Consumo y precios de referencia

rebajas

Hace unos días, y durante una comida de lo que llamo «el sanedrín del libro español» (se trata de un grupo de analistas y profesionales del sector que comparten su desmesurada afición por los arroces para con este motivo conversar sobre el sector del libro, todo lo que allí se dice allí se queda, salvo que no sea confidencial o extremadamente sensible) mantuve una curiosa conversación con uno de los colegas. El tema era la relación entre el relativo buen nivel de consumo veraniego y el concepto de precios de referencia en el sector del libro. Hacía un par de semanas que había leído un informe del Observatorio Cetelem sobe el consumo en España que me había resultado especialmente interesante. Una de las cuestiones que el informe planteaba era la enorme elasticidad al precio como motor del consumo. Entre el 38% y el 75% de los consumidores eligen un tipo de establecimiento por la variable precio. La variable precio ocupa el primer lugar a la hora de decidir comprar. Para tomar la decisión de compra el 90% de los usuarios consulta Internet, este porcentaje era del 68% en 2010. Los canales de compra por Internet continúan subiendo como elección de canal de compra y lo que es más importante, como fuente información y comparación a la hora de decidir la compra. Leer más de esta entrada

¿Hay que reformar la ley del libro?

situacion_libro

Hace unos días plantee en las jornadas de reflexión sobre el sector del libro que se celebraron en Madrid la necesidad de reformular algunos artículos de la vigente ley del Libro. En concreto el artículo 9 apartado 3, el artículo 10 apartado 1. i) y el artículo 11, apartado 1. c). A mi modo de ver, se trata de dotar de flexibilidad a un articulado que, querámoslo o no, hoy está obsoleto, o al menos de ser susceptible de adaptación a los tiempos. No hay ningún negocio que se pueda sostener a una sola carta. La divisa de muchos agentes del sector (básicamente libreros) es: o vendo a 20 (euros) o nada. Esto no puede ser. Entre el saldo puro de un libro a 0,70 céntimos y un PVP de 20, hay que poner eslabones intermedios en el camino: rebajas, descuentos, promociones, etcétera. Seguir pensando y creyendo que no existe elasticidad al precio en el libro es negar la evidencia, y ya se sabe, los dogmas siempre son rigideces y frenos al desarrollo. Tal y como están las cosas, el imperativo del sector debería ser ponérselo fácil al cliente y conseguir que entre en las tiendas, y para eso no se ha inventado nada nuevo, al margen de precios bajos, descuentos y promociones. ¿Quiere esto decir que plantee la supresión del precio fijo? Para nada. Flexibilizar artículos de la ley e insertar el consumo de libros en un ámbito normalizado del consumo general no es cargarse el precio fijo. Al menos yo lo veo así. Cuando la industria se alía en contra del consumidor no hace falta ser Nostradamus para observar que tiene los días contados. Leer más de esta entrada

Las rogativas no incentivan la demanda: cerrando 2011

Hasta hace muy poco, en la España profunda, cuando no llovía se hacían unas rogativas y se sacaba el santo del lugar para ver si caía la lluvia y se terminaba la pertinaz sequia, relaciono esto con la exigua venta de libros del año 2011. Los datos que me transmiten numerosos amigos van todos en la misma línea: un descenso muy serio del nivel de ventas que, para no caer en la temeridad, sitúo en una horquilla entre el 12% y el 18%, con una especial incidencia en los descensos de las grandes superficies, y algo menor en las librerías independientes. El bolsillo ha descendido un 12% (parece increíble, y sin que despegue el libro electrónico, la experiencia anglosajona nos muestra que el bolsillo será canibalizado por el ebook). Tampoco se salva la literatura infantil juvenil, que ha descendido en torno al 10%. Y el índice de devoluciones sigue subiendo, situándose ya en torno al 40%, con editores que se acercan peligrosamente al 50%. En realidad, nada que no supiésemos desde hace varios meses. Leer más de esta entrada

Mortadela, chóped y libros: ajustarse a la demanda

Hace unos días quedé con una prima para darle un libro que no conseguía en su ciudad, esta chica trabaja en una gran cadena de alimentación y vino acompañada de varias compañeras de trabajo. En la conversación comenzaron a contarme como había subido en sus hiper el volumen de venta de la mortadela, el chóped y las salchichas baratas, obviamente el cambio de hábitos de consumo viene determinado por un serio y complejo problema de renta. Junto a este comentario leo un articulito en el que se señala que la cesta de la compra ha caído en 2010 un 2,3%, que un 53% de los hogares tiene dificultades para llegar a fin de mes y que un 29% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos .Viene todo esto a cuento de dos temas que me parecen capitales: por un lado la situación económica y por otro la propia situación del libro. Leer más de esta entrada

El ocaso de los hiper y el libro

El avance de datos de Comercio Interior 2010 muestra que la venta de libros bajo casi un 9% en 2010 en los hipermercados, cuando hasta ese momento habían mantenido un cierto crecimiento sostenido y, en algún caso, se había llegado a hablar, de manera absurda y sin cautela, de que Carrefour era la librería más grande de España. Aun así, todavía siguen manteniendo una cuota del 10% del mercado español del libro. Obviamente con una concentración en un bajísimo número de títulos y, esencialmente, una absoluta concentración en los bestseller y algunos libros de saldo. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 268 seguidores