El agujero negro del libro: matizaciones necesarias

Hace unos días me llamo una periodista de un periódico generalista para hacerme unas preguntas a través del teléfono. Normalmente nunca doy opiniones por esta vía, siempre pido que me envíen por email el cuestionario, las contesto por escrito y devuelvo por la misma vía. Ni que decir tiene que nunca se recoge la totalidad de lo que manifiestas, y en algún caso directamente ni te entienden, así que luego sale lo que sale. Imponderables del oficio. Viene esto a colación acerca de mi posición sobre el tema del precio fijo o único. Nunca, jamás, he defendido el precio libre, entendido como una cascada escalofriante de descuentos diversificados a los eslabones de la cadena de distribución y puntos de venta, sin existir un precio de referencia. Lo que hace ya algún tiempo escribí en la revista Texturas era un modelo teórico que consideraba interesante debatir ante una posible desaparición del sistema actual de precios en España, producto de políticas neoliberales muy agresivas y decididas. Lo que en varias ocasiones he sugerido y recomendado a Cegal es que debería comenzar a dibujar escenarios posibles y a proyectar futuribles, y en esta línea tener previstas políticas de autodefensa de las librerías. Esto se lo he transmitido en varias ocasiones a mis amigos Juan Miguel Salvador y a Fernando Valverde. Cualquiera que lea este blog, aunque sea esporádicamente, ha tenido obligatoriamente que ver que llevo varios años planteando que hay que diseñar un Plan Nacional de apoyo a las librerías. Dejo este tema así, pues creo que queda lo suficientemente claro. Leer más de esta entrada

¿Nos estamos equivocando en algo?

Viene mi hija del colegio (14 años, instituto muy grande de Madrid) y me enseña una comunicación que le han enviado sus amigas a través de Tuenti, es la siguiente:

Leer más de esta entrada

La venta de libros electrónicos a bibliotecas

Cualquier estudioso de la comercialización y la distribución sabe que hay tres conceptos para explicar la demanda: existe una demanda principal, una secundaria y una tercera que se denomina emergente. En el caso del sector del libro la demanda principal la cubrirían las librerías y cadenas; la secundaria los saldistas, tengamos en cuenta que todavía hay muy pocos libreros que incluyan en su stock libros de saldo, esta demanda en otros sectores del consumo es la que por ejemplo atienden los outlets, no olvidemos que aquí la ley del libro impide las promociones y el hard-descuento; y en el caso de la demanda emergente me refiero al incipiente y emergente libro electrónico, que en el mercado del usuario final deberán atender las librerías, y me surge la duda acerca de quién atenderá las bibliotecas públicas. Leer más de esta entrada

Las rogativas no incentivan la demanda: cerrando 2011

Hasta hace muy poco, en la España profunda, cuando no llovía se hacían unas rogativas y se sacaba el santo del lugar para ver si caía la lluvia y se terminaba la pertinaz sequia, relaciono esto con la exigua venta de libros del año 2011. Los datos que me transmiten numerosos amigos van todos en la misma línea: un descenso muy serio del nivel de ventas que, para no caer en la temeridad, sitúo en una horquilla entre el 12% y el 18%, con una especial incidencia en los descensos de las grandes superficies, y algo menor en las librerías independientes. El bolsillo ha descendido un 12% (parece increíble, y sin que despegue el libro electrónico, la experiencia anglosajona nos muestra que el bolsillo será canibalizado por el ebook). Tampoco se salva la literatura infantil juvenil, que ha descendido en torno al 10%. Y el índice de devoluciones sigue subiendo, situándose ya en torno al 40%, con editores que se acercan peligrosamente al 50%. En realidad, nada que no supiésemos desde hace varios meses. Leer más de esta entrada

La tercera vía del precio fijo/libre del libro

Leo en la prensa que el nuevo libros de Paul Auster sale en digital unos días antes que en papel, lo cual me parece una cuestión absolutamente intrascendente, aunque le reconozco a Anagrama casi el ser un precursor (no en vano esta editorial ha sido en muchos casos una editorial heterodoxa), pues salvo los contenidos de editores puramente digitales no conocía ningún ejemplo hasta ahora. Hasta aquí de acuerdo. Leer más de esta entrada

Cegal en red: una herramienta cada vez más útil

Cuando hace más de dos años me suscribí a Cegal en Red lo hice para ver como iban las ventas de determinados libros en las librerías independientes. En aquel momento la aplicación era de una utilidad muy pequeña debido al bajo número de librerías que suministraban datos, lo que obligaba a construir un entramado estadístico de proyecciones ciertamente complejo para intentar extrapolar los datos que aparecían en el informe. Ni que decir tiene que el error estadístico era muy alto. Leer más de esta entrada

Sin subvenciones no hay paraíso

Hace unos meses publique un post matizando algunas cuestiones relacionadas con las subvenciones a la difusión editorial. La verdad es que recibí algunos correos de editores a los que no sentó nada bien esa entrada. Básicamente porque no sacaba la zambomba y la pandereta y me ponía a cantar. Nunca llueve a gusto de todos. Pues bien, ahora que «nos las tendremos que ver con Wert» quizá convenga matizar aún más el tema. Leer más de esta entrada

2012: la hora de la verdad

Normalmente medito mucho cada entrada que cuelgo en el blog, pero en este caso he preferido escribir conforme me venían las ideas a la mente. Estoy muy disgustado y molesto por cómo van las cosas, y esta forma de redactar el post puede conllevar que me equivoque. Nunca es mi intención molestar, si alguien se siente ofendido con mi post que sepa que no tendré ningún rubor en pedir disculpas. Pero quiero reseñar aquí algunas cosas que me preocupan. Leer más de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 263 seguidores