La venta de libros electrónicos a bibliotecas

Cualquier estudioso de la comercialización y la distribución sabe que hay tres conceptos para explicar la demanda: existe una demanda principal, una secundaria y una tercera que se denomina emergente. En el caso del sector del libro la demanda principal la cubrirían las librerías y cadenas; la secundaria los saldistas, tengamos en cuenta que todavía hay muy pocos libreros que incluyan en su stock libros de saldo, esta demanda en otros sectores del consumo es la que por ejemplo atienden los outlets, no olvidemos que aquí la ley del libro impide las promociones y el hard-descuento; y en el caso de la demanda emergente me refiero al incipiente y emergente libro electrónico, que en el mercado del usuario final deberán atender las librerías, y me surge la duda acerca de quién atenderá las bibliotecas públicas. Leer más de esta entrada

La tercera vía del precio fijo/libre del libro

Leo en la prensa que el nuevo libros de Paul Auster sale en digital unos días antes que en papel, lo cual me parece una cuestión absolutamente intrascendente, aunque le reconozco a Anagrama casi el ser un precursor (no en vano esta editorial ha sido en muchos casos una editorial heterodoxa), pues salvo los contenidos de editores puramente digitales no conocía ningún ejemplo hasta ahora. Hasta aquí de acuerdo. Leer más de esta entrada

Con Amazon en los talones

Las últimas cifras hechas públicas sobre los resultados mundiales de Amazon revelan un fuerte crecimiento en el primer trimestre de 2011, su facturación ha alcanzado los 9.910 millones de dólares, un crecimiento del 51% respecto al mismo periodo del año anterior. La compañía facturó 32.000 millones de euros en 2010. El crecimiento más rápido en una década. Sin embargo, los beneficios cayeron un 8%, debido esencialmente a las fuertes inversiones en tecnología, distribución y contenidos digitales. Jeff Bezos, fundador y director del grupo, ha insistido en los ejes de su estrategia: Leer más de esta entrada

¿Se redibuja el sector en los próximos meses?

Hace unos días ha estado en Madrid un pequeño editor alemán que tiene un sello que opera en Alemania, España e Italia. En el marco de varias conversaciones que mantuvimos me contó que en Italia, país en el que reside de manera continuada, ante la llegada de FNAC, la gente de Feltrinelli había diseñado una estrategia de choque que le había dado unos resultados excelentes, hasta el punto de comprometer seriamente la presencia de FNAC en ese país. La cadena italiana, en vez de esperar, pasó abiertamente a una posición de ataque, frenando y minimizando la entrada de un serio competidor. Leer más de esta entrada

El ebook no despega, de momento se la pega

Mucho me temo que estas navidades tampoco serán las de la venta masiva de eReaders y libros electrónicos. Aunque el comercio electrónico avanza en España con paso lento pero firme, esto una realidad incuestionable, si el año 2009 el comercio electrónico creció un 15,9% sobre 2008, este año 2010 aparentemente se cerrará con un incremento muy superior al 10%. Desde el turismo al textil están creciendo de manera acelerada desde hace varios años incluso a pesar de la crisis. ¿Y con los lectores y libros electrónicos que ocurre? Pues que su despegue deberá esperar, la situación de ventas de libros en el comercio interior es bajísima en formato papel –el descenso de ventas puede acabar en torno al 10% o 12%, según estimaciones empíricas de numerosos comerciales– y en digital casi inexistente. Hace unos días aparecían en la prensa varias declaraciones de libreros sobre sus volúmenes de venta de eReaders y eBooks que no dejan lugar a dudas y que considero necesario comentar. Leer más de esta entrada

11 criticas que no debió recibir Libranda y una que no se planteó

Cuando a mediados de julio arrancó Libranda, tanto prensa como blogueros (algunos manifiestamente desinformados) atacaron sin conmiseración ni piedad a la plataforma. En aquel momento, desde “paradigma” estuvimos tentados a intervenir, pues al menos yo discrepaba de manera frontal con la mayoría de las criticas que allí se vertían, pero preferí dejar pasar el tiempo y esperar un poco antes de entrar a comentar el tema.

Por otro lado, alguno de nosotros estábamos trabajando con Libranda desde nuestras editoriales, por lo que teníamos información de primera mano sobre la estrategia y la táctica que la empresa iba a seguir. Y había tres ejes en el planteamiento que se observaban nítidamente. Por una parte, hacia falta alguna estructura que tirara del entramado editorial para que éste alcanzara una velocidad de crucero en la conformación de una oferta digital; por otro, era obvio que Libranda, que debía haber sido invisible en cierto modo, era una empresa de servicios para editores (esencialmente plataforma de hosting); y por último, era imprescindible empujar a las librerías online a desarrollar diseños centrados en el usuario para comercializar una oferta digital interesante. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 267 seguidores