muchos años, aunque en este, por vicisitudes diversas que no vienen al caso, no he podido asistir. España lleva un stand con 10 editoriales, a pesar de que en años pasados participábamos cerca de 50 editoriales. Ya el año pasado al stand de España solo fueron 22 editores, y este año, rizando ya el rizo del despropósito, solamente 10. ¿Por qué? ¿A qué se debe? ¿Qué ocurre? En paralelo, el volumen total de editoriales asistentes por su cuenta a la FIL no ha parado de crecer en estos últimos años, pero siempre al margen de la FGEE, luego se impone un mínimo ejercicio de reflexión sobre esta paradoja. Leer más de esta entrada

Un gran despropósito

Liber_2013

El anuncio público por parte de la Federación de Gremio de Editores del cambio de ubicación y concepto de Liber (una empresa privada de eventos inmobiliarios, principalmente, pasa a organizar la feria y se combina feria profesional con público –en estudio–) ha levantado una enorme polémica entre los editores. Una lectura pausada del comunicado me hace ver que estamos ante un despropósito mayúsculo. Leer más de esta entrada

Chollete editorial, currantes de saldo

reflexion

Hace unos días la Asociación de Editores de Madrid colgó en su página web una curiosa circular, que reproduzco casi en su totalidad:

Prácticas en empresas para jóvenes desempleados

La Federación de Gremios de Editores de España y la Asociación de Editores de Madrid van a iniciar en el próximo mes de febrero, con el apoyo del Servicio Público de Empleo Estatal un Plan de formación dirigido a jóvenes menores de 30 años en situación de desempleo. Dentro de dicho plan de formación se contempla la realización de prácticas -aproximadamente 15 días- en empresas editoriales.

Agradeceríamos que valoraran la posibilidad de que los alumnos de este plan pudieran realizar prácticas en su editorial, sin que perciban ningún tipo de remuneración ni beca. En el programa aprobado está previsto que por cada alumno se abone a la empresa que lo acoja en prácticas la cantidad de 200€, que pagará directamente la Federación.

El programa se desarrollará entre febrero y septiembre de este año y cada empresa puede acoger a tantos alumnos como quiera. En los próximos días la persona responsable del programa, Paul Sánchez de Editrain, se pondrá en contacto con su editorial. También pueden contactar con él en o.sanchez@editrainb2b.com o en el teléfono 917995844.

Vamos por partes. El asunto tiene su miga. Una empresa gestiona formación (por la que cobra), hasta aquí todo es normal, salvo una cosa: ¿alguien se ha puesto a pensar que no existe ningún caladero de empleo en el sector editorial, que llevamos perdiendo empleo en el sector varios años y sustituyéndolo por freelances de salario de indigencia? Y me surge una reflexión: ¿son razonables cursos a desempleados sobre edición cuando el sector está perdiendo empleo a mansalva? La Federación recibe un dinerito del que a su vez abona a las editoriales que pidan currantes (se supone que la FGEE también se quedará con algo). Y el currante, ¿qué? ¿Volvemos a los aprendices del siglo XIX? Al menos a los antiguos becarios se les pagaba un «sueldo de indigencia» por hacer un trabajo de 5 o 6 horas diarias, ahora ni eso. El chollo para la editorial es total. Y me hago otra reflexión: ¿dónde queda la responsabilidad social de la edición? Me cuenta un conocido editor de ensayo político (con una editorial muy de moda desde hace tres años) que estos cursos se han realizado siempre, de hecho él hizo uno, y que el problema que tenían los cursos, al margen de un muy justito nivel, era que ninguna editorial aceptaba a los chavales para hacer prácticas, y que cuando los acogían lo único que hacían eran fotocopias, paquetes, y acercarse al bar a por cafés. Me hago dos preguntas para acabar: ¿se llenarán las editoriales de currantes de saldo?, ¿son estos los nuevos servicios de la federación a sus agremiados?

Culebrón digital

desconocer

Antes, amigos, de que comiencen a leer este post les hago una advertencia: todo lo que aquí comento son suposiciones, no hay ninguna cifra que puedan ustedes dar por buena. He recurrido a una meiga que me ha leído los posos del café para obtener el contenido de este post. Les advierto, si buscan una cifra con la que compararse y establecer paralelismos ya pueden dejar de leer. No la encontrarán.

¿Se puede saber el número de descargas de libros que el año pasado se vendieron en España? Imposible. Veamos el motivo. Vamos a imaginar la siguiente situación. Los datos de descargas no los da ninguna plataforma, ni Libranda, ni Amazon ni nadie. Si usted es un editor que trabaja con ellos, en el momento de una reunión les puede preguntar el dato y le darán una cifra, que ni que decir tiene que esta obviamente engordada, muy engordada. Cuando confrontas los datos observas que te la están metiendo doblada. Si le dices una cifra de Amazon a Libranda te dicen que de ninguna manera, igual a la inversa. ¿Qué hacemos entonces? A todo esto las diferencias en profundidad de catálogo y en número de editores en los portfolios se están ensanchando. Libranda tiene 13.000 títulos y Amazon 50.000. Haciendo conjeturas das con una cifra, y buscas el hablar con otros editores. Y contrastas, ellos tampoco tienen una idea precisa, todo el mundo tiene una cifra, pero igualmente ficticia. Leer más de esta entrada

Las devoluciones como síntoma de insostenibilidad

El tsunami de devoluciones que la edición está asumiendo desde hace un par de años ha llegado a alcanzar proporciones dantescas muchos meses. Contemplar los palets de devoluciones en los almacenes de los distribuidores es un espectáculo desalentador. Los libros van y vienen en una espiral absolutamente ineficiente. También es cierto que al haber cambiado el mecanismo de aprovisionamiento de numerosas librerías, que han pasado de la compra en firme al depósito duro, la cifra de devoluciones es previsible que acabe por estabilizarse. Hay que tener en cuenta que la devolución sólo contabiliza cuando proviene de mercancía servida en firme. Esto esta conllevando una gran merma de los catálogos de fondo de los editores en los puntos de venta, lo que exige a las fuerzas comerciales un serio esfuerzo a la hora de restituir ciertos fondos editoriales a partir de depósitos. Son numerosos los editores a los que se escucha decir: ¿pero todavía quedan libros míos en las librerías? La situación no deja de ser un síntoma más de la insostenibilidad de un modelo. Las librerías devuelven para liberar activos, generando liquidaciones en muchos casos negativas a los editores. He esperado a la aparición del informe de FANDE para contrastar la cifra del Informe de Comercio Interior, ambos con datos de 2011. Leer más de esta entrada

Se acabó el pastel, sálvese el que pueda

Cuando arrancó la feria me aposté una cena con un amigo editor que la feria marcaría un ciclo de consumo al alza. Cinco meses de ventas paupérrimas me hacían confiar en ese repunte. He perdido la apuesta. Hemos cerrado la Feria 2012 con un fin de semana razonablemente malo (en ventas), hemos tenido increíblemente una feria sin lluvia pero ni aun así la cosa ha salido bien.

El resultado final es malo, muy malo, las ventas de este fin de semana no han paliado la caída, en este sentido mi muestreo acientífico (con casetas de amigos en diferentes ubicaciones feriales) muestra una horquilla de caídas en torno al 30%, ahí es nada. Los resultados de la feria son un síntoma, no la causa, de una situación muy complicada del sector del libro en España. La verdad es que la situación la comienzo a observar como desesperada. Si la situación de las librerías es complicada, la de las distribuidoras pésima y la de las editoriales crítica. El pinchazo del enorme activo circulante que permitía la financiación de la inmensa sobreproducción editorial a partir de los libreros se ha acabado. Las librerías han agotado sus activos, la distribución no entra en una vía de reconversión y las editoriales tienen ya serios problemas de tensiones de tesorería. Si a todo esto se añade la opacidad y la ingobernabilidad del sector, nos encontramos con un cuadro ciertamente preocupante. Leer más de esta entrada

Cifras del libro: confusión de confusiones

Los datos que hace unos días ha publicado el INE sobre las cifras de la edición en España contrastan frontalmente con las que ofrece sistemáticamente la FGEE. ¿Dos metodologías distintas? Pues parece ser que sí. Mientras los primeros toman la fuente de datos del depósito legal, los segundos lo hacen de la agencia del ISBN. ¿A pesar de ser metodologías distintas no deberían coincidir en algunas magnitudes básicas? Para este post he recogido tres magnitudes básicas de los datos de 2010 de INE y FGEE. Leer más de esta entrada

A menos ventas más editores

Hace unos días publicaba la Agencia del ISBN unos datos que resultan, cuando menos curiosos. Veamos la tabla que mostraba su actividad en 2011, comparada con dos años anteriores:

Leer más de esta entrada

El des(empleo) en el sector editorial

Hace bastantes años leí un libro (y lo perdí) que me impresionó, Como mentir con estadísticas, de Darrell Huff, el libro lo vi el otro día en la librería Lé y lo volví a comprar, lo había reeditado la editorial Crítica en su colección Ares y Mares. Viene esto a cuento de los datos de Comercio Interior sobre el empleo en el sector editorial, que en ningún momento cuestiono, pero que considero requieren matizaciones y reflexiones más profundas. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 229 seguidores